#Política

Sebastián Piñera: el bosque por un aplauso

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

The Times of Israel

En un bar pequeño de Santiago, hace ya varios años, con la lluvia golpeando la ventana, despacito, como si pasara por ahí y nos viera, un viejo poeta del bosque nos dijo a dos sentados en su mesa, sin invitación: “hay una confusión grande entre el artista y el showman: el showman vive del aplauso, no importa las razones, lo que importa es eso, el resultado del aplauso; el artista, en cambio, vive y a veces muere por el sueño o la virtud que persigue”. Quién iba a decir que esa frase, atesorada casi para el archivo de los nietos, aplicará tanto hoy.


Si lo virtual trasvasija a lo análogo y de ahí a la calle podríamos tener un ambiente jurídico y político contra el gobierno actual, sin precedentes. Antecedentes como los "chalecos amarillos" en Francia, las abandonadas revueltas en Haití, el encono del sur y del norte de Chile por las emergencias y hasta la autoproclamación de Presidentes interinos podrían atemorizar al Presidente Piñera y ponerlo en alerta de su condición

El Presidente Piñera ha hecho noticia durante toda una semana a causa de un viaje a Colombia para llevar ayuda humanitaria, reunirse con el Presidente Duque, representantes de la UE y asistir a un concierto organizado por Richard Branson.

La ciudadanía que se opone a este viaje argumenta, cómo es lógico, que un viaje así generaría la evidencia de abandono a las comunidades en el norte y sobre todo en el sur de Chile que deben convivir con incendios incontrolables de bosque nativo y que, cada vez están más cerca de sus casas. Para ellos y la ciudadanía que empatiza con esta situación, la actitud del Presidente y con ello del gobierno es, a lo menos, indolente.

Tanto política como éticamente el comportamiento del Presidente Piñera escala más arriba de todo juicio. Simplemente no se entiende en las reglas de la política, el buen gobierno y de la historia. Pero es esta última, la que nos da algunas pequeñas, aunque educativas luces sobre lo que significa este viaje.

Para el país significa tomar dos caminos. Por una parte, hacer caso a la historia de Chile en la que el peso de la noche vuelve a acallar a todo atisbo de queja o resolución popular contra un mal gobierno. Tuvimos de todo tipo de Presidentes, incluso otros también rayanos en la estupidez como Barros Luco, Errázuriz Echaurren, Arturo Alessandri (quien gobernó dos veces), entre otros. Por otra, las nuevas condiciones sociales de conexión virtual podrían agitar el ambiente y entusiasmar a congresistas y otros representantes para articular demandas colectivas  por mal servicio contra el gobierno y hasta acusaciones constitucionales contra el Presidente por abandono de deberes (asistir a conciertos en medio de una crisis social y ambiental en Chile siento que calificaría), recordemos que era lo mínimo que se analizaba por la Alianza por Chile al finalizar el gobierno de Bachelet contra ella, a causa del 27-F.

Si lo virtual trasvasija a lo análogo y de ahí a la calle podríamos tener un ambiente jurídico y político contra el gobierno actual, sin precedentes. Antecedentes como los “chalecos amarillos” en Francia, las abandonadas revueltas en Haití, el encono del sur y del norte de Chile por las emergencias y hasta la autoproclamación de Presidentes interinos podrían atemorizar al Presidente Piñera y ponerlo en alerta de su condición, de todo el esfuerzo y dinero invertido para convertirse en Presidente dos veces de Chile, que pondría en riesgo para él y para la historia solo por motivos que, desde la política, nadie entendería.

Sin embargo, no es la política, la historia o la virtud -claro está- lo que mueve al Presidente, sino el espectáculo. El aplauso le mueve como el dinero, ha sido su biografía y también sus resultados a causa de la búsqueda del aplauso a través del dinero y viceversa, lo que lo mete en estos embrollos, presa de sí mismo se podría decir.

El Presidente Piñera ha construido este artífice de espectáculo de paladín de la “libertad” de Venezuela a la usanza de Trump, para complacer a sus seguidores y a sí mismo. Para evadir a través del show y el dinero fácil, las complicaciones propias de la vida en Chile, esas que molestan como los inmigrantes que no deseaba, esos que había que enseñarles el idioma como los haitianos, un espectáculo digno de las películas de semana santa donde uno a uno los hizo subir a un último tránsito de vuelta a Port Price a sufrir lo que en estos días sufren; el malestar del pueblo Mapuche que sigue siendo un pueblo libre aunque él y muchos más quisieran su asimilación y aniquilación de sus rasgos e identidad; la aporafobia de los tiempos mejores lo hacen construir un nuevo slogan: “en marcha”, para simbolizar ese avance sin retorno al crecimiento, a la falacia del desarrollo. Un largo tour pero sin Pudahuel y menos aún con La Legua; el malestar de que la naturaleza nos sea controlable por software o funcionarios recién egresados, que no les ha tocado dirimir una sola crisis en sus trayectorias. Cuando el norte se inunda y el sur se quema, la culpa debe ser de otro, porque de lo contrario sería un asunto insoportable.

Y lo ha sido, tanto así que prefiere abandonar sus deberes por el espectáculo, por el aplauso fácil de otros pueblos – de una parte de esos pueblos- donde movidos por los cantantes de moda y las consignas, conseguirán poleras blancas y un gran show, en medio de éste, el Presidente Piñera salvará su logro y omitirá toda noticia de Chile, porque eso está a cargo de otros ahora y no será su culpa.

A su retorno lo puede esperar una acusación constitucional, demandas por mal servicio, o bien el largo peso de la noche que haga olvidar todo como siempre, o casi siempre en nuestro país. El aplauso fue primero, la virtud, después, si es que alcanza.

Toda esta angustia dirá, por una hectáreas convertibles en tierras productivas, por terrenos baldíos en el desierto. Las personas son intercambiables, trashumantes, si se quiere. Que el mercado ordene y las dirija, él no, eso sería insoportable.

Para nuestro viejo poeta embriagado de lluvia y de alcohol añejo, una sola frase además, para cerrar su profecía: hay que poner atención al bosque “de donde nace un fuego que no es olvidado”.

TAGS: #Incendios #SebastiánPiñera #Venezuela

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Nuevos

Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Para muchos -especialmente para la clase gobernante– es el “País de las Maravillas”, donde se espera cosas extraordinarias de gente común, con condiciones comunes. No, no, momento, con condiciones n ...
+VER MÁS
#Política

Chile en el país de las maravillas