#Política

Reforma Laboral: Un día más es ya demasiado

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Ya un día es bastante. Y ya son nada menos que casi cuarenta y tres años. Desde el golpe de Estado de 1973. Casi tres generaciones llenas de dogmatismos e intransigencias. Diecisiete años ganados por el de barbarismo y veinticinco años perdidos en un inmovilismo político crónico por los amarres de la dictadura. Son cuarenta y tres años de resistencia en que las relaciones entre trabajadores y empresarios han estado marcadas por una brutal desigualdad en la distribución del poder negociador, en total detrimento de los intereses de los trabajadores. Una vergüenza nacional.


La neutralización de la falsa dicotomía entre trabajadores versus empresarios que maximaliza el sistema ultraneoliberal chileno, es que lleguen a la mesa de negociación con un poder negociador simétrico, que es el que soluciona los conflictos laborales antes de que se produzca la huelga

En dictadura se sientan las bases de la antisindicalización institucionalizada, consagrada en el Estatuto de los Trabajadores de 1979, con perlas como: derecho a huelga, pero con reemplazo de los trabajadores en huelga; derecho a una negociación colectiva, pero delimitada dentro de la empresa para atomizar los sindicatos. Dos perlas en plena vigencia. Y desde el minuto cero del golpe de Estado, una represión sistémica y sistemática con asesinatos como el de Tucapel Jiménez en 1982, con cinco disparos en la cabeza y posterior degollamiento, y de tantos sindicalistas anónimos olvidados injustamente en la cuneta de la historia.

En los veinticinco años de democracia, bajo los parámetros institucionales y económicos heredados de la dictadura, poco se puede hacer por el sistema binominal de elecciones que arroja un empate ad infinitum de las fuerzas políticas al otorgar un 50% al candidato que saca 30%, convirtiendo el ejercicio legislativo en una suerte de vetocracia indisoluble a toda reforma estructural.

Sin embargo, este inmovilismo político endémico se resuelve en 2014 al lograr mayoría en las dos Cámaras Nueva Mayoría, la coalición que llevó a su segundo mandato a Michelle Bachelet, haciendo viable la Reforma Laboral (RL) incluida en su Programa de Gobierno.

Después de cuarenta y tres años de resistencia de los trabajadores y vergüenza para Chile, la RL puede equilibrar la relación de poder negociador entre trabajadores y empresarios: derecho a huelga sin reemplazantes; derecho a la negociación colectiva sectorial con titularidad sindical, y extensión sectorial de los beneficios acordados a todos los trabajadores, estén o no sindicalizados. Destaco estas tres reformas por ser cruciales para negociar una política salarial más equitativa de acuerdo al desarrollo económico chileno que es, según este análisis, una de las bases de la desigualdad social, el talón de Aquiles del sistema: los bajos salarios, a pesar de tener trabajo, dejan a los trabajadores en una pobreza relativa.

Si bien es irrefutable que el ultraneoliberalismo chileno (y global) ha creado una riqueza sin precedentes en tan corto periodo, también es incontestable que se ha creado una desigualdad en la distribución de esa riqueza de auténtico vértigo. En Chile esa desigualdad se refleja en los bajos salarios, y que con la RL se puede corregir.

En efecto, todos los estudios de la OCDE indican que la desigualdad salarial en Chile es una de las bases de la iniquidad social endémica (la otra es la educación) y la mayor de los 35 países que la integran. Algunos datos: el 50% de los asalariados gana (líquidos) menos de 305 mil pesos/mes, 7 de cada 10 menos de 450 mil pesos/mes y dos de cada 3 trabajadores de grandes empresas menos de 600 mil pesos/mes; mientras los dueños de empresas y gerentes ganan (brutos) entre 12 millones/mes (empresas con ventas menores a USD 50MM), y 44,500 millones/mes (empresas con ventas mayores a USD 1.000 MM).

El sueldo bruto, con descuentos obligados del 7% en salud y del 10% para las Administradoras de Fondos de Pensiones, cinco sociedades anónimas, dejan un sueldo líquido bordeando la pobreza relativa. En rigor, del sueldo de los asalariados sale parte importante de él hacia los conglomerados económicos privados de la salud y de las pensiones, base reproductora del mercado ultraneoliberal chileno, reteniendo, sólo una parte, en el sueldo líquido, para terminar, convertido ahora en una acumulación gigantesca de capital, en manos de una misma élite privada empresarial-financiera: el 1,1 más rico que se queda con el 57,7% del ingreso total del país, mientras el 98,8% de la población que, obvio, participó en la creación de esa acumulación de capital, recibe sólo el 42,3%.

La RL de la Administración Bachelet, dota a los trabajadores con los derechos laborales esenciales para negociar en forma simétrica mejoras salariales que se correspondan al aporte de ese 98,8% de asalariados-as en la acumulación del capital que, sin ningún género de dudas, es muchísimo más que ese 43,2% que reciben del ingreso total del país. Y también con total seguridad, el elitista 1,1% más rico no será menos rico cediendo parte de esa excesiva acumulación que, si queremos justicia, cohesión y paz social, le pertenece a los trabajadores.

La neutralización de la falsa dicotomía entre trabajadores versus empresarios que maximaliza el sistema ultraneoliberal chileno, es que lleguen a la mesa de negociación con un poder negociador simétrico, que es el que soluciona los conflictos laborales antes de que se produzca la huelga. Así pues, ni los trabajadores ni los empresarios deben tener más ni menos poder negociador, ambos contribuyen al desarrollo del PIB del país en partes iguales y deben tener igualdad de poder negociador en sus relaciones; de otra forma la negociación justa e equilibrada es inviable.

La resistencia de los trabajadores contra la vulneración de sus derechos laborales durante cuarenta y tres años, debe terminar para que termine esta vergüenza para Chile. La plena institucionalización de los derechos laborales, es la única fórmula. Tantos años de resistencia de los trabajadores y de vergüenza nacional, no hay paciencia ni pacifismo que lo resista. Un día más es ya demasiado.

TAGS: Dictadura Militar Reforma Laboral Trabajadores

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Como diría Francisco de Asis, lo poco que necesito lo necesito poco, y quiero que así sea. Pero mi felicidad sencilla no está permitida en el proyecto neoliberal que resignificó el mérito
+VER MÁS
#Ciudadanía

Quiero ser pobre

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista