#Política

Reflexiones sobre las elecciones

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Respecto de la legitimidad del triunfo de la Nueva Mayoría y el grado de representatividad de ésta, es necesario aclarar que no está en cuestión ni el triunfo ni la legitimidad de Bachelet. Las reglas institucionales y electorales establecidas fueron aceptadas y desplegadas por todos los sectores.

Partamos por la discutida abstención. En primer lugar, es difícil determinar las razones exclusivas de la abstención en la segunda vuelta presidencial. Aventurarse velozmente a establecer la causalidad directa es altamente complejo. La abstención electoral así como la mayoría de los hechos políticos ocurren por diversas y, a veces, desconocidas variables.

Por lo tanto, no podemos obtener una potencial explicación (como causalidad única) para la abstención. Sin embargo aparecen, en el caso chileno, algunas cuestiones interesantes de sopesar: la evidente y progresiva desafección política; una elección poco competitiva y con un resultado previsible; ausencia de educación cívica en los colegios; escasos incentivos para ejercitar el voto, etcétera.

Desde un punto de vista comparado, por ejemplo, con algunos países europeos con voto voluntario como España, Alemania o UK,  es menester señalar que, grosso modo, estamos bajo la cifra promedio de estos países (están en un rango del 60% al 70% de participación). También existen otros países como Suiza con algo más del 40% o el mismo EEUU en torno al 55%. Es decir, en algunas naciones con voto voluntario la participación es relevante. Por ello, no sería correcto apelar exclusivamente al voto voluntario como causa directa y exclusiva de la abstención.

Respecto de la legitimidad del triunfo de la Nueva Mayoría y el grado de representatividad de ésta, es necesario aclarar que no está en cuestión ni el triunfo ni la legitimidad de Bachelet. Las reglas institucionales y electorales establecidas fueron aceptadas y desplegadas por todos los sectores. Por ende, más allá de la baja participación, no se puede cuestionar la legitimidad del triunfo. Sin embargo, Bachelet puede que necesite, a la hora de materializar grandes reformas, un apoyo que vaya más allá del Congreso. Me refiero a una suerte de consenso nacional que incluso puede recurrir a mecanismos de  consulta, como por ejemplo un plebiscito.

Una tercera cuestión que hay que destacar, es que en cifras generales Bachelet logró un número de votos semejante a la elección del 2005. Incluso, conquistó casi idéntico número de sufragios que Piñera en la elección del 2009 (la cifra varía en torno a los 200.000 votos en ambos casos). Por lo tanto, la votación de Bachelet se encuentra dentro de unos rangos numéricos estables y constantes. El descalabro de votos, por ende, azotó a la derecha. Si se compara el resultado de Matthei con las segundas vueltas presidenciales del 2005 y 2009, la derecha obtuvo el domingo pasado entre 1 y 1,5 millón de votos menos.

Por último, es necesario recapacitar que -a pesar de la previsible derrota de la derecha- no ha existido ningún cuestionamiento hacia los presidentes de RN y la UDI. Es decir, han salido  indemnes de responsabilidad. Cualquier directiva con algún grado de autocrítica y responsabilidad frente a su electorado hubiese presentado la renuncia en los días posteriores a la elección.

En este sentido, los anunciados congresos ideológicos (que al parecer se celebrarán en enero próximo) asoman como una alternativa de recambio. La derecha debe preguntarse por qué su discurso, sus valores e ideología no es capaz de comprender el presente. La derecha chilena parece no asumir que la sociedad está en un constante progreso. En definitiva, debe acortar la distancia entre su ideario y las demandas de la sociedad chilena.

Foto:  vanya_fotos / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de diciembre

“Las reglas institucionales y electorales establecidas fueron aceptadas y desplegadas por todos los sectores”? No en realidad. Fueron hechas algunas en dictadura y otras modificadas por el duopolio político. Jamás han sido aceptadas por la gente fuera de esas coaliciones.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President