#Política

Quiero un país distinto, quiero un Chile Plurinacional

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A propósito del debate en el Parlamento luego que el Gobierno planteara el reconocimiento constitucional de un Chile Multicultural, que no es lo mismo que un Chile Plurinacional, se hace muy necesario aclarar ambos términos. Lo primero, se refiere a reconocer la diversidad de culturas existentes en el país, como por ejemplo la china, haitiana, venezolana o colombiana, por nombrar algunas, pero la segunda apunta al reconocimiento de las naciones indígenas o primeras naciones, como se les llama en Canadá, que en este caso corresponden a los pueblos originarios de esta tierra, como son los Mapuche, Atacameño, Colla, Diaguita, Aymara, Yagán, Quechua, Kawescar y Rapaniu.


Exigimos el derecho a vivir como seres humanos libres en esta sociedad que nos hermana y en la que no podemos seguir siendo juzgados por nuestro apellido, origen, condición social, religión o color de piel y ojos.

Como hemos podido apreciar a través de la historia, Chile no es un país homogéneo, con una identidad e historia única. Muy por el contrario, está constituido, desde su origen, por diversas naciones que coexisten. Sin embargo, existe una cultura hegemónica dominante que tiene la pretensión de subyugar a otras, a través de la instalación de un Estado uniforme y la imposición de una sola identidad nacional.

Basta apelar al sentido común para evidenciar una realidad incuestionable: Chile es un país de naciones, que nace de los pueblos originarios habitantes de este territorio, mucho antes de la llegada de los invasores europeos. Este país se conformó por pueblos que tienen lenguas comunes, territorios definidos, historias reconocibles, cosmovisiones que los cohesionan. A ese patrimonio cultural, se suma un pasado, un presente y un futuro propio, que debe ser respetado.

El reconocimiento de las diferentes naciones étnicas, hacen del Chile de hoy un Estado Plurinacional, que aspira al “buen vivir” o Kumemonge en mapudungun, suma qamaña en aymara o sumak kawsay en quechua. En consecuencia, Chile ha sido un país plurinacional y mestizo desde su génesis, por tales motivos pedimos el reconocimiento en su doble acepción: como la constatación de una realidad que está frente a nuestros ojos y esa capacidad de volver a conocer una verdad histórica que valore la riqueza cultural que nos constituye como país.

La lucha de los pueblos indígenas es simple: queremos ser reconocidos y no absorbidos, y mucho menos, asimilados. No se trata de reconocer una aspiración, sino una realidad indesmentible. Exigimos el derecho a vivir como seres humanos libres en esta sociedad que nos hermana y en la que no podemos seguir siendo juzgados por nuestro apellido, origen, condición social, religión o color de piel y ojos.

Estamos en contra de cualquier discriminación, incluida la que niega la existencia de quienes son diferentes. Todos los seres humanos deben ser respetados por el contenido de su personalidad y ese es el sueño que estamos dispuestos a defender, ese sueño en que Chile deje de buscar lo que nos diferencia y construyamos juntos un mejor país desde aquello que nos iguala.

¿Cuántos años hace que se discute en el Parlamento el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas?… pues bien, no basta con que Chile declare que existen pueblos indígenas desde su propio origen como país, lo que no es más que un dato evidente, sino que buscamos que Chile se reconozca como un país orgullosamente plurinacional.

TAGS: #IdentidadNacional #PueblosOriginarios EstadoPlurinacional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de Abril

Estimado, no somos un país plurinacional, somos un país mestizo que no es lo mismo, todos somos iguales a usted, no se engañe, el resto es un cuento inventado por gente que no nos quiere, gente que sigue mantras de odio de clases, y que ya no hayan que inventar.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El toque de queda ha sido una mera referencia. Nadie se movió de las calles incluso cuando se esperaba que aparecieran hordas de uniformados atacando en piquete, se han quedado de pie, esperándoles, no se ...
+VER MÁS
#Sociedad

La dignidad y el miedo

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine