#Política

¿Quiénes son las viejas de mierda?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La exitosa obra “Viejos de Mierda” protagonizada por Jaime Vadell, Tomás Vidiella y Coco Legrand cuenta la historia de tres hombres mayores que se conocen en la fila de un municipio para obtener licencia de conducir… la sátira es que estos ciudadanos llevan años esperando que los atiendan.

“Estos viejos de mierda alegan por la falta de respeto –aseguran sus autores–, por la pérdida de identidad nacional y por la destrucción de la ciudad. Odian la modernidad, no logran convivir con ella, con los autos, los malls y los edificios espejo. Revisan sus vidas, recuerdan a sus hijos y despotrican porque les queda poco tiempo y sienten que no han hecho nada imperecedero”. La pieza teatral es la más vista en los últimos 50 años.


Ser viejo y pobre es la fórmula fatal, y el primero que administra esa miseria es el propio Estado

No obstante esta definición simpática e hilarante que convive en perfecta armonía dentro del mundo shakesperiano y kafkiano de las tablas, la realidad pedestre del chileno de a pie propone otras formas de entender el concepto de senectud. Ser un viejo de mierda en clave teatral conlleva, cómo desconocerlo, una visión sesgada de la realidad que viven millones de ancianos chilenos y extranjeros avecindados por estos pastos.

Qué duda cabe, los viejos de mierda del teatro son muy distintos a los viejos de mierda que llevan una vida de mierda al interior de sus casas de mierda, muchos de ellos abandonados por sus hijos de mierda, sobreviviendo con pensiones de mierda, gastandola en remedios de mierda, alimentándose como la misma mierda… y lo que es peor, siendo tratados por las propias autoridades de gobierno como viejos de mierda.

Ser viejo en Chile es una desgracia que se constata pasados los cuarenta años de edad; constatación que se agudiza por factores como el deterioro de la salud, la marginalidad, la ruralidad, la cesantía, la amenaza de una inminente jubilación paupérrima, la exclusión de los círculos sociales que sustentaban la vida de los años productivos, la pérdida de poder adquisitivo y de autonomía, y en gran medida, la vejez se hace sentir a manos del cada vez más valorado desprecio por la experiencia y el conocimiento.

Como resultado de esa desvalorización la vejez expone a las personas a situaciones indignas, sobre todo, a quienes acumulan más de un factor. Ser viejo y pobre es la fórmula fatal, y el primero que administra esa miseria es el propio Estado. A su turno, en términos electorales, cada gobierno va tomando debida cuenta de lo que representa cada “adulto mayor”, y en ello se esfuerzan en mantener la ecuación a raya. Mientras más pobres y vulnerables, los viejos se vuelven serviles al sistema, tanto, que su sola definición alcanza para nutrir a otros grupos etarios más jóvenes, como las y los dirigentes sociales, o los meros vecinos. Vivir en una población convierte a cualquier persona mayor en un viejo de mierda.

Por estos días, un grupo de dirigentas de la comuna de Tortel, en la lejana provincia de Capitán Prat, perteneciente a la región de Aysén, escucharon en vivo y en directo al seremi de Bienes Nacionales referirse a ellas como viejas de mierda. El incidente escaló a tal nivel que incluso medios nacionales lo consignaron como el desatino y falta de respeto que es. No obstante, las autoridades regionales han guardado cómplice silencio, pese al reclamo formal de las afectadas, que incluyó una carta dirigida al ministro del ramo.

Cabe preguntarse por qué habría que esperar que las autoridades regionales reconozcan y remedien semejante insulto, en circunstancias que su estilo negacionista ya es conocido en todo ámbito. Desde la óptica de sus autoridades, Aysén es una región inanimada donde nunca pasa nada. En Aysén no hay tráfico ni consumo de drogas, no hay corrupción pública, no hay violencia intrafamiliar, no hay mujeres golpeadas, no hay contaminación ambiental, no hay falta de desarrollo… en suma, esta región es la tierra prometida. Con tal eucaristía de la negación, es imposible que se progrese en el respeto hacia las personas, es imposible que un funcionario público de nivel medio, como un seremi, se sienta llamado a respetar a unas dirigentas de una comuna de fin de mundo, como es la paradisiaca Caleta Tortel.

No solo para el seremi Alejandro Escobar esas mujeres son unas viejas de mierda, también lo son para la máxima autoridad regional, una señora que ya cruzó los cincuenta, y que de no ser por su investidura y abultado patrimonio, estaría en riesgo de ser tratada como vieja de mierda por su subalterno de Bienes Nacionales. En tal caso, ¿saldría en su defensa la seremi de la Mujer? La respuesta es obvia.

Una sola cosa tiene la región de Aysén que el resto del país podría envidiarle: aquí las autoridades son auténticas, las hay sinceras e intrépidas, que vomitan lo que sienten, como el seremi Escobar, y las hay sordas y mudas, como la intendenta, que ante el más mínimo conflicto opta por el silencio y las giras abruptas hacia los Campos de Hielo. ¿Acaso será que más que viejas de mierda, Aysén tiene autoridades de mierda?

TAGS: #AdultosMayores Desigualdad Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
anysur

31 de Agosto

donde hay autoridades que no sean de m…? ilumineme.

J.A.

31 de Agosto

Es la crisis de valores estimado, la gente está cada día más soberbia, más iluminada y por supuesto considera que todos los valores pasados son una mierda, todo hay que hacerlo de nuevo, y por lo tanto hay que destruir cualquier indicio de aquel Chile tradicional que muchos amamos de corazón, pero que ellos consideran un contexto de mierda.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
El Gobierno de Chile Vamos no encontró nada más representativo que hacer reunión de Gabinete ampliada en Vitacura, símbolo, junto a Lo Barnechea y Las Condes, de todo lo que la mayoría quiere superar
+VER MÁS
#Política

¿Cambios? Sí, pero en serio

Poner o no alguna frase en la Constitución poco nos garantiza en lo relacionado con los derechos. Esta puede no ser una disposición eficiente.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Nueva Constitución: efectividad de derechos ambientales o de la Naturaleza

Queremos independientes de verdad, no rostros de TV, queremos a los intelectuales que levantaron esta revuelta social, a los que viven en las comunas, en los territorios, con sentido de pertenencia seria y ...
+VER MÁS
#Política

Independientes (La batalla que viene, y vamos a dar)

La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

Nuevos

El Gobierno de Chile Vamos no encontró nada más representativo que hacer reunión de Gabinete ampliada en Vitacura, símbolo, junto a Lo Barnechea y Las Condes, de todo lo que la mayoría quiere superar
+VER MÁS
#Política

¿Cambios? Sí, pero en serio

Poner o no alguna frase en la Constitución poco nos garantiza en lo relacionado con los derechos. Esta puede no ser una disposición eficiente.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Nueva Constitución: efectividad de derechos ambientales o de la Naturaleza

Queremos independientes de verdad, no rostros de TV, queremos a los intelectuales que levantaron esta revuelta social, a los que viven en las comunas, en los territorios, con sentido de pertenencia seria y ...
+VER MÁS
#Política

Independientes (La batalla que viene, y vamos a dar)

La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Hoy en día, tenemos al alcance otros artefactos, distintos canales y una generación de ciudadanos impetuosos y concientes de colaborar con su trabajo comunicacional e informativo
+VER MÁS
#Medios

´El otro disparo` y su justificación social