#Política

¿Quiénes son las viejas de mierda?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La exitosa obra “Viejos de Mierda” protagonizada por Jaime Vadell, Tomás Vidiella y Coco Legrand cuenta la historia de tres hombres mayores que se conocen en la fila de un municipio para obtener licencia de conducir… la sátira es que estos ciudadanos llevan años esperando que los atiendan.

“Estos viejos de mierda alegan por la falta de respeto –aseguran sus autores–, por la pérdida de identidad nacional y por la destrucción de la ciudad. Odian la modernidad, no logran convivir con ella, con los autos, los malls y los edificios espejo. Revisan sus vidas, recuerdan a sus hijos y despotrican porque les queda poco tiempo y sienten que no han hecho nada imperecedero”. La pieza teatral es la más vista en los últimos 50 años.


Ser viejo y pobre es la fórmula fatal, y el primero que administra esa miseria es el propio Estado

No obstante esta definición simpática e hilarante que convive en perfecta armonía dentro del mundo shakesperiano y kafkiano de las tablas, la realidad pedestre del chileno de a pie propone otras formas de entender el concepto de senectud. Ser un viejo de mierda en clave teatral conlleva, cómo desconocerlo, una visión sesgada de la realidad que viven millones de ancianos chilenos y extranjeros avecindados por estos pastos.

Qué duda cabe, los viejos de mierda del teatro son muy distintos a los viejos de mierda que llevan una vida de mierda al interior de sus casas de mierda, muchos de ellos abandonados por sus hijos de mierda, sobreviviendo con pensiones de mierda, gastandola en remedios de mierda, alimentándose como la misma mierda… y lo que es peor, siendo tratados por las propias autoridades de gobierno como viejos de mierda.

Ser viejo en Chile es una desgracia que se constata pasados los cuarenta años de edad; constatación que se agudiza por factores como el deterioro de la salud, la marginalidad, la ruralidad, la cesantía, la amenaza de una inminente jubilación paupérrima, la exclusión de los círculos sociales que sustentaban la vida de los años productivos, la pérdida de poder adquisitivo y de autonomía, y en gran medida, la vejez se hace sentir a manos del cada vez más valorado desprecio por la experiencia y el conocimiento.

Como resultado de esa desvalorización la vejez expone a las personas a situaciones indignas, sobre todo, a quienes acumulan más de un factor. Ser viejo y pobre es la fórmula fatal, y el primero que administra esa miseria es el propio Estado. A su turno, en términos electorales, cada gobierno va tomando debida cuenta de lo que representa cada “adulto mayor”, y en ello se esfuerzan en mantener la ecuación a raya. Mientras más pobres y vulnerables, los viejos se vuelven serviles al sistema, tanto, que su sola definición alcanza para nutrir a otros grupos etarios más jóvenes, como las y los dirigentes sociales, o los meros vecinos. Vivir en una población convierte a cualquier persona mayor en un viejo de mierda.

Por estos días, un grupo de dirigentas de la comuna de Tortel, en la lejana provincia de Capitán Prat, perteneciente a la región de Aysén, escucharon en vivo y en directo al seremi de Bienes Nacionales referirse a ellas como viejas de mierda. El incidente escaló a tal nivel que incluso medios nacionales lo consignaron como el desatino y falta de respeto que es. No obstante, las autoridades regionales han guardado cómplice silencio, pese al reclamo formal de las afectadas, que incluyó una carta dirigida al ministro del ramo.

Cabe preguntarse por qué habría que esperar que las autoridades regionales reconozcan y remedien semejante insulto, en circunstancias que su estilo negacionista ya es conocido en todo ámbito. Desde la óptica de sus autoridades, Aysén es una región inanimada donde nunca pasa nada. En Aysén no hay tráfico ni consumo de drogas, no hay corrupción pública, no hay violencia intrafamiliar, no hay mujeres golpeadas, no hay contaminación ambiental, no hay falta de desarrollo… en suma, esta región es la tierra prometida. Con tal eucaristía de la negación, es imposible que se progrese en el respeto hacia las personas, es imposible que un funcionario público de nivel medio, como un seremi, se sienta llamado a respetar a unas dirigentas de una comuna de fin de mundo, como es la paradisiaca Caleta Tortel.

No solo para el seremi Alejandro Escobar esas mujeres son unas viejas de mierda, también lo son para la máxima autoridad regional, una señora que ya cruzó los cincuenta, y que de no ser por su investidura y abultado patrimonio, estaría en riesgo de ser tratada como vieja de mierda por su subalterno de Bienes Nacionales. En tal caso, ¿saldría en su defensa la seremi de la Mujer? La respuesta es obvia.

Una sola cosa tiene la región de Aysén que el resto del país podría envidiarle: aquí las autoridades son auténticas, las hay sinceras e intrépidas, que vomitan lo que sienten, como el seremi Escobar, y las hay sordas y mudas, como la intendenta, que ante el más mínimo conflicto opta por el silencio y las giras abruptas hacia los Campos de Hielo. ¿Acaso será que más que viejas de mierda, Aysén tiene autoridades de mierda?

TAGS: #AdultosMayores Desigualdad Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
anysur

31 de Agosto

donde hay autoridades que no sean de m…? ilumineme.

J.A.

31 de Agosto

Es la crisis de valores estimado, la gente está cada día más soberbia, más iluminada y por supuesto considera que todos los valores pasados son una mierda, todo hay que hacerlo de nuevo, y por lo tanto hay que destruir cualquier indicio de aquel Chile tradicional que muchos amamos de corazón, pero que ellos consideran un contexto de mierda.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza