#Política

Participación electoral y anti partidismo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La desafección ciudadana con las instituciones y los partidos se expresa en la baja participación electoral desde los años 90. Por ejemplo, en 1997, un 17,8% de los votantes obligados por ley sufragaron blanco o nulo en la elección de diputados y, en las elecciones del 2017, solo 42% de los chilenos y chilenas concurrieron a las urnas, un porcentaje muy por debajo del piso mínimo de la participación electoral requerida para una legitimidad democrática.


Vivimos en tiempos de incertidumbre e indignación, en los que la ausencia de certezas sobre lo que vendrá y los miedos más íntimos se traducen en bronca, en enojo social con la política tradicional

Ningún otro país de América Latina y de las democracias avanzadas ha sufrido un desplome tan dramático de la participación electoral y debilitamiento de los partidos como ha acontecido en Chile. Los datos de la segunda vuelta en la elección de gobernadores regionales (13 junio 2021) confirman una alta abstención de las personas habilitadas de votar. Y bajo el sistema de voto voluntario, son las comunas de mayores ingresos las que acuden más a votar e ilustra con claridad una de las premisas fundamentales del sistema de voto voluntario: las desigualdades socioeconómicas se trasladan a desigualdades políticas. La participación a nivel nacional solo llegó a un alarmante 19,6%, mientras que en la Región Metropolitana alcanzó un 25,7%. En las regiones, la participación electoral fue aún menor: en Antofagasta y Atacama alcanzo 12% y 13% en Tarapacá y Biobío.

A nivel metropolitano, las comunas con mayor participación fueron Vitacura (52,82%), Lo Barnechea (47,09%) y Las Condes (43,42%). Mientras, las comunas con menor participación fueron San Pedro (14,44%), Melipilla (15,49%) y La Pintana (16,07%). Esta información ayuda a esclarecer la relación entre participación, pobreza y el resultado.

La elección del 21 de noviembre 2021 (presidencial, senadores, diputados y consejeros regionales) tuvo una participación de 7.115.590 electores correspondiente 47,34%. Una cifra mayor a la primera vuelta de 2017 en que votaron 6.700.748 personas. También supera la de las elecciones de mayo 2021, que alcanzó 6.446.846. Sin embargo, la actual participación es inferior al plebiscito de 2020 donde votaron más de siete millones 562 mil personas (7.562.173), lo que representa un 50,9% del padrón total.

Hay factores arraigados en la población, como la baja confianza en las instituciones y un desinterés completo por la política que genera una baja ostensible en la participación electoral y con el voto voluntario se hizo crónico. Existe un sector importante de la población que no participa en las elecciones porque desconfían de todo, agudizado además por la puerilidad de la oferta programática y el descrédito partidario existente, lo que se expresa en el aumento del anti partidismo y apoliticismo cada día más notorio, particularmente en los segmentos más vulnerables y carenciados de la sociedad.

Este fenómeno es una consecuencia de la atomización y un individualismo exacerbado en la sociedad. Es preocupante, por tanto, que una parte de la izquierda más radical y de la ultra derecha sostengan y alimenten un discurso de “independentismo” y anti partidismo para obtener un posicionamiento político, lo que, sin duda, contribuye también al desprestigio y desmerecimiento hacia la política y, por ende, a una mayor precariedad institucional y volatilidad electoral. Lo grave es que en la actualidad el discurso anti partidos da réditos electorales y es la postura que adoptan políticos populistas.

La mega elección del 15 y 16 de mayo 2021 de convencionales constituyentes vino a cristalizar la creciente importancia que la política anti partidos ha tenido dentro de la sociedad chilena, traducido en la enorme desafección hacia los partidos políticos tradicionales, en medio de una crisis de confianza en la institucionalidad política de grandes proporciones. El 15-16 M supone un golpe frontal a un modelo político que había fracasado como representativo de los derechos de los ciudadanos. El “no nos representan” tiene sus consecuencias: los outsiders de la política se han revalorizado en todo el mundo como las principales nuevas figuras políticas, sean de la ideología que sean.

Desde el estallido social en adelante, la ciudadanía expresa con mayor energía la necesidad de cambios sustantivos en la distribución del poder y el resultado de las recientes elecciones de constituyentes da cuenta de ello. Por tanto, es la ocasión de buscar cómo mejorar el sistema de representación política, cómo abrir las instituciones a otros sectores sociales que hasta ahora han estado marginalizados de ejercer representación política, sin que esto culmine en desintitucionalizar la política, como ha pasado en Ecuador y Perú.

La baja participación electoral y el anti partidismo, choca con las necesidades de institucionalización no solo de actores sociales, sino que del propio conflicto político. La desconfianza ante la representación y la organización partidaria parecen tensionarse cuando hay un proceso socialmente legítimo de cambio y con el debate en una Convención Constitucional legalmente instituida y normada.

Vivimos en tiempos de incertidumbre e indignación, en los que la ausencia de certezas sobre lo que vendrá y los miedos más íntimos se traducen en bronca, en enojo social con la política tradicional; proliferan los discursos anti políticos y antisistema que se traducen en furia y activismo digital desde una mirada que cuestiona el rol del actual modelo económico que ha demostrado ser incapaz de dar respuestas a las demandas y necesidades sociales, por tanto, los sujetos se radicalizan desde la virtualidad y convierten el desencanto en expresiones políticas de extrema izquierda o extrema derecha, que parece ser la vía ideal  para propagar la repulsa a todo tipo de poder. Por eso tienen mucha vigencia la reflexión de Humberto Maturana el 2011, cuando sostuvo: “En Chile estamos viviendo un momento histórico de mucha agresividad. Estamos muy centrados en la crítica, en la descalificación, en oponernos los unos a los otros. Estamos muy limitados en nuestra disposición a colaborar”.

Por otro lado, la pandemia ha fragilizado a toda la sociedad y ha puesto en una condición de mucha vulnerabilidad a la ciudadanía. Y cuando las personas se perciben vulnerables, ellas muchas veces se inclinan a la radicalidad.

La crisis de los partidos políticos tradicionales, ha tenido como consecuencia que el Congreso que debutará a partir de 2022 muestre un importante nivel de renovación -con 90 rostros nuevos- producto de la ley que impidió la reelección de aquellos diputados y senadores que hubiesen enterado dos reelecciones. El sistema electoral proporcional que si bien permitió mayor diversidad, no es un sistema que favorezca la gobernabilidad, producto de la dispersión de fuerzas. En el nuevo Congreso 21 partidos políticos tendrán representación, es previsible entonces que la gobernabilidad seguirá siendo una variable a considerar, ya que cualquier eventual candidatura ganadora no tendrá asegurada una coalición suficientemente cohesionada que respalde su programa, lo que anticipa dosis de inestabilidad e ingobernabilidad.

Es fundamental, entonces, que la institucionalidad política decodifique acertadamente los mensajes que la ciudadanía les está enviando a través de estos resultados, especialmente los temas referentes al tipo de Estado que se requiere, las formas de resolución de conflictos, el reequilibrio de los derechos y la gobernabilidad, y con ello superar los problemas y tópicos que han cruzado y condicionado el devenir político, económico y social a través de la historia republicana de Chile.

TAGS: #EleccionesPresidenciales #Presidenciales2021 participación electoral Representación Política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

ChileCompra ha exigido que, para seguir operando en su plataforma, las corporaciones falseen las declaraciones juradas, poniendo a los miembros del directorio como dueños, y adjudicándose arbitrariamente ...
+VER MÁS
#Sociedad

ChileCompra pide a sus usuarios cometer perjurio

Queda demostrado que la mano dura sólo trae réditos político electorales a quien la propone, pero no tiene ningún impacto efectivo en los niveles de delincuencia
+VER MÁS
#Justicia

El verdadero efecto de aumentar penas y la cárcel efectiva

Ante el mundo y ante Chile, la estrategia de China ya es visible y futuramente previsible, sin embargo, ¿Tiene Chile una estrategia? En una decisión como esta, ¿podrá Chile comprender, una geopolítica ...
+VER MÁS
#Sociedad

China; comprender su filosofía, para tomar decisiones políticas

Podrán inventarse distintos modelos participativos y punitivos, pero lo principal que tiene que estar presente es el aspecto ético, tan bien definido en el interés común por el buen vivir o “Sumak Kaw ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Derechos y deberes para el Buen Vivir

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

El pluralismo y la horizontalidad en el ejercicio del poder, es más recomendable que el achique y es lo que mejor se corresponde con los distintos tipos de redes y articulaciones que hoy existen en nuestra ...
+VER MÁS
#Política

Anillos y otros agregados