#Política

Pandemia y bien común

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En una de mis pasajes favoritos, nuestra Constitución señala en su artículo 1 inciso 3: »El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta Constitución establece». Allende el lenguaje iusnaturalista en que está escrita y la consagración implícita que hace del principio de subsidiariedad, la norma constitucional citada es clara en establecer lo siguiente: el Estado no es el único responsable en la promoción del bien común. De ahí que el mandato para aquel sea ‘‘contribuir a crear’’ y no, lisa y llanamente, el de ‘‘crear’’ condiciones sociales él solo. Si el Estado contribuye, es porque existen otros, distintos a él, llamados a participar en la creación de tales condiciones.


Nadie es completamente inocente y nadie es enteramente culpable. La búsqueda deliberada de unos pocos culpables esconde la intención perversa de mantenerse en una sospechosa inocencia

La anterior distinción es relevante, más aún en el contexto de crisis sanitaria que nos toca vivir. De ella se sigue que si bien el gobierno (órgano del Estado encargado de la conducción política y administrativa del país) es uno de los principales responsables en la promoción del bienestar de sus ciudadanos (y, por tanto, juega un papel fundamental en el manejo de la pandemia), no es el único cuya buena gestión debe ser exigida. El Estado, por supuesto, tiene el deber constante de ayudar, coordinar, dirigir, regular, fiscalizar, e incluso suplir, en situaciones excepcionales, a las personas y comunidades intermedias. Pero la consecución del bien común general es una tarea que demanda mucho más que el solo esfuerzo estatal: las empresas, las universidades, los partidos políticos, la banca, los medios de comunicación, los gremios y sindicatos, las juntas de vecinos, las comunidades religiosas, las familias y, por último, las mismas personas, son todas ellas responsables, en distinto grado y nivel, del bienestar general. Todas ellas tienen, sobre todo en este contexto, deberes de hacer y no hacer (muchas veces no jurídicos, pero sí morales) cuyo cumplimiento debe ser reclamado (y su incumplimiento, criticado) por parte de la opinión pública.

Pero esa conciencia de la responsabilidad social multinivel ha sido olvidada, al parecer, por buena parte de los partícipes en el debate público. En efecto, en él abundan los cuestionamientos al gobierno (muchos de ellos, por supuesto, justificados) que, empero, parten de la base de una concepción asistencialista de la autoridad pública. Para estos críticos (entre los que se cuentan, lamentablemente, personeros de la oposición), el bien común, y por tanto, el manejo de la pandemia, dependen casi exclusivamente de las actuaciones del órgano ejecutivo. Al resto de la sociedad le cabe un papel secundario, insignificante en la práctica. Lo anterior ha llevado a estos críticos a adoptar una actitud que se contenta con recriminar el actuar del gobierno (‘‘te lo dije’’), y que no asume acciones propias que tiendan a corregir aquello en lo que, ellos estiman, el ejecutivo ha errado.

Con lo anterior no pretendo erigirme en defensor del gobierno. Ha habido actuaciones altamente condenables (en particular, el ampliamente criticado anuncio de la ‘‘nueva normalidad’’), así como otras iniciativas que no tuvieron la implementación más adecuada (como la falta de distinción entre empresas en la ‘‘Ley de Protección al Empleo’’ y la ayuda a familias vulnerables en forma de cajas de mercadería en vez de transferencias directas). Sin embargo, ello no obsta el cuestionamiento que, en otros ámbitos, merecen agentes no gubernamentales como la oposición, la banca, los medios de comunicación o, más abajo en la jerarquía social, las propias personas en sus decisiones diarias. No es de sorprender que para una concepción asistencialista del gobierno, la última columna de Carlos Peña (‘‘Las razones del desastre’’) sea tan dolorosa: ésta recuerda la gran responsabilidad que en el aumento de contagiados le cabe a los ciudadanos que, pudiendo hacerlo, no han obedecido las órdenes y recomendaciones de la autoridad.

Nadie es completamente inocente y nadie es enteramente culpable. La búsqueda deliberada de unos pocos culpables esconde la intención perversa de mantenerse en una sospechosa inocencia. Una adjudicación razonable de responsabilidades (y de tareas y desafíos futuros) considerará, desde luego, al gobierno y al Estado del que forma parte como uno de los principales encargados de mejorar la situación. Pero no olvidará que el éxito de esa mejoría no depende enteramente de su gestión. Para superar esta crisis se requerirá de la contribución al bien común de todos los agentes (estatales y no estatales) que conforman la comunidad nacional.

TAGS: #ResponsabilidadCiudadana #RolDelEstado Estado Subsidiario

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
anysur

05 de junio

bien común…enseñarlo, empieza por casa, es una oportunidad que el aparato educacional debería aprovechar, mas que entregar muchos apuntes con contenidos curriculares, entregar textos con valores/conceptos a debatir en familia,aparte que estos tienen sus buenos errores, y no hay nadie que los clarifique.Aunque lo mejor es el ejemplo, el entorno….que les damos, pero a la vez carecemos en este encierro.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La Comisión sobre los principios Constitucionales terminó su trabajo y el pleno aprobó las propuestas sobre principios constitucionales quedando listo para integrar el cuerpo del nuevo texto constitucional.
+VER MÁS
#Política

Las propuestas sobre principios constitucionales

La Comisión sobre los principios Constitucionales terminó su trabajo y el pleno aprobó las propuestas sobre principios constitucionales quedando listo para integrar el cuerpo del nuevo texto constitucional.

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Ser o no ser, aprobar o rechazar una propuesta constitucional?

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos
+VER MÁS
#Política

El barrio: la primera línea del Apruebo de salida

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.
+VER MÁS
#Justicia

Una nueva Constitución se asoma mientras se vulnera la protesta

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.

Nuevos

Los concejales que ejercían sus cargos en el año 2000 fueron poco diligentes porque, ignorando la regulación urbanística, consintieron en que, después de la demolición del sanatorio, que se produjo 10 ...
+VER MÁS
#Ciudad

Un hotel Hyatt ilegal en el terreno donde estaba el Sanatorio Marítimo en Viña del Mar

Ucrania es una campaña militar más para expandir la influencia de Rusia en Europa, no se debe confundir este punto con el retorno y rearticulación de la URSS, no, es un objetivo más profundo que está r ...
+VER MÁS
#Internacional

Aleksandr Dugin el ideólogo tras la invasión a Ucrania

El típico discurso político sobre la desnutrición infantil se reduce a enseñar cifras y a mostrar satisfacción si el porcentaje es uno o dos puntos menor que el año anterior
+VER MÁS
#Sociedad

La brevedad de la vida

La Comisión sobre los principios Constitucionales terminó su trabajo y el pleno aprobó las propuestas sobre principios constitucionales quedando listo para integrar el cuerpo del nuevo texto constitucional.
+VER MÁS
#Política

Las propuestas sobre principios constitucionales

Popular

No y mil veces no, los profesores no están con licencia porque quieren, es porque el sistema educativo en Chile no entrega las condiciones óptimas y/o mínimas de trabajo
+VER MÁS
#Educación

Se necesita profesora, de reemplazo

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Ser o no ser, aprobar o rechazar una propuesta constitucional?

No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo ...
+VER MÁS
#Política

Apruebo una nueva Constitución

La región que podemos observar tiene alrededor de 100.000 millones de galaxias y cada una de ellas tendría, en promedio, unos 100.000 millones de estrellas y, a lo menos, un planeta por estrella, por lo t ...
+VER MÁS
#Sociedad

La importancia de saber que no estamos solos en el Universo