#Política

Nepotismo

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Felipe Kast, con todo su buenismo, decidió rajar vestiduras por el nepotismo sin darse cuenta de la viga que tenía en el ojo de su coalición. Su defensa ante la constatación de lo anterior fue torpe e improvisada, un intento de salir jugando cuando ya estaba fuera de juego.

Lo peor del caso es que hay quienes han salido a defender el nepotismo de, por ejemplo, los hijos de Chadwick, y muchos otros que irán apareciendo en el camino, con argumentos que en ningún caso se hacen cargo de la gravedad y profundidad del asunto, y sólo revelan una falta de comprensión de lo que está realmente mal con esta conducta.


El problema es que por cada “hijo de” hay probablemente cientos de “no hijos de” que están igual o más capacitados, han estudiado, trabajado y quizás se han endeudado para acceder a un cargo así y, sencillamente, no lo logran por no ser hijos de alguien.

El primero de estos argumentos es, quizás, el más débil: “durante el Gobierno de Bachelet esto también ocurrió, como por ejemplo en los casos de…”. Esto no es otra cosa que una falacia del tipo tu quoque (tú también), es decir, responder al interlocutor señalando que él (o su grupo o sector) ha cometido la misma falta. Pero, claramente, el hecho de que “el otro” haya caído en una conducta errónea no me exime de evitarla. De hecho, usar el tu quoque, implica reconocer lo incorrecto de la acción, porque de lo contrario sencillamente se diría: “pero esto no tiene nada de malo…”.

El segundo argumento se refiere a la capacidad de los involucrados: “no estamos hablando acá de gente incompetente, sino de profesionales capaces que se han destacado en sus respectivas áreas” reza el argumento. Asumiendo que esta premisa sea verdadera, y que los hijos de Chadwick o el Senador Pizarro sí son capaces (y no tengo argumentos para negarlo), el argumento de la capacidad sigue siendo deficitario.

El problema es que por cada “hijo de” hay probablemente cientos de “no hijos de” que están igual o más capacitados, han estudiado, trabajado y quizás se han endeudado para acceder a un cargo así y, sencillamente, no lo logran por no ser hijos de alguien. A la larga, esto revela una injusticia en un sentido Rawlsiano. Para Rawls no es injusto que alguien acceda a una posición de privilegio, pero sí es injusto cuando dicha posición no es accesible a los demás.

El nepotismo es serio porque afecta las bases de la democracia. En teoría, los regímenes democráticos consagran la igualdad de todos los ciudadanos. A diferencia de los regímenes monárquicos, no debieran aquí haber beneficios de cuna, sino una sana y libre competencia por acceder a estos. Cuando alguien, en razón de su apellido, accede a una mejor posición que quien no lo tiene, estamos frente a una injusticia. Así, si los hijos de Chadwick, o de cualquier otro político, hubiesen accedido a sus cargos mediante un concurso libre y transparente, poco habría que decir, más que esperar que lo hagan bien.

Se dirá que esto ocurre a todo nivel en el mundo privado. Es cierto. Pero los estándares para la administración pública no son los mismos que para el mundo privado. Si Luksic, Paulmann o Elon Musk quieren darle, con su dinero, un voto de confianza a sus hijos o a sus sobrinos, son libres de hacerlo. No es lo ideal (y no pasaría el filtro Rawlsiano) pero después de todo es su propio dinero. El presupuesto del fisco, por otra parte, pertenece a todos y se genera con impuestos, y no pueden los políticos utilizarlo en su propio beneficio o el de sus parientes.

Todo esto revela, a la larga, lo urgente que es la modernización del Estado (un gato que se pasea desde hace mucho sin cascabel). Salvo por los Ministros, Subsecretarios, algunos Jefes de Servicio y asesores de estrecha confianza, los cargos públicos debiesen concursarse y evaluarse con estándares profesionales, pues en la mayoría de ellos no hay nada de política en un sentido ideológico (¿o de verdad alguien piensa que para estar a cargo de la producción en la Moneda se requiere un determinada sensibilidad?). Que un llamado telefónico de alguien influyente decida un cargo público, o que todos los Ministros provengan de colegios privados y de elite, sólo revela que nuestra democracia no es aún suficientemente madura. Y mientras los “hijos de” sigan siendo beneficiados por ser quien son, los “no hijos de” irán por la vida pensando que el sistema es injusto e ilegítimo.

TAGS: #Nepotismo Estado

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva Larrain

13 de Marzo

LO que pasa es que Piñera, como buen democratacristiano que es, no deja parentela sin arreglar. Recuerdo que cuando asumió Jorge Alessandri,no sólo no contrató sino que despidió a funcionarios del estado de trayectoria, sólo porque tenian algun parentesco con él. Otro pelaje ¿no?. Despues del paleta vino Frei Montalva, imaginen que pasó: estar en la parentela era tener un salvoconducto.

Esto tambien es otra demostración que la gente mas preparada y honesta está en la derecha, pero de la de verdad, la que ahora se vé representada por J.A. Kast, quien desde un principio está por terminar con el nepotismo por ley mientras todo el resto se hace e leso. La gente honesta y preparada no necesita pitutos, ni sindicatos ni leyes “proteccionistas”, la gente honesta y preparada propone un sistema donde las personas sólo reciban recompensa por lo que hacen, no por jugarretas. Ese es el modelo de comporamiento de la gente honesta y preparada, y ese modelo de comportamiento quedó plasmado en un formidable modelo económico alabado por todas las personas honestas del planeta.

composit

13 de Marzo

Me resulta gracioso que en este país todo el mundo le eche la culpa a los democratacristianos. Recuerdo haber leído una columna de Hermógenes Perez de Arce en que afirmaba que prefería un comunista a un democratacristiano. Mismo discurso tienen los comunistas respecto de los pinochetistas, prefieren un pinochetista a un democratacristiano. Me parece gracioso que, más allá de las evidentes limitaciones actuales de la democracia cristiana, y de que nadie crea en ellos, todo el mundo les eche la culpa de lo que sucedió. Incluso recuerdo haber leído un reportaje o nota en que uno de los miembros de la Junta Militar recordaba, a modo de memoria, que cuando la DC fue a hablar con ellos luego del golpe les dijeron que los mayores culpables de lo que estaba pasando era la DC. Gracioso. ¿No tienen sentido de responsabilidad? ¿Pretenden seguir mintiendo a las generaciones venideras por décadas? No es muy bonito ser el centro y aquellos que nunca quedan mal con nadie, pero en un pais en que existen dos bandos que son totalmente incapaces de ponerse de acuerdo, como se prueba una y otra vez, y donde tienen posturas tan distantes que JAMAS van a llegar a una visión común, le echen la culpa de todo a los democratacristianos. Es no tener verguenza. Entre dos bandas de hooligans alguien trata de ponerlos de acuerdo, y el culpable es el árbitro.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

No es tarea fácil la que tiene Xiomara Castro, pero sabemos que con dignidad, amor, humildad, memoria y ahínco podrá desempeñar a cabalidad la responsabilidad que ha depositado el pueblo hondureño en ella.
+VER MÁS
#Internacional

Xiomara Castro, el renacer de Honduras

Son las estructuras profundas de los campesinos del Biobío Maulino, los que pugnan por representarse por medio del entramado de las relaciones sociales descritas en el apartado anterior
+VER MÁS
#Ciudadanía

La cultura del BioBío Maulino o el soporte de la cultura popular en Chile

En escasos días se hará un “cocinado o refrito” para presentar un modificado Programa de Gobierno, que será lo que se pueda hacer “rapidito, cortito, donde esté todito y le dé en el gusto a la ge ...
+VER MÁS
#Política

Programas presidenciales desprogramados

La crisis del capitalismo evidencia los límites de la igualdad legal, el reformismo y la democracia burguesa en la lucha contra la doble opresión y violencia patriarcal
+VER MÁS
#Género

Feminismo, clase y la tareas anti patriarcales

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

El mal manejo de la crisis fue terreno fértil para el nazismo. Las personas se sentían atraídas por aspectos de la personalidad de Hitler y minimizaban el peligro de sus ideas desequilibradas.
+VER MÁS
#Política

La cadena de errores en el ascenso de Hitler al poder

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!