#Política

Neofascismos y la violencia a las disidencias sexuales

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cerramos un 2020 fatal y comenzamos un 2021 preocupante con respecto a la LGBTIQ fobia; en ello, la pandemia y crisis social ha causado un incremento notable en la precariedad y desprotección en segmentos sociales que ya sufrían desprotección previo: mujeres, niñes, adultos mayores, inmigrantes, disidencias sexuales, etc.; además, si incorporamos otros factores a la ecuación: Las falencias legales (Ley Zamudio), falta de políticas públicas de protección laboral, rechazo del Proyecto de Educación Sexual Integral, etc. se explicaría “en parte” el fenómeno que estamos viviendo, pero no todo.

Hay un elemento que influye y que no se muestra de manera directa a veces; siendo este un factor relevante que impulsa y reaviva la violencia hacia las disidencias sexuales; este factor a mi parecer es el avance de los neofascismos como eje ideológico.


No toda la violencia a las disidencias sexo-genéricas es causada por falta políticas públicas; una parte de la violencia es promovida por discursos de odio provenientes de grupos radicalizados de derecha.

La llegada de Bolsonaro al poder generó un punto de inflexión y un cambio de dinámicas en Brasil; siendo este hecho el motor de una nueva arremetida con radicalización de discursos de odio y de violencia política-social. Lamentablemente, este endurecimiento del autoritarismo no sólo es local, sino que es una tendencia global y aparece como síntoma de la reorganización del capitalismo en una fase previa a una crisis mucho mayor (Cambio climático, crisis energéticas, guerras, otras pandemias, etc.). Por mencionar un ejemplo de Europa, en España la tramitación de la “Ley Trans” del Ministerio de Igualdad dirigido por Irene Montero, ha tenido una fuerte resistencia desde una serie de colectivos sociales (RADFEM, partidos políticos, religiosos, etc.). Si bien, grupos feministas argumentan que están en contra de la Ley trans porque “borra la lucha de las mujeres o que causa la pérdida de noción de violencia de género”; no podemos descartar el nexo que hay entre estos grupos y las corrientes de ultra derecha como VOX que incluso catalogan las leyes LGBT como inconstitucionales.

En Chile, estos grupos “neofascistas” aparecen con un discurso fuertemente nacionalista y como opción contra “una debacle socialista”; normalmente en grupos académicos no se les reconoce como “fascistas” porque no se ajustan a los parámetros de los fascismos clásicos de los años 30; ello porque han mutado a una derecha más radical neoliberalmente y con ciertos “acentos democráticos” (Es ahí el peligro de creer que son inofensivos, porque respetan la democracia hasta ciertos puntos); el radio de acción es variado y va desde impugnar que un cambio constitucional nos transformaría en una nueva Cuba, salir con chalecos amarillos a “defender supermercados de la delincuencia”, atacar mujeres en marchas feministas, etc. Pero, fuera del personaje violento y sin argumentos caracterizado por el “facho pobre” propio del fascista de menor rango; nos debería preocupar que personas como la presidenta de la UDI Jacqueline Van Rysselberghe y el ex candidato presidencial José Antonio Kast presenten un notorio interés con las ideas nacionalistas de Bolsonaro; siendo estos últimos un puente de acceso de estas ideas al Congreso y más peligroso aún, impulsar candidatos para participar en la redacción de la nueva constitución.

En conclusión, no toda la violencia a las disidencias sexo-genéricas es causada por falta políticas públicas; una parte de la violencia es promovida por discursos de odio provenientes de grupos radicalizados de derecha; estos discursos han ido avanzando y encontrando un terreno fértil tanto en Latinoamérica como en el mundo; estos grupos emergentes “neofascistas” de derecha y su conservadurismo van también en contra de los derechos de las mujeres, inmigrantes, trabajadores, pueblos originarios y hasta contra el medio ambiente; el peligro radica en que estos grupos reaccionarios no son rechazados totalmente y han logrado avanzar en “legalizar” su participación social y política, siendo una amenaza creciente.

Esta puesta en jaque de los derechos sociales; más que ser un ejercicio teórico es una realidad y pone de manifiesto que ningún avance es un derecho ganado para siempre. El temor de entrar en épocas oscuras de retroceso sociales hoy parece más real que nunca; debiendo este ser esto un motivo de alarma y de llamado a reorganizar las alianzas del pueblo en lucha por la dignidad.

TAGS: #DiscriminaciónDeGénero #Fascismo #ViolenciaDeGenero LGBTIQ fobia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad