#Política

Multirut: el fantasma de la opereta

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El multirut y la forma como la clase política discute maquillarlo para que siga operando, explican la profunda desconfianza que la ciudadanía tiene por la institucionalidad política, grupo que insiste en mantener fantasmas que protagonizan una opereta que no termina nunca.

Se discuten hoy variadas (y negociadas) fórmulas para aggiornar el multirut. La Concertación, fiel a su tradición, no quiere eliminarlo sino hacerlo digerible, ‘desconflictuarlo’.  Y el nudo público del brete, es que obstaculiza la sindicalización, la dificulta, disgrega y difumina hasta dejarla como marioneta en el escenario laboral donde el señorío hace y deshace a su antojo.

Pero nadie de la Concertación (y menos de la Alianza) hace mención al principal objeto del multirut, la razón por la que comenzó a emplearse y a expandirse por todas las empresas en Chile: la elusión. El multirut nació como una herramienta contable que le permite a una misma empresa tener otras tantas empresas fantasmas, por lo que entre ellas triangulan facturación de manera de aparecer con mínimas ganancias o incluso con pérdidas, de esa forma eluden pagar más impuestos. Este fenómeno comenzó a darse tempranamente durante la dictadura militar, cuando el sindicalismo no era problema, pero después de llegada la ‘democracia’ se dieron cuenta que además, el multirut tenía un efecto secundario delicioso: dificultar y frenar la sindicalización.

Por veinte años la Concertación no hizo nada (lo que equivale en política a decir que apoyó el multirut). Ahora que las protestas sociales han traído nuevos vientos y temas a la discusión nacional, y después de haber perdido el gobierno por un período, necesitan ponerse un traje más progresista y están intentando cuadrar el círculo.

La CUT y las organizaciones sindicales que sólo luchan por eliminar el efecto secundario del multirut, están avalando la política elusiva (un eufemismo para describir el robo) de las patronales, en eso desde luego, están alineándose con la clase política, con el club de la Alianza y la Concertación. Y están pensando solo en un ‘interés sectorial’, institucional, en circunstancias que el problemas toca una cuestión política mucho más de fondo y que también implica a todos los asalariados.

El multirut y la forma como la clase política discute maquillarlo para que siga operando, explican la profunda desconfianza que la ciudadanía tiene por la institucionalidad política, grupo que insiste en mantener fantasmas que protagonizan una opereta que no termina nunca.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Ricardo Marqués A.

19 de Junio

Excelente una vez mas.

19 de Junio

Se pone el dedo en la llaga , estare vigilantencon mi modesto votito quien o quienes son los responsables para no ser timadomelectoralmente de nuevo

Marina Bindis

04 de Julio

Mismo maquillaje que hacen a las afp, isapres etc. Las coimas superan los millonarios sueldos que reciben

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

Es importante que la labor del Estado, en este momento apoye y genere condiciones. Es preciso dejar la rigidez del proyecto político y ayudar a mejorar la salud mental de profesores y estudiantes, que por ...
+VER MÁS
#Educación

Generemos un nuevo equilibrio en el ejercicio de la pedagogía