#Política

Mercantilización de las emociones

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El relato del gobierno durante las últimas semanas ha sido, pensadamente, contradictorio y confuso, lo que ha empujado a la población a un abismo sanitario y de recesión económica, del que costará mucho recuperarse.

Sobre estos argumentos del gobierno, ha dado cuenta el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien a la hora del balance sobre las víctimas de la peste, entrega a la población licencias y necesidades de acciones colectivas, (como salir a comprar empanadas), absurdas y torpes, que ha precipitado en un aumento notable de contagios a nivel nacional, y de paso, ampliar la doble agenda del Ejecutivo.


Los medios de comunicación se apropian de los afectos y emociones inestables desbordados en tiempo de la peste “sentimentalizándola”; lo mismo que hace a su vez Mañalich, como un padre vacío.

Esa doble agenda, ha permitido al gobierno atentar en contra de la estabilidad política y económica de la nación, y desde ese punto de vista, interferir incluso en procesos democráticos electorales.

Aquello, claramente permite iniciar un proceso de debilitación de la confianza y de las emociones de los ciudadanos, ¿y cómo?: al ministro lo han transformado en la puerta de acceso a la información de primer nivel, sustentado en la propagación individual de las políticas neo-liberales que crean incertidumbres, dado el discurso de un padre represor, pero, ausente.

Hoy, ese mensaje de doble agenda para la contradicción y la confusión desde gobierno hacia la población en torno a la pandemia, es también rentabilizado por los medios de comunicación a través de lo que Mañalich maneja satisfactoriamente: Mercantilización de las emociones; Así, los medios de comunicación se apropian de los afectos y emociones inestables desbordados en tiempo de la peste “sentimentalizándola”; lo mismo que hace a su vez Mañalich, como un padre vacío.

En otras palabras, tanto emociones como afectos son vinculados, y unidos re-torcidamente, tanto por el Ministro de Salud, como asimismo por la televisión, y la lógica de la pandemia la transforman en el espectáculo, y en la “sentimentalización”  de lo público.

La “sentimentalización” de lo público lo hemos encontrado en declaraciones y mofas de Donald Trump o de Jair Bolsonaro, por ejemplo, quienes han negado el cambio climático y otros horrores del neo-liberalismo a su antojo.

De la misma manera, más allá del método de análisis cuantitativo, en Chile se duplican las víctimas del coronavirus, lo que concluye en una politización del asunto sanitario para buscar conexiones de rentabilización, tanto de la televisión, como del gobierno.

Así las cosas, la televisión y sus matinales entregan durante toda la mañana los fundamentos y acentos del discurso del ministro de salud y del gobierno, dada la concentración medial, en donde dedican muy poco tiempo a la información, más bien se dedican a la estructuración de una única mirada sobre el problema sanitario y económico, y su posible solución.

Ahora la salida, según las autoridades, y que replican los medios, está puesto en que los costos de la crisis deben ser pagados por “todos”, ese “todos”, es un eufemismo bañado en sesgo ideológico y manipulación, discurso que finalmente tiene mucha resonancia y correspondencia con el público auditor, debido al amplio impacto de la crisis sanitaria, (control y poder) y especialmente respecto de la “disonancia cognitiva social”, es decir, cuando el televidente considera los contenidos emitidos por los medios más cercanos a sus creencias preestablecidas; ponerse la camiseta.

En ese sentido, la cultura del consumismo y de la emoción son muy cercanas a la población, por tanto, los argumentos del gobierno, y que la televisión refleja, son sólo para ser confirmados por el auditor televidente, lo que es finalmente la peste y/o el control de Mañalich y su gobierno.

 

TAGS: #ComunicaciónPolítica #Coronavirus #GobiernoPiñera #MediosDeComunicación Mañalich

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de Mayo

Si miramos las estadísticas, y comparamos con los pocos recursos que poseemos y lo poco que ayudamos, la situación no es una catástrofe (aún), sin ser un defensor del ministro, pienso que ese hombre debe tener una piel a prueba de todo tipo de laceraciones, los ataques de sus enemigos ideológicos arrecian. El hombre hace lo que puede, por supuesto que se equivoca, se cae, comete errores, pero ahí esta. Junto con enviar el más grande y emocionado abrazo a todos los miembros de la “primera linea”, la verdadera, la de la vida, la del personal de la salud, solicitaría un rato de recreo a los políticos, en esta estamos todos.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Esto no es una cuestión de color de piel, esto es hablar de un crimen que se ha extendido hasta el día de hoy. Y mientras no entendamos eso, mientras sigamos mirando la historia en que algunos fueron los ...
+VER MÁS
#Cultura

El estereotipo del esclavizador blanco

El espíritu republicano no se limita al momento en que se elige a un parlamento, o cuando hay un cambio de gobierno, o cuando se rinde tributo a los héroes de la patria. Supone mucho más que eso: una con ...
+VER MÁS
#Política

Invocando el espíritu republicano

Es irónico como nuestro país se ha preparado en diversos ámbitos (infraestructura, ingeniería, comportamiento, entre otros) para aguantar los movimientos telúricos, pero no lo ha hecho para enfrentar l ...
+VER MÁS
#Sociedad

Hasta que golpea la naturaleza: Inundaciones en zona centro-sur

Mientras por una parte el gobierno evalúa un veto a un proyecto de ley que impediría el corte de servicios básicos por no pago durante la pandemia; por otra parte persiste en tratar con suma urgencia pro ...
+VER MÁS
#Justicia

Profundización de las desigualdades durante la pandemia

Nuevos

Esto no es una cuestión de color de piel, esto es hablar de un crimen que se ha extendido hasta el día de hoy. Y mientras no entendamos eso, mientras sigamos mirando la historia en que algunos fueron los ...
+VER MÁS
#Cultura

El estereotipo del esclavizador blanco

El espíritu republicano no se limita al momento en que se elige a un parlamento, o cuando hay un cambio de gobierno, o cuando se rinde tributo a los héroes de la patria. Supone mucho más que eso: una con ...
+VER MÁS
#Política

Invocando el espíritu republicano

Es irónico como nuestro país se ha preparado en diversos ámbitos (infraestructura, ingeniería, comportamiento, entre otros) para aguantar los movimientos telúricos, pero no lo ha hecho para enfrentar l ...
+VER MÁS
#Sociedad

Hasta que golpea la naturaleza: Inundaciones en zona centro-sur

Mientras por una parte el gobierno evalúa un veto a un proyecto de ley que impediría el corte de servicios básicos por no pago durante la pandemia; por otra parte persiste en tratar con suma urgencia pro ...
+VER MÁS
#Justicia

Profundización de las desigualdades durante la pandemia

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

Las distopías son mundos en los que las contradicciones de los discursos ideológicos son llevadas al extremo. Esto es precisamente lo que estamos observando en países como Chile
+VER MÁS
#Política

Pandemia y neoliberalismo: La distopía es ahora

Con lo aprendido hay que construir una sociedad sana, basada en la solidaridad, la ecodependencia e interdependencia, con una democracia inclusiva y sostenible.
+VER MÁS
#Sociedad

Añorar la ´antigua normalidad`significa que no hemos aprendido nada

Por ello, junto a diversas asociaciones de investigadores, desde hace meses hemos demandado al gobierno que se consideren los factores socio-ambientales, territoriales, culturales y afectivos, teniendo a lo ...
+VER MÁS
#Ciencia

Por una democratización epistemológica. Respuesta a Ramón Latorre