#Política

Las contradicciones de Ignacio Walker

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los ciudadanos están esperando que los partidos de centro e izquierda le muestren un futuro a construir. Lamentablemente Ignacio Walker no colabora en ese objetivo al hablar con los códigos de la guerra fría.

Las últimas declaraciones del presidente del PDC, Ignacio Walker, afirmando que su partido “no va a conformar una coalición política con el PC”, están en abierta contradicción con la declaración de los presidentes de los partidos de la Concertación de fecha 5 de octubre 2011, firmada, por cierto, por el mismo senador Walker, en que se comprometen a estructurar una nueva coalición que agrupe al conjunto de la oposición. Lo que allí se manifiesta no es incorporar nuevos partidos a la actual Concertación sino conformar un nuevo referente político con nuevas ideas y pluralidad de actores que sintonicen con el Chile de hoy, con nuevas prioridades programáticas y abrir espacio a la renovación de la política.

Las coaliciones políticas necesitan innovar para proyectarse. Son cada vez más evidentes los síntomas de inconformismo y distanciamiento de la ciudadanía respecto de la política, particularmente con los partidos y las coaliciones actuales (Concertación y Alianza por Chile). Algunos datos sobre estos síntomas son de suyo elocuentes: la alta abstención ocurrida en la reciente elección municipal (60%), aumento de quienes en las encuestas se manifiestan independientes y la opinión negativa que reciben tanto el gobierno como la oposición.

La Concertación no genera una dinámica de cooperación entre todas las fuerzas que se identifican como opositoras porque ese conglomerado no tiene suficiente liderazgo público. Además carece de cohesión en temas relevantes y demuestra incapacidad para formular y estructurar acuerdos, como ha quedado demostrado en la tramitación y discusión de la ley de pesca. Tampoco suma voluntades (a causa del veto de Ignacio Walker), no moviliza a sus potenciales adherentes (al no tener una carta de navegación compartida) y el movimiento estudiantil y los movimientos sociales en general no se sienten representados por este conglomerado. Estos factores explican su baja popularidad y la razón principal por la cual no capitaliza el enorme malestar existente hacia el gobierno de derecha. Desconocer esto es, sencillamente, evadir la realidad.

También la Concertación ha sido incapaz de establecer criterios comunes para definir un camino estratégico para el futuro, basado en una agenda acorde con una ciudadanía más activa y motivada que exige llevar adelante cambios profundos en el modelo económico, social y político imperante.

Los conflictos internos y la falta de cohesión en materias legislativas, ha desdibujado su rol como fuerza política con la suficiente capacidad de asumir un liderazgo que concite el apoyo de todos aquellos que se auto-identifican con el centro y la izquierda en este país (nobleza obliga: el PDC no representa a todo el abanico identificado con el centro político, ni el PS lo hace con respecto aquellos que asumen posiciones de izquierda). La centro-izquierda chilena es mucho más que estas dos colectividades, por lo tanto, la gran tarea hoy es como cómo canalizar esa pluralidad y sensibilidades en un nuevo referente (PDC y PS incluido).

Es urgente confrontar esta realidad social y política y no pretender seguir tapando el sol con un dedo. Es por eso la importancia que reviste iniciar el proceso de constituir un nuevo bloque político-social que trascienda las fronteras de la Concertación. El nuevo ciclo político exige establecer una gran mayoría para efectuar las transformaciones de todo tipo que se requieren para profundizar la democracia y terminar con las enormes desigualdades que todavía perviven en nuestro país. Una nueva coalición para una nueva misión. El ejemplo a seguir, como ya lo han señalado algunos personeros, es el bloque social y político que posibilitó el triunfo de Josefa Errázuriz en Providencia (sectores de izquierda, centro, independientes y sectores liberales progresistas. Es tiempo que el PDC reconozca la diversidad que existe en la oposición.

Los ciudadanos están esperando que los partidos de centro e izquierda le muestren un futuro a construir. Lamentablemente Ignacio Walker no colabora en ese objetivo al hablar con los códigos de la guerra fría.

El argumento del presidente del PDC  para oponerse a una coalición política de toda la oposición, incluyendo al PC, es bastante contradictorio, incluso se podría calificar de sofista, cuando afirma que su partido puede “tener un pacto parlamentario, pero no va a conformar una coalición política con el Partido Comunista”. ¿Cuál es la diferencia tan sustancial entre un pacto electoral y una coalición política?  Según el diccionario de la Real Academia española, “pacto” significa una alianza entre dos o más partes, lo que puede corresponder a países o instituciones, ergo partidos. Pero el senador en cuestión insiste que el PDC no formará parte de una coalición política con el PC, porque “eso supone altos niveles de convergencia política y no sólo electoral”. Para todo el mundo lo electoral es indivisible de lo político, menos para el honorable senador Walker.

Es grave que el senador en su postura desconozca el espíritu y la letra de la Ley Orgánica sobre Votaciones Populares y Escrutinios que, en el caso de los requisitos exigidos para constituir pactos electorales indica que estos deberán formalizarse ante el Director del Servicio Electoral por los partidos concurrentes, mediante la presentación de una declaración suscrita por los presidentes y secretarios generales de los partidos integrantes del pacto, señalando expresamente que existe afinidad entre sus declaraciones programáticas. En consecuencia, en la eventualidad que la DC concurra a formalizar un “pacto parlamentario” con el PC ¿no estaría vulnerando la ley electoral,  considerando que, por un lado, se afirma que no existe “convergencia política” -lo cual es lo mismo que afinidad programática- y ante el Servicio Electora se suscribe que si existen afinidades programáticas entre estos dos partidos?

——

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Marcelo Choque

01 de Diciembre

Tú examen omite un argumento mayor: la objeción de Walker al dubitativo comportamiento del PC ante el respeto a los DDHH, hecho ético y fundamental que trasciende a lo que llamas “lógica de la Guerra Fría.”
Hazte cargo de esa realidad y luego sientas en la pica al presidente de la DC.

Escribe tu nombre

02 de Diciembre

Deja tu comentario aqui…

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El toque de queda ha sido una mera referencia. Nadie se movió de las calles incluso cuando se esperaba que aparecieran hordas de uniformados atacando en piquete, se han quedado de pie, esperándoles, no se ...
+VER MÁS
#Sociedad

La dignidad y el miedo

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine