#Política

La sociedad moderna como discurso pesimista del poder

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Las teorías actuales de las estructuras simbólicas o de sentido de la política moderna, tienden a comprenderlas de modo que los diferentes grupos humanos muestran o poseen “intereses” –o sea, se dice, finalidades de acción racionalmente coherentes con su posición en la estructura social–. Y que dadas unas estructuras de dominación social es fundamental para estos “intereses” transformar su carácter particular –vinculado a cierto grupo social–, en valor universal de la sociedad como un todo, y en calidad de cultura simbólica colectiva.

En estas concepciones esa transformación implica, por supuesto, relaciones de poder. Lo que llamamos aquí “ideologías” puede señalar el enmascaramiento moderno de unos intereses particulares en valores universales. Las “ideologías” en sí mismas contendrían fórmulas simbólicas del poder social, cuya finalidad es deformar la comprensión de los intereses para la universalización de algunos.


Poder, obediencia, coacción, legitimidad, constituyen la moralidad y una verdad fundamental de la sociedad moderna. Las “ideologías” funcionan aquí como estructuras de sentido para la legitimidad universal en la totalidad de un orden social

Por otro lado, la elaboración simbólica o de significados tiene una de sus caras en la calidad universal de la producción de sentido en las relaciones sociales: la existencia humana, dice este imaginario, es en todas partes existencia en los lenguajes (como el que ensayamos en este texto). Es común a todos los grupos e individuos la creación de formas de sentido, y la pertenencia entonces a estructuras de sentido que se presentan y aprenden, se socializan, por ejemplo, en todas las modalidades de las comunicaciones y en las formas de conocimiento o saber.

En la modernidad, agrega la teoría, la sociedad se da de tal modo que la totalidad de las relaciones sociales, la totalidad de la existencia humana, aparece atravesada por relaciones de poder. De esta manera la sociedad es siempre un campo de lucha de fuerzas, donde es preeminente posicionar los intereses particulares como interpretación general del valor de las estructuras simbólicas. Se trata de dominar el sentido en los lenguajes. En este ámbito, “legitimidad” significa la realización y puesta en obra de ese dominio. El sentido que entonces elabora la sociedad toda articula la “legitimidad” del poder de unos sobre otros.

“Autoridad” significa la transposición legitimada de los intereses de ciertos grupos de manera que aquellos cuyos intereses han quedado subordinados, actúan y comprenden el mundo y la sociedad con los lenguajes de los primeros. La sociedad moderna, se dice, está atravesada por efectos de dominación correspondientes con la realización de complejas estructuras simbólicas.

En la “ideología” el sentido de la coacción posiciona a los grupos dominados de manera que reproduzcan por si mismos las propias relaciones de dominación. La teoría dice que el sentido de los discursos de lo socialmente “justo”, “verdadero”, “bueno”, “adecuado”, “ordenado” o “normal”, depende de una definición y obediencia simbólica de modo que los grupos dominantes consiguen en los grupos subordinados la invisibilidad de esa obediencia.

Las transformaciones históricas modernas corresponden, se agrega, con cambios en las estructuras de dominación. Estas transformaciones instalan nuevos símbolos, por ejemplo, como imposición revolucionaria de los nuevos sentidos de la “libertad”, de la “igualdad” o de la “democracia”.

Las instituciones sociales educan en las estructuras simbólicas. Según Foucault, en la formación de la sociedad moderna destacan como instituciones de transmisión de la obediencia la escuela, la familia, la iglesia, el ejército, los establecimientos fabriles, los hospitales y cárceles. La “lógica” moderna como la estructura de un sentido capitalista de la vida, significa la integración, a veces dócil e imperceptible, a veces violenta y represiva, de los grupos e individuos a las normas de la producción social de interés para el grupo dominante en el capitalismo.

Por “lógica” de la sociedad moderna se dice su figura de sentido en un orden convencional internalizado por todos los grupos sociales (“clases”). Sociedad significa reglas de obediencia, normas que se imponen a la conducta, donde hay quienes las producen y quienes las acatan, diferencia que resulta de una lucha por el poder oculta en la tradición y las costumbres.

Poder, obediencia, coacción, legitimidad, constituyen la moralidad y una verdad fundamental de la sociedad moderna. Las “ideologías” funcionan aquí como estructuras de sentido para la legitimidad universal en la totalidad de un orden social. Ellas son discursos de la verdad. Así de las diferencias entre lo que se considera verdadero y lo que se toma como falso, o entre lo bueno y lo malo, entre lo normal y lo desviado. El poder, pensamos, necesita un discurso de la verdad; el poder se corresponde con un saber. Y con las normas y dispositivos que se encargan de afirmar precisamente lo que funciona como verdadero.

Las “ideologías”, aquí, delimitan ciertos rituales de la verdad. Ella hace del poder una red productiva más que una instancia negativa con la función de la represión. Opera volviéndose estructuras de sentido inconscientes, que se independizan de los posibles intereses sociales divergentes. El poder social se presenta como distribución de las motivaciones y de los beneficios, como disposiciones a pertenecer al orden.

Morales son las normas sociales legítimas, los modelos de referencia, las reglas socialmente relevantes de lo que se comprende como el bien. Y como presuposiciones de un mundo en tanto “realidad” y «verdad» ordenada de las costumbres. Las “ideologías” economizan la necesidad de poseer respuestas para las situaciones e interacciones, suspenden la necesidad de proponer alternativas, señalan hacia aquello que funciona por su misma repetición. Aquí las “ideologías” se constituyen como mundo cotidiano, modos de lo habitual, explicaciones que sancionan lo evidente. También, por tanto, como encubrimiento o invisibilidad de las formas de dominación. Las “ideologías” seleccionan lo que se experimenta como la tradición.

Esta normalidad moderna del poder, su universalidad respecto de las formaciones sociales, puede también hacernos pensar en un pesimismo general de este imaginario: la dominación deviene la respuesta social a las preguntas por la existencia humana.

TAGS: #Ideología #Legitimación del Poder #Modernidad Control Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no