#Política

La sociedad moderna como discurso pesimista del poder

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Las teorías actuales de las estructuras simbólicas o de sentido de la política moderna, tienden a comprenderlas de modo que los diferentes grupos humanos muestran o poseen “intereses” –o sea, se dice, finalidades de acción racionalmente coherentes con su posición en la estructura social–. Y que dadas unas estructuras de dominación social es fundamental para estos “intereses” transformar su carácter particular –vinculado a cierto grupo social–, en valor universal de la sociedad como un todo, y en calidad de cultura simbólica colectiva.

En estas concepciones esa transformación implica, por supuesto, relaciones de poder. Lo que llamamos aquí “ideologías” puede señalar el enmascaramiento moderno de unos intereses particulares en valores universales. Las “ideologías” en sí mismas contendrían fórmulas simbólicas del poder social, cuya finalidad es deformar la comprensión de los intereses para la universalización de algunos.


Poder, obediencia, coacción, legitimidad, constituyen la moralidad y una verdad fundamental de la sociedad moderna. Las “ideologías” funcionan aquí como estructuras de sentido para la legitimidad universal en la totalidad de un orden social

Por otro lado, la elaboración simbólica o de significados tiene una de sus caras en la calidad universal de la producción de sentido en las relaciones sociales: la existencia humana, dice este imaginario, es en todas partes existencia en los lenguajes (como el que ensayamos en este texto). Es común a todos los grupos e individuos la creación de formas de sentido, y la pertenencia entonces a estructuras de sentido que se presentan y aprenden, se socializan, por ejemplo, en todas las modalidades de las comunicaciones y en las formas de conocimiento o saber.

En la modernidad, agrega la teoría, la sociedad se da de tal modo que la totalidad de las relaciones sociales, la totalidad de la existencia humana, aparece atravesada por relaciones de poder. De esta manera la sociedad es siempre un campo de lucha de fuerzas, donde es preeminente posicionar los intereses particulares como interpretación general del valor de las estructuras simbólicas. Se trata de dominar el sentido en los lenguajes. En este ámbito, “legitimidad” significa la realización y puesta en obra de ese dominio. El sentido que entonces elabora la sociedad toda articula la “legitimidad” del poder de unos sobre otros.

“Autoridad” significa la transposición legitimada de los intereses de ciertos grupos de manera que aquellos cuyos intereses han quedado subordinados, actúan y comprenden el mundo y la sociedad con los lenguajes de los primeros. La sociedad moderna, se dice, está atravesada por efectos de dominación correspondientes con la realización de complejas estructuras simbólicas.

En la “ideología” el sentido de la coacción posiciona a los grupos dominados de manera que reproduzcan por si mismos las propias relaciones de dominación. La teoría dice que el sentido de los discursos de lo socialmente “justo”, “verdadero”, “bueno”, “adecuado”, “ordenado” o “normal”, depende de una definición y obediencia simbólica de modo que los grupos dominantes consiguen en los grupos subordinados la invisibilidad de esa obediencia.

Las transformaciones históricas modernas corresponden, se agrega, con cambios en las estructuras de dominación. Estas transformaciones instalan nuevos símbolos, por ejemplo, como imposición revolucionaria de los nuevos sentidos de la “libertad”, de la “igualdad” o de la “democracia”.

Las instituciones sociales educan en las estructuras simbólicas. Según Foucault, en la formación de la sociedad moderna destacan como instituciones de transmisión de la obediencia la escuela, la familia, la iglesia, el ejército, los establecimientos fabriles, los hospitales y cárceles. La “lógica” moderna como la estructura de un sentido capitalista de la vida, significa la integración, a veces dócil e imperceptible, a veces violenta y represiva, de los grupos e individuos a las normas de la producción social de interés para el grupo dominante en el capitalismo.

Por “lógica” de la sociedad moderna se dice su figura de sentido en un orden convencional internalizado por todos los grupos sociales (“clases”). Sociedad significa reglas de obediencia, normas que se imponen a la conducta, donde hay quienes las producen y quienes las acatan, diferencia que resulta de una lucha por el poder oculta en la tradición y las costumbres.

Poder, obediencia, coacción, legitimidad, constituyen la moralidad y una verdad fundamental de la sociedad moderna. Las “ideologías” funcionan aquí como estructuras de sentido para la legitimidad universal en la totalidad de un orden social. Ellas son discursos de la verdad. Así de las diferencias entre lo que se considera verdadero y lo que se toma como falso, o entre lo bueno y lo malo, entre lo normal y lo desviado. El poder, pensamos, necesita un discurso de la verdad; el poder se corresponde con un saber. Y con las normas y dispositivos que se encargan de afirmar precisamente lo que funciona como verdadero.

Las “ideologías”, aquí, delimitan ciertos rituales de la verdad. Ella hace del poder una red productiva más que una instancia negativa con la función de la represión. Opera volviéndose estructuras de sentido inconscientes, que se independizan de los posibles intereses sociales divergentes. El poder social se presenta como distribución de las motivaciones y de los beneficios, como disposiciones a pertenecer al orden.

Morales son las normas sociales legítimas, los modelos de referencia, las reglas socialmente relevantes de lo que se comprende como el bien. Y como presuposiciones de un mundo en tanto “realidad” y «verdad» ordenada de las costumbres. Las “ideologías” economizan la necesidad de poseer respuestas para las situaciones e interacciones, suspenden la necesidad de proponer alternativas, señalan hacia aquello que funciona por su misma repetición. Aquí las “ideologías” se constituyen como mundo cotidiano, modos de lo habitual, explicaciones que sancionan lo evidente. También, por tanto, como encubrimiento o invisibilidad de las formas de dominación. Las “ideologías” seleccionan lo que se experimenta como la tradición.

Esta normalidad moderna del poder, su universalidad respecto de las formaciones sociales, puede también hacernos pensar en un pesimismo general de este imaginario: la dominación deviene la respuesta social a las preguntas por la existencia humana.

TAGS: #Ideología #Legitimación del Poder #Modernidad Control Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Es lo que Chile necesita para alcanzar el desarrollo, dejar las diferencias partidistas de lado, cuando se trata de objetivos compartidos. Hoy estamos en una condición inmejorable, con el giro del mundo ha ...
+VER MÁS
#Energía

Innovación tecnológica en Magallanes

Es fundamental desarrollar y aplicar planes de ordenamiento territorial que promuevan un crecimiento urbano sostenible, garantizando el acceso equitativo a servicios básicos, protegiendo áreas de valor am ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Desafíos urbanos en Los Lagos: hacia una región sostenible y equitativa

Esperamos entonces que, para evitar que los DOM sean vitalicios, mediante un simple cambio en la ley N° 18.883, se fijen plazos máximos, podrían ser 6 años, para el ejercicio del cargo de estas autorida ...
+VER MÁS
#Municipales

Con ciertos cambios legales se puede reducir la corrupción municipal

Un fenómeno cósmico como este no se puede planificar, no se venden entradas para mirar el cielo nocturno. Sólo los más escépticos han permanecido ajenos, todo el resto anduvimos, al menos por un corto ...
+VER MÁS
#Sociedad

La Aurora de Magallanes

Popular

La buena noticia es que aún hay tiempo para impedir que las cosas empeoren aún más, siempre y cuando se comience a actuar ahora y para que el perdón sea sincero, debe ir acompañado por la acción
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Debemos pedir perdón a los niños y jóvenes

Los retos siguen coexistiendo cuando aún no se superan el trauma de las violaciones a los DDHH acontecidas durante la dictadura. Y, uno de esos, es que los DDHH no sea palabra de discurso populista y etér ...
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: en la medida de lo posible

Los sondeos políticos han de tomarse con la cautela de la razón y el soporte de la duda. Cuando hablo de duda, no entiendo endilgar acusaciones simplistas de manipulación de datos, sino de asumir las enc ...
+VER MÁS
#Política

Realidad e ilusión de las encuestas

En democracia no existe el dilema entre libertad y seguridad. Tenemos derecho como ciudadanos, a exigir que el Estado de Chile y sus instituciones nos garanticen a todos, paz y seguridad para desarrollarnos ...
+VER MÁS
#Sociedad

Libertad y seguridad