#Política

La racionalidad de un nuevo ciclo

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La derecha no logró iniciar un ciclo pues fue incapaz de interpretar desde sus ideas las pulsiones de una sociedad con mayores niveles de organización y con movimientos sociales que pusieron entre la espada y la pared al gobierno. Tan profundo es el desazón en la derecha, que a cuatro años de ser gobierno, el conflicto autoflagelante/autocomplaciente está generando quiebres y renuncias tal como le ocurriese a la Concertación a fines de los noventa.

Tras el triunfo de Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría en las recientes elecciones presidenciales y parlamentarias, el concepto “nuevo ciclo político” o “nuevo ciclo histórico” se ha transformado en la forma en que la élite triunfante ha interpretado la venidera etapa en que ellos asuman el liderazgo del gobierno y den curso a reformas, discursos y acciones que den un giro a lo hecho hasta el momento en el pasado ciclo político de la transición chilena.

El nuevo ciclo político supone –como concepto- el generar nuevas formas de hacer política desde una nueva racionalidad. Lo nuevo del ciclo venidero debería establecer un antes y un después en materia de políticas públicas, reformas institucionales, relación partidos-ciudadanía, vínculo política-movimientos sociales, entre otros aspectos. Estos temas fueron los nudos que dieron forma a la crisis y fin del ciclo anterior.

Es necesario recordar en este contexto, que cuando Piñera asumió también se interpretó desde la nueva élite en el poder el inicio de un nuevo ciclo. El nuevo ciclo de la derecha suponía una “nueva forma de hacer política”, es decir, una gestión pública optimizada, sin corrupción, con mayor eficiencia en el gasto público, mejores profesionales al servicio del país, menos operadores políticos, entre otras cosas, que proponían desde la campaña presidencial de la Coalición por el Cambio.

Sin embargo, el que hoy nuevamente se vuelva a mencionar la idea de nuevo ciclo, quiere decir que el gobierno de Piñera fue incapaz de lograr su cometido. La derecha no logró iniciar un ciclo pues fue incapaz de interpretar desde sus ideas las pulsiones de una sociedad con mayores niveles de organización y con movimientos sociales que pusieron entre la espada y la pared al gobierno. Tan profundo es el desazón en la derecha, que a cuatro años de ser gobierno, el conflicto autoflagelante/autocomplaciente está generando quiebres y renuncias tal como le ocurriese a la Concertación a fines de los noventa.

Así, el nuevo ciclo político que debe inaugurar la renovada Concertación, hoy Nueva Mayoría, supone el fin de las formas pasadas de hacer tratamiento de las demandas, y el inicio de una nueva racionalidad que vincule a la élite en el poder con las aspiraciones de los diversos sectores de la sociedad -organizada y no- para cumplir las enormes expectativas generadas en torno a la figura de Michelle Bachelet.

Tal como dice Max Weber es imposible hacer política sin tener en cuenta dos energías que dinamizan la acción política: la convicción y la responsabilidad. Durante veinte años la Concertación se valió de la responsabilidad para mantener en pie una democracia que venía saliendo de una oscura etapa de violencia política. Sin embargo, los miedos iniciales se transformaron en exceso de pragmatismo y se volvió hegemónico en su interior el discurso de lo posible, lo técnico, desde el punto de vista económico neoliberal.

El inicio de un nuevo ciclo supone la renovación de la élite, superando la racionalidad del ciclo anterior. No se está proponiendo que la Nueva Mayoría se transforme en una coalición de mera convicción pasional y violenta, más bien, se debería convertir en un movimiento político con vocación de poder, con responsabilidad y técnica, pero también con profundas convicciones de romper con los tabúes de la transición que están conduciendo a una profunda crisis al sistema político en su conjunto. Sin este cambio, a pesar del triunfo de Bachelet, no se inaugurará un nuevo ciclo político, pues para consolidar el conjunto de cambios que propone la Nueva Mayoría se requiere de una nueva legitimidad. Es decir, de dotar de sentido a la acción estatal, y que la ciudadanía sienta en ese nuevo sentido interpretadas sus demandas y necesidades.


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva

23 de diciembre

Efectivamente la derecha tampoco logró encantar a la ciudadania, quizá por problemas de la ineficiente difución comunicacional de los excelentes resultados del gobierno. Ahora la nueva mayoria, el nuevo nombre de la concertación, busca otra oportunidad para reconquistar al pueblo que le dió las espalda hace 4 años. En todo eso no hay nuevo ciclo.

El nuevo ciclo interesante es otro, el cambio de tendencia, eso lo define la actitud de los mas jovenes: Cuando no estaban “ni ahi” con la politica, los jóvenes hacian que todo el sistema político vivia con las discuciones de siempre y sin refrescar caras ni ideas, teniamos un sistema muy estable pero “enquilosado”. Luego al salir a la calle para reclamar contra todo el sistema, los jóvenes hicieron que las elite politicas comenzaran a revisarse, en algunos casos quebrarse, renovarse, pero no estancarse y eso es bueno.

Pero si la gran mayoria realmente estuvies tan convencida del discurso de la calle, hubiese salido elegido Marcel Claudé con el 80% de los votos. ¿ porque no fué asi ? ¿ porque los nuevos líderes entran ahora al congreso que detestaban y seguramente a cargos de importancia en la administración que tanto basureaban ? Respuesta: porque ahora hay otro fenómeno, se dieron cuenta al fin que deben subirse a la micro si quieren que cambie de rumbo, si señor, al empoderarse comienzan a necesitar tambien estabilidad. Y eso sí es comienzo de un nuevo ciclo.

saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Esas piñericosas que protege la vocera, no son ni más ni menos que la ayuda para encubrir al machista que el gobierno posee y lleva en sí, y que buscan sea amable. La vocera trata de ocultar esos rasgos ...
+VER MÁS
#Política

El chiste machista de Piñera y la defensa de su discurso

Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada
+VER MÁS
#Sociedad

El dedo en la yaga, la supremacía del yo o la extinción de la empatía

Popular

Quienes no entiendan que este joven es producto de un abandono total por parte de las instituciones del Estado y la sociedad civil hablan desde una superioridad moral violenta, con una miopía recalcitrante ...
+VER MÁS
#Ciudad

Narcotráfico y violencia: Un problema estructural

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Las escuelas existen para reproducir las desigualdades sociales; por lo tanto, el mejor predictor del futuro de un niño es el estatus económico de sus padres, más que los logros académicos y la intelige ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Currículum Oculto y la perpetuación del poder socioeconómico

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)