#Política

La izquierda y el feminismo, deuda histórica

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En los últimos días, pudimos acceder por redes sociales a un audio que denunciaba el maltrato de un joven dirigente UDI contra su pareja.

La multitudinaria reacción ante el audio del candidato a concejal no se hizo esperar, y desde nuestro círculo de izquierda las opiniones de los compañeros reflejaban rabia e indignación. Pero estos mismos compañeros de izquierda, ¿se sentirán tan afectados y necesitados de desquitarse ante actos de la misma índole en la vereda del viejo Marx? ¿O simplemente rompen vestiduras por el color político de Matías? ¿Las personas que criticaron el hecho lo hacen por su compromiso contra la violencia de género o porque el afectado es el adversario?


Los machistas de izquierda o derecha son lo mismo; explotadores, violentistas, desclasados y sus crímenes contra la humanidad son igual de condenables. Esperamos ver la misma rabia y pasión inquisidora ante hechos similares

Históricamente las orgánicas de izquierda poco han hecho por la equidad de género, bien lo sabía Julieta Kirkwood que basó gran parte de su obra en criticar el machismo de izquierda imperante en el Chile de los 80; siendo esta lucha postergada a un segundo plano. Desde el ’85, año que murió Julieta, han ocurrido varias cosas: una Presidenta, discusiones sobre la brecha salarial, proyecto de ley de aborto (ni siquiera libre, sino solo en tres causales) y otros hitos que pueden considerarse mejoras por la igualdad.

Sin embargo, persiste la dicotomía del avance legislativo frente a la violencia física y simbólica imperante en nuestra sociedad: los femicidios (cada vez más violentos y sádicos) son una muestra de ello, pero otros hechos como la baja representación política en los partidos no hacen mucha diferencia entre izquierdas o derechas; tampoco vemos grandes acciones de estos grupos para pagar nuestra deuda histórica con la equidad de género. Dicho esto, nos preguntamos qué tan válidos son los actos de repudio de militantes de izquierda que en sus grupos de poder solo concentran fuerzas masculinas.

Aquellos que pregonan ser más “zurdos” que los “amarillos” o ser más fieles a las figuras como Lenin, Gramsci o Trotsky, ¿tendrán la misma osadía de declarar con tal fanfarronería y pasión su afiliación al feminismo? ¿O son otros agentes del patriarcado?

Los machistas de izquierda o derecha son lo mismo: explotadores, violentistas, desclasados, y sus crímenes contra la humanidad son igual de condenables. Esperamos ver la misma rabia y pasión inquisidora ante hechos similares a la brutalidad de Matías Huerta cuando dentro de la izquierda o cualquiera de nuestros círculos ocurran maltratos, agresiones físicas y psicológicas, presiones y toda expresión de barbarie machista. No queremos caras duras que deleguen en sus parejas las labores del hogar, o que ignoren la opinión de una mujer pero que después pregonen repudio y condenen moralmente a un integrante de la derecha por sus mismas conductas. Se debe condenar y denunciar al maltratador sea de donde sea.

Debemos entender que la reivindicación de esta lucha y la condena a la violencia de género debe ser transversal y constante, desde el rol o posición que nos toque vivir a diario, dentro de nuestras familias, dentro de nuestro círculo de amigos, en nuestras universidades, trabajos, en la misma calle, y con mayor razón en nuestras orgánicas políticas. Cambiar la forma de hacer política también conlleva un cambio en la manera de relacionarnos, reivindicar la posición de la mujer en nuestras luchas y en nuestra sociedad es tarea de todos y todas quienes pretendamos construir una sociedad más justa e igualitaria y, de paso, dignificar la práctica misma de hacer política .  

 

[Coautor de la columna: Alonso Salinas]

TAGS: Femicidio Feminismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Servallas

18 de Agosto

¡Cuánta razón tienes!, ese tipo de violencia no es patrimonio de una forma de pensar, no es siquiera una característica de la gente sin educación, analfabeta, es una malformación sedimentada a través de miles de generaciones, pero también hay que decirlo, esas miles de generaciones nos han legado otras formas de violencia, formas que casi nos han diezmado como humanidad, y que es la canalización organizada de la ambición y la envidia, además de otras miserias humanas, así han decantado estas formas duras y terribles, las izquierdas y derechas, letales para nosotros, quizás algún día te des cuenta que las izquierdas y las derechas sólo nos hacen sufrir, y abraces un verdadero humanismo, no la fachada de cierto colectivo ideológico, sino el verdadero, el que se estremece cuando alguien sufre, el que ayuda sin pedir nada a cambio.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad