#Política

El buen vivir como hay aquí otro mundo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

google

Buscando dar contenido y fuerza a una concepción positiva y entusiasta del buen vivir se puede partir por identificar aquello a lo cual se opone.  Así pues, ello ocurre respecto de una narrativa de la modernidad y del capitalismo, en el sentido de abrir un horizonte alternativo allí donde parecen paradójicamente cerrarlo el paradigma del progreso y las ideologías del desarrollo. Con el decir de un “hay aquí otro mundo” se mide la dimensión inmensa de su crítica social.


Está en la esencia de las concepciones del buen vivir la oposición al movimiento expansivo de acumulación indefinida de la polis, y su sustitución por concepciones de armonía y equilibrio de necesidades y satisfacciones

Pues, ¿qué tenemos?, ¿dónde, en qué mundo, habitamos? Entre nosotros se constata la vigencia social jerárquica y dominante de una ideología del crecimiento indefinido de la producción, asociada a una explotación ilimitada de la Naturaleza. Ella opera como la hegemonía de una verdad incuestionable que somete o ignora toda otra perspectiva surgida en la diferencia de un proyecto civilizatorio: se trata de un “sentido común” con la fuerza cultural de un sentido de realidad: lo que se le opone es, entonces, irreal (o meramente idealista, de puras intensiones). En cambio, las concepciones del buen vivir cuestionan la visión evolucionista de un tránsito necesario desde lo atrasado, tradicional o subdesarrollado, hacia una etapa superior identificada con la modernidad y la industrialización como figura del progreso.

La experiencia del paradigma de la modernidad capitalista habla de las cíclicas dificultades que conlleva mantener el crecimiento económico expansivo y los efectos de un consumismo desenfrenado. El agotamiento de las posibilidades del planeta se expresa como contaminación de las aguas, los aires y los suelos. Como destrucción de la biodiversidad; como descarga de residuos de toda especie y basura plástica, y, más recientemente, como fenómeno del calentamiento global. Esta contaminación se mide, en sus diferentes dimensiones, por miles de millones de hectáreas o toneladas.

El destino para esta humanidad significa un riesgo de supervivencia y destrucción del paisaje apto para sí misma. Las ofertas de solución por medio de la ingeniería de mecanismos de mercado y la innovación tecnológica parecen reproducir su lógica y retorcer sus contradicciones: las crisis del espíritu de dominación del ambiente aumentan sus efectos hasta el horizonte de las catástrofes.

Está en la esencia de las concepciones del buen vivir la oposición al movimiento expansivo de acumulación indefinida de la polis, y su sustitución por concepciones de armonía y equilibrio de necesidades y satisfacciones. La convergencia reciente con cosmovisiones indígenas latinoamericanas significa un modo de dar sentido a las propuestas de armonías en la sociedad humana y con la Naturaleza. Lo indígena confiere aquí un nuevo valor a las experiencias de lo alternativo en un mundo globalmente homogeneizado.

El llamado posdesarrollo es una alternativa que busca la inclusión de las voces y saberes subalternos: la sustitución de los “expertos” occidentalizados por el saber local culturalmente situado. Por eso las nociones de lo que es una “necesidad” humana o sistémica requieren una lectura desde la diferencia cultural.

Precisamente una negación del carácter ilimitado y expansivo de las necesidades fue propuesta por el buen vivir como “desarrollo a escala humana” (Elizalde, Max-Neef, Hopenhayn). Se sostiene aquí que hay necesidades fundamentales delimitadas. Ellas están relacionadas con la interdependencia entre los seres humanos y en su articulación con la Naturaleza, de modo que las acciones del ámbito local, de pequeña escala, resulten en una imbricación con la escala global. Sin embargo, estos pensadores no han podido reemplazar la palabra “desarrollo”.

La noción de “necesidades ponderadas” humanas y de un nivel de producción convenido y delimitado, ha recibido el nombre de decrecimiento:

“La palabra de orden ‘decrecimiento’ tiene como principal meta enfatizar fuertemente el abandono del objetivo del crecimiento ilimitado, objetivo cuyo motor no es otro sino la búsqueda del lucro por parte de los detentores del capital, con consecuencias desastrosas para el medio ambiente y por tanto para la humanidad” (Latouche)

La propuesta del decrecimiento tiene sentido como cambio cultural donde las empresas industriales y los consumidores del siglo XXI se deben mostrar dispuestos a mudar el patrón depredador actual. Se propone una sociedad que vive una transformación de valores de manera que ahora ella se autolimita. Esta visión se vincula con el movimiento social para la opción de la simplicidad voluntaria y un estilo de vida más liviano. Una noción fuerte de plenitud y dignidad humana supone un consumo consciente.

Un ejemplo del cambio cultural que esta opción implica –con el riesgo de permanecer como subalterna en unas “buenas intenciones”-, se inaugura con el texto “Elogio de la lentitud” de Carl Honoré, que desafía el culto, o sea, la voluntad hegemónica, de la vorágine en las sociedades modernas.

A la fuerza de las condiciones materiales, esencialmente económicas, que aplica “incentivos” para dirigir la acción humana en el sentido del crecimiento, de los mercados, del egoísmo individual y la avaricia -como “afán de poseer muchas riquezas”-, las fórmulas de buen vivir oponen continuamente el predominio posible de otros “incentivos”. Así con lo que podría reorientar hacia la limitación productiva (simplicidad), la multiplicación de las capacidades de relacionamiento (generosidad), y la satisfacción de necesidades culturales (plenitud humanista). Y una vida más armónica, más alejada de los conflictos por la dominación de otros.

Resulta hasta cierto punto desconcertante que los “incentivos” egoístas venzan hoy repetidamente a los “incentivos” de la generosidad. Pero se trata de un paradigma dominante, de un “sentido común” con vigencia histórica. Hasta ahora el egoísmo ha dado la victoria en las sociedades modernas. La buena noticia es que ya estamos avanzando más allá de ellas.

TAGS: #BuenVivir Modelo de Desarrollo paradigma

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad