#Política

Cuando la alegría se fue y la nueva forma de gobernar fracasó

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Luego del tercer discurso presidencial del Gobierno de la Alianza, uno puede ver que siguen habiendo visiones contrapuestas de la realidad que no se identifican con lo que la ciudadanía nos pide.

Basta hacer un pequeño análisis de las encuestas y consultas ciudadanas para poder sentenciar que la alegría se fue y que luego de grandes y heroicos años contra la añeja dictadura, el ejercicio del poder generó tal dependencia del mismo que se perdió el relato colectivo identificado con la ciudadanía. Pese a los grandes logros de la Concertación, los errores se pagan caro. Por otra parte, luego de tres años de una alianza que prometió un cambio, este no ocurrió. La nueva forma de gobernar fue un rotundo fracaso de popularidad, un monólogo voluntarista que solo vino a sustentarse por hechos puntuales, pero no porque la ciudadanía se sienta identificada con el gobierno o con su pretendido relato.

Lo que vemos hoy día es una casta oligárquica que lucha por mantener el poder económico y el poder político, donde la visión economicista se impone dentro de un sistema que se mantiene desde su creación por los ideólogos de la dictadura militar. El pacto para salir del autoritarismo se mantiene aún adentrada la segunda década del siglo XXI.

Es el sistema político el que no da respuesta a los input que recibe de la ciudadanía, son las distintas instituciones que no recogen aquello que demanda la sociedad. Por ello, según Taylor se ha debido recurrir a la tradición norteamericana de judicialización de los problemas, pues las instituciones ejecutivas y legislativas (instituciones políticas por excelencia) no han dado respuesta a ella. En un análisis sistémico, sus outputs no son los correctos.

Por su parte, la dificultad de la judicialización de los conflictos y de la obtención de soluciones, es que quienes carecen de poder económico para sustentar el conflicto, son los más necesitados de soluciones políticas. Por eso la demora de ellas hace que se pierda la alegría y la esperanza, frente a la máquina económica que permite a algunos grupos ganar aún perdiendo. Hace que la nueva forma de gobernar haya sido un fiasco máximo si sólo se remite un libreto histriónico, con una cantidad de contra excepciones y letras chicas, que permiten una salida aún perdiendo.

En tanto nuestras instituciones políticas no se adelanten a los conflictos con soluciones eficaces, consultadas y participativas, no habrá una identificación de los ciudadanos con ellas y el descrédito será mayúsculo, debiendo recurrir a una judicialización lenta y costosa, que puede ser vulnerada por el poder económico de los grupos de interés y sus ejércitos de abogados, quedando al ciudadano de a pie sólo la calle, la protesta, la indignación y la vergüenza, para forzar a una solución política.

La identificación de los ciudadanos con sus instituciones pasa porque éstas den soluciones y no dilaciones a los conflictos. Los problemas ambientales, como el ocurrido recientemente en Freirina, o la vergüenza de La Polar, aún insostenible para su propio gremio, son claro ejemplo de aquello.

Si no queremos tener una avalancha de conflictos judiciales y sociales en las calles, deberemos ser capaces de identificar a los ciudadanos con las instituciones que deben dar respuestas a los requerimientos sociales en forma eficiente y definitiva, lo que sin lugar a dudas requiere de transparencia y participación de los ciudadanos. Esto no se logra con acuerdos cupulares de grupos o partidos, sino haciendo de la participación ciudadana un leitmotiv de toda la acción pública.

————-

Foto: zyberchema / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

31 de Mayo

Exacto…es cuestión de mirar la situación de todos los Partidos, tanto de Gobierno como de Oposición…lo peor es que el desencanto con las instituciones, incluidas en estas a los Partidos Políticos sólo pone un escenario más factible para el Populismo.

Danilo

01 de Junio

Sí Marx viviera en estos tiempos, se preguntaría incansablemente Cómo solucionar la problemática de la lucha de clases. Donde la derecha es el empresariado y la concertación el proletariado. Sin embargo, la ciudadanía es quién decide el destino de la patria otorgando mediante la participación de la voluntad general, las facultades y potestades para dirigir el país y legislar respectivamente en favor del pueblo, y precisamente es quién está más perjudicado.
Chile ha crecido, ya no es la república de los últimos 50 años. La tecnología ha jugado en favor de los ciudadanos y en contra de las autoridades, entonces la ignorancia está prácticamente obsoleta en cuánto a.conocimientos de cultura general se trata y eso está reflejado en el rechazo colectivo y las bajas cifras en las encuestas que obtiene la actual clase política.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Sin duda, la derecha consolidó sus votación histórica en a figura presidenciable de la carta conservadora, pero difícilmente se puede observar un espacio para el crecimiento natural o espontáneo para este.
+VER MÁS
#Política

Elecciones generales 2021: ¿Quién ganó?

Hemos presenciado varias olas de populismo, tanto de derechas como de izquierdas y los tiempos que corren, son también tiempos populistas, aquello forma parte del ethos de esta época y por lo mismo ha sid ...
+VER MÁS
#Política

Parisi: Populista de centro

Si intersectamos las actuales dos ideologías en disputa política en la máquina, introduciéndolas en un sistema de cuestionamiento y estudio lógico para votar por una u otra ideología, debiera haber co ...
+VER MÁS
#Política

Gobierno Digital de Inteligencia Colectiva

Llenaré sus casas de mi hedor que al respirar sentirán un extraño dolor. Pondré los vicios sobre sus senderos de sus hijos amados. Animaré la lujuria sobre sus hijas. Llenaré de dudas sus apacibles vi ...
+VER MÁS
#Cultura

Me deben un grito

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!

El mal manejo de la crisis fue terreno fértil para el nazismo. Las personas se sentían atraídas por aspectos de la personalidad de Hitler y minimizaban el peligro de sus ideas desequilibradas.
+VER MÁS
#Política

La cadena de errores en el ascenso de Hitler al poder