#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Nuevamente se equivoca Carlos Peña. En su afán de validar frente a cada hito sociopolítico relevante su majadera teoría de los grupos medios, comete una vez más el error de emitir juicios sin ningún fundamento más que su propia teoría. Esta vez, se apresura y se equivoca al dar su visión sobre el resultado del reciente Plebiscito en columna que escribiera en El Mercurio.


Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y protege a una clase privilegiada.

Peña expone en su columna dos afirmaciones cuestionables. En la primera, señala textualmente, “Especialmente en una sociedad en la que la identidad de sus integrantes se ha independizado de la clase (hay por supuesto clases, pero no hay conciencia de pertenecer a ellas)”. Es al menos precipitado de su parte afirmar que la identidad de las personas se ha independizado de la clase, y más aún, asegurar que las clases existen, pero que las personas no tienen conciencia de ello. Más allá de la valoración de su superioridad intelectual que supone su juicio (él si puede ver la pertenencia de clase, pero la gente no), devela también su falta de entendimiento de la apreciación que tiene la gente sobre su condición social. El resultado del plebiscito es categórico en mostrar que la gente si entiende y es consciente de que hay al menos dos clases: La de los pocos privilegiados y la de los muchos empobrecidos y endeudados.  ¿No es acaso decidor que las tres comunas más ricas de país sean las únicas donde ganó el rechazo? ¿acaso no actuaron la mayoría de los habitantes de esas comunas como una clase que busca mantener sus privilegios?  ¿Acaso el rector supone que el 80% que votó Apruebo y Convención Constitucional, lo hizo sin distinguir estas dos clases y sintiéndose la gran mayoría de ellos parte de los empobrecidos y endeudados?

La segunda afirmación es aún más temeraria. Peña al proponer como probable explicación del resultado del plebiscito una “situación generacional”, a la cual le atribuye una serie de características, señala textualmente: “Si es una generación la que acabó triunfando, no cabe duda de que esas expectativas son de mayor autonomía, no menos; de expresión individual y no de pertenencia colectiva; de desempeño individual y a la vez de protección frente al infortunio”. ¿De dónde saca él que lo que se manifiesta es una expresión individual y no de pertenencia colectiva? Eso es simplemente lo que a él le gustaría que fuese para avalar su teoría. No da ni un fundamento para aseverar tal juicio. Los jóvenes, que efectivamente con su participación han determinado el resultado del plebiscito, han mostrado mucha más conciencia social de la que supone Peña. Los jóvenes han comprendido que precisamente el individualismo que señala Peña es el placebo que ha permitido la desatención de los ciudadanos por los asuntos públicos. Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y protege a una clase privilegiada. Por ello, pienso que la significativa participación de los jóvenes en el plebiscito obedece más bien a un ejercicio responsable de la libertad. Precisamente lo que está ocurriendo es que los jóvenes están haciendo consciente las consecuencias de sus acciones, del poder que tienen si lo hacen colectivamente, de ahí que han iniciado el camino de la participación y han decidido ser parte activa en la creación de un nuevo pacto social. ¿No será mejor darle la bienvenida a esta juventud que asume su responsabilidad cívica en vez de reducirla a una mera sensibilidad inorgánica?

El rector Peña haría bien en soltar su fallida teoría de los grupos medios y reconocer que se ha equivocado. Errare humanum est.

TAGS: #PlebiscitoConstitucional Carlos Peña

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
anysur

27 de octubre

yo tengo otra teoria, los jóvenes tienen familia y fueron empaticos y consecuentes.

27 de octubre

De acuerdo Anysur, los jóvenes han mostrado también consecuencia y empatía. Que lejana se ve esa frase «no estoy ni ahí» con la cual alguna vez quisieron graficar la actitud de los jóvenes.
Como digo en el texto, bienvenido sea que los jóvenes asuman la responsabilidad histórica de estar a la vanguardia de los cambios que requiere nuestro país para darnos una convivencia sana y justa, buena para cada uno y para todos a la vez.

Pedro León

27 de octubre

Excelente anális señor Amigo. Felicitaciones por su esclarecida visión de la realidad, tan opuesta a la soberbia intelectual encapsulada del «rector» que terminará rigiendo con dificultad, su propio ombligo.
¡Felicitaciones!

28 de octubre

Pedro León, tal vez tú ironía sea un poca dura con el rector. Se ve con buen estado atlético, creo que podrá sentir (sensibilidad orgánica) con orgullo su ombligo.

Gastón Suárez

28 de octubre

Gracias, Jorge, por tu incitación a pensar sobre el porvenir. Me parece que lo interesante de Peña es que es como el Papa chileno: habla de modo declarativo, sin argumentar lo que afirma sino que solo sacando conclusiones que para mucha gente son como creencias. Esto, a mi juicio, revela la necesidad de buena parte de nosotros de tener alguien a quien creerle, en vez de pensar por uno mismo la realidad; argumentamos con ideas de otros, como lo hacen las ideologías y sus partidarios citando autores (sus propios Papas). Los jóvenes sin embargo no le conceden categoría papal y pareciera que a él eso le importa.
Pero para poder ostentar categoría papal tiene que decir algunas cosas ciertas: yo coincido en que una clave hoy es «la expresión individual y no la pertenencia colectiva». El derrumbe de los partidos políticos con sus ideologías y de la iglesia con sus dogmas así lo muestran. Esto es profundamente revolucionario. ¿Cómo se ha de construir lo social? Pero esto no es un fenómeno chileno: es mundial. Por tanto no se puede explicar con causalidades locales. Hay que buscar categorías globales, como el alma humana. Visto asá, lo que pasa con los jóvenes tiene su raíz en que ellos sienten en lo profundo del alma, un impulso a ser un «yo» y no ovejas de ningún rebaño, impulso que también siente el 80% de quienes confían en sí mismos para darse en diálogo con otros las bases de la convivencia. El 20%, en cambio, tiene miedo (coincido en eso con Longueira).

29 de octubre

Estimado Gastón, gracias por abrir debate que da para varios temas. Uso el espacio para darle una vuelta de tuerca a tu idea de la necesidad que tenemos de creer, de creer en alguien. Para efectos cívicos, prefiero hablar de confianza. Necesitamos confiar para vivir la vida sin un permanente sobresalto. Y la confianza se construye en base a acuerdos que hacemos cada uno consigo mismo y los que hacemos como comunidad, como país. Acuerdos que van desde los principios y valores, como la libertad, igualdad y solidaridad; hasta los que rigen nuestra vida cotidiana, como confiar que el semáforo será efectivo en regular la circulación de los conductores de vehículos. Cuando decimos que estamos en crisis, es principalmente porque hemos visto afectada la confianza, y puestos en esta circunstancia, lo que cabe es generar nuevos acuerdos. Así es la dinámica de la vida personal y colectiva. Por ello, es fundamental hacer bien todo el proceso constituyente. Y si bien esto es responsabilidad de todos, sin duda es mayor en quienes tienen mayor poder y autoridad. Comparto contigo que el punto de partida es uno mismo. Estar bien con uno mismo nos dispone a ser mejores ciudadanos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Ser o no ser, aprobar o rechazar una propuesta constitucional?

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos
+VER MÁS
#Política

El barrio: la primera línea del Apruebo de salida

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.
+VER MÁS
#Justicia

Una nueva Constitución se asoma mientras se vulnera la protesta

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.

Hoy nos encontramos con un borrador de la Constitución que muestran un aporte considerable para lo que hemos visto en materia del medio ambiente y de la protección de la naturaleza
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Borrador de la Constitución: la esperanza de vivir y dejar a nuestros nietos un país ambientalmente limpio y sano

Hoy nos encontramos con un borrador de la Constitución que muestran un aporte considerable para lo que hemos visto en materia del medio ambiente y de la protección de la naturaleza

Nuevos

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Ser o no ser, aprobar o rechazar una propuesta constitucional?

La región que podemos observar tiene alrededor de 100.000 millones de galaxias y cada una de ellas tendría, en promedio, unos 100.000 millones de estrellas y, a lo menos, un planeta por estrella, por lo t ...
+VER MÁS
#Sociedad

La importancia de saber que no estamos solos en el Universo

La intensificación tecnológica es entonces, indisociable de la intensificación de la desigualdad y la injusticia (por mencionar dos flores del jardín de indeseables propiciados por deseo) pues posibilit ...
+VER MÁS
#Tecnología

Igualdad, justicia, tecnología y rastrillazos en la testa(ruda)

El bien común ha de estar libre de ideologías, banderas e intereses mezquinos. Quizás sea una de las pocas armas no letales y democráticas que se pueden utilizar a diario, por lo menos para volver a hum ...
+VER MÁS
#Sociedad

El bien común

Popular

No y mil veces no, los profesores no están con licencia porque quieren, es porque el sistema educativo en Chile no entrega las condiciones óptimas y/o mínimas de trabajo
+VER MÁS
#Educación

Se necesita profesora, de reemplazo

Lo que el sistema y la sociedad no entienden es que las soluciones las necesitamos “ahora”, porque cada día que pasa es un día menos de apoyo al crecimiento de nuestras hijas e hijos, a desarrollar su ...
+VER MÁS
#Educación

Hagan funcionar bien sus Programas de Integración Escolar

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo ...
+VER MÁS
#Política

Apruebo una nueva Constitución