#Política

¡Chile es una mentira!

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

¿El título le parece ofensivo? Dados los últimos acontecimientos (colusión de los pollos, confort y farmacias; Caval, Penta, SQM, etc), impropios de una economía de mercado y libre competencia, todo lleva a pensar que el mapa estructural con el que se refundó Chile tras el golpe de estado de 1973, magistralmente administrado por los gobiernos de la Concertación, ha sido un espejismo propagandístico para vendernos un país que no existe. El relato de ficción que se instaló, depurado por el proceso de transición a la democracia, promovió un Chile diferente, con hálitos anglosajones que nos empujaban a tomar distancia (por ejemplo) de aquellas tradiciones indigenistas propias de nuestro continente. Por ello no es extraño que lo indígena se asocie con antivalores, con estancamiento y visiones añejas para un país que se autodefinió como “el jaguar de Latinoamérica”.


El enorme letargo en que fuimos sumidos debe terminar, para dar paso a la construcción de un futuro más veraz y real, que acabe con el Chile de mentira.

Este mito chilensis fue absorbido por una población que necesitaba desmarcarse del síndrome de inferioridad civil sistemática generado por la dictadura militar, y que intentaba reconstruir una imagen de superioridad frente al “otro”, en medio de un individualismo exacerbado.

Nos indujeron a confiar en las instituciones simplemente porque estas funcionan, sin aclarar que operaban de manera discriminatoria a favor de los poderosos, y que el resto debe asumir por igual la pérdida de sus intereses. Implícitamente se nos clasificó en ciudadanos de primera y segunda categoría. Los medios de masas anunciaron urbi et orbi que el libre mercado operaba sin restricción alguna, pero ocultó la configuración de monopolios ultra concentrados y del abuso sistemático sin control. Se nos dijo que estábamos esterilizados frente a la corrupción y que poseíamos el mejor modelo educativo de la región, pero otra vez obviando su modelo de segregación por dinero y que la asociación entre política y negocios era la regla. Se implementó un sistema de pensiones que con el correr de los años se ha mostrado como un modelo perfecto de empobrecimiento silencioso de la fuerza de trabajo. Construyeron un agresivo discurso de privatización de la salud, similar al de los países del primer mundo, para que finalmente demostrara que era solo una industria que beneficia a unos pocos y deja a la mayoría de la población sin derechos de salud. Se adoptó un sistema de transporte público supuestamente de primera generación, el Transantiago, pero que desde su puesta en ejecución fue un completo fracaso. Los traslados se hicieron más largos, el costo del pasaje más caro y la promesa de más seguridad y bienestar nunca llegó. Mientras, se privatizan las vías públicas.

Naturalizamos todo sin cuestionarnos nada, porque nos convencimos de que eso era la norma, la que nos hacía distintos de otros países de la región. Seguros de que eso remarcaba ser “diferentes” y más “desarrollados” al estilo europeo. Y ese sentido aspiracional se enquistó y ramificó entre la población como una bacteria sin cura, y fue el precio que pagó la sociedad chilena. Esto se tradujo en que todo es un negocio: con especuladores, con grandes empresarios que solo buscan aumentar su riqueza, con extensas jornadas de trabajo para poder pagar los bienes y servicios que brinda el sistema y con la masificación del dinero de plástico que no es sinónimo de felicidad. El agobio en que se vive nos enfermó, al punto de que Chile es el país de la “OCDE” en que más aumentó la tasa de suicidio, siendo esta forma de morir la segunda más importante después de los accidentes de tránsito. Para colmo, el aumento de antidepresivos aumentó en un 470% , cuestión que explicaría el explosivo aumento del negocio de las farmacias en el país.

El mito del país exitoso, distinto, con tintes europeístas, lograba su objetivo sin oposición alguna, incluyendo a quienes en algún momento se mostraron contrarios a este diseño, pero que terminaron seducidos por la obra económica del dictador. Hoy estos mitos están cayendo, en parte debido a una sociedad más crítica y consciente de que el Chile que nos dibujaron era una mentira. Mientras los defensores de ese espejismo construyen relatos hegemónicos contra todo proyecto refundacional que busque derribar los mitos y puedan proteger su obra, será imposible pensar en un Chile más justo. El enorme letargo en que fuimos sumidos debe terminar, para dar paso a la construcción de un futuro más veraz y real, que acabe con el Chile de mentira.

TAGS: Concertación Pronósticos económicos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Alvaro Navarro

16 de Noviembre

Solo estoy de acuerdo en un 200% con este análisis.

16 de Noviembre

No, no es una mentira. Es una realidad positiva para una gran cantidad de personas que pudo salir de la pobreza y además recibir una educación que nunca soñó.
Solo es una mentira para los que se han fijado expectativas mas altas; los cuales se dividen en dos: los que, legítimamente fueron creciendo a tasas que después es difícil mantener, y quedan frustrados; y el resto, que se compraron “la pescada” que les venden respecto a que los sistemas socialistas, comunitaristas, o como se llamen, son mejores, y por lo mismo hay que tratar de menospreciar al sistema actual para provocar un cambio hacia el lado que buscan; sin reparar que hay una gran masa que SI está conforme, en forma estructural, en como se ha avanzado, y que, obviamente haciendo mejoras, se puede llegar mas lejos sin vivir del discurso refundacional que promete que TODO va a ser mejor con otro sistema.

Ciudadano

16 de Noviembre

Buenas Tardes :

Con todo respeto al señor Arturo Bechtold, pero da una mirada muy básica y genérica del asunto. Dividiendo las aguas en Derecha e Izquierda; hay que abrir un poco la mente, a la realidad país – a un modelo cerrado para los emprendedores indiferente de su color político, religión, y tan otras lineas de diferenciación. La realidad país es que existe un nivel de injusticias muy grande e injustificables por mucho tiempo; que a costa de empresarios abusivos, sin ética e insaciables y políticos corruptos indiferente del color político velan más por los empresarios que por los que ellos votaron.
Es sano pensar un Chile mejor para todos, y no para unos pocos que llenan la boca con palabras de buena crianza pero que a sus espaldas hacen daño sin medir las consecuencias a los demás. Chile más que un país de mentiras, es un país de doble estándar, donde en el discurso se dice una cosa y la hora de las crear leyes o legislar se hace otras cosas. Teniendo una élite política conservadora que no le gusta los cambios y otra élite que entre comillas cercana más a las personas comunes, eso en lo discurso gobierna en forma improvisada e ineficiente; y así el panorama no es muy alentador; creo que en ese contexto Chile es un país de Mentiras. Lamentablemente no tengo la cantidad real de empresarios honestos y políticos correctos, para no tener que generalizar sobre el tema en cuestión. Pero dejemolos así para los aludidos, que saben todo el molesta el zapato.

16 de Noviembre

Estimado señor Ciudadano..
Cuando uno mira la historia, se da cuenta que esta ha sido construida en base a muchos engaños: Cuba iba a tener libertad de prensa (Fidel, 1959); “No podemos obligar a la gente a aceptar el marxismo; lo único admisible en este sentido es la persuasión” (Mao, 1957). Y así hay muchos: Nixon, Bush, Kirchner!!!! etc. Así que no le demos el monopolio de la mentira a un grupo de personas o ideologías.
Entonces, veamos solo las experiencias sociales y en resumidas cuentas, experiencias probadas. Y, en base a ello, el sistema libertad-mercado ha sido, LEJOS, el mas exitoso en cuanto a varios puntos: superación de pobreza, aumento en la calidad de vida, generación de posibilidades para sus ciudadanos, etc. ¿en que no ha sido “exitoso”? ..en la igualdad de posibilidades económicas; En particular porque ese NO es su norte. Para ello las izquierdas moderadas encontraron una versión arreglada: la socialdemocracia. Y entre estos dos formatos la civilización occidental se ha desarrollado en forma progresiva y exitosamente. Por eso es que, lo de borrar todo y reinventar incluso la red de relaciones sociales, pasando por sistema económico, forma de trabajar, etc, es simplemente una utopía que no es capaz de mirar a los que SI han entendido y aprovechado este período de crecimiento social sin precedentes.
Saludos

servallas

16 de Noviembre

Mmmm, cada uno ve el país que quiere ver, y claro, como hay muchos contextos, al final el panorama país se ajusta a todos. Pero en la perspectiva, con una mirada reflexiva sentado en posición de loto sobre una colina, pienso por momentos que puede ser cierto  y realmente seamos una mentira, quien sabe, a veces parecemos pegados con engrudo y sólo el fútbol y el 18 nos junta. En  esos momentos de introspección y desde la misma posición,  también reflexiono sobre algo que me ha llamado mucho la atención,  la crítica generalizada de personas vinculadas a las ciencias sociales, periodistas, politólogos, geógrafos, historiadores, sociólogos, etc. que estilan sus tristezas, y hacen ácidas críticas al ver una sociedad distinta a la que ellos sueñan, ven el horizonte gris, lleno de conspiración, con muchas sombras de la dictadura, en síntesis, un panorama desalentador que a ratos me parece más aprendido en aulas que real, porque cuando miro la realidad completa, veo  en mi país  mucha gente diferente,  veo gente creativa, ilusionada con un Chile algo diferente a la realidad de sus vecinos, son normalmente gente joven que nunca pensaron ser empleados, ni menos empleados del estado, gente  de las áreas de la ingeniería, de las ciencias, de la economía,  haciendo innovación, inventando, creando negocios, felices de ver como funcionan sus emprendimientos,  intentando en conjunto con otros poner  ideas rompedoras en funcionamiento, acariciando en sus manos sus productos nuevos, veo también la ilusión del padre que ve su hijo universitario, el primer universitario de la familia, un logro, un logro extraordinario de los gobiernos de la hoy ya vieja concertación, la democrática, es decir el otro Chile que también existe -parafraseando el conocido dicho que el sur también existe. Desde mi posición de reflexión me gusta más este último Chile, el otro lo veo viviendo en una trama conspirativa permanente, con mucho pensamiento negativo, nihilista y algo auto destructivo.  Por hoy, en mi colina , voy a pensar en positivo y quizás no sea cierto que somos una mentira.

22 de Noviembre

Ahora estamos en crisis por papel higiénico, todavía esta lo de SQM-CAVAL, hace 15 años eran MOP-GATE, hace 30 los pinocheques, etc.. etc.. y así podemos comprobar que toda la historia seria una crisis.

Si quiere distinguir mentiras de verdades, mitos y realidades, no cierre los ojos cuando le muestren los datos reales:

Saludos

22 de Noviembre

Quizás podría coincidir en varios puntos, pero antes me gustaría hacerte un par de preguntas.
1- ¿Existe la derecha y la izquierda?
2- ¿Quien fue el responsable de darle poder y no fiscalizar el accionar de la concertación?
3- ¿Cuando vamos a dejar de culpar a la dictadura? (más allá de su culpa)

Te lo pregunto porque bajo esa misma lógica, yo centro mi atención en despertar una mirada social y regionalista en la derecha, criticando a todos quienes no representan a nuestro bloque.

Un abrazo y sigamos con este diálogo, se ve bueno

Ver todos
Ocultar

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica