#Política

Carta abierta de los pueblos y movimientos sociales por una Nueva Constitución

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Nosotros los pueblos Atacameño o Likanantay, Aymara, Kichwa, Kolla, Diaguita, Kaweshkar, Mapuche, Rapa Nui y Yagán, junto a las organizaciones y demás movimientos sociales que forman el poder constituyente de Chile, las organizaciones no-gubernamentales y religiosas, los medios de comunicación y las corporaciones, fundaciones y formaciones académicas, políticas, gremiales, sindicales y profesionales de los sectores de la cultura, la economía y la educación; Nosotras, las municipalidades, comunidades indígenas y asociaciones territoriales y funcionales; las empresas y demás fuerzas ciudadanas organizadas de la sociedad: 

Hacemos nuestra la petición de las ciudadanas y los ciudadanos individualmente considerados iniciada por Ignacio Iriarte, dirigiendo esta carta complementaria a los poderes constituidos bajo la Constitución de 1980, instándolos a inaugurar junto a nosotros el primer proceso constituyente realmente democrático de la historia de Chile. 
 
Nuestro poder constituyente es un derecho vivo propio anterior y superior al Estado
 
Cada voz ciudadana es valiosa en sí pero ninguna puede más que la voz colectiva de una sociedad que organiza libremente su orden político y económico. Las organizaciones abajo firmantes manifestamos nuestra voluntad soberana en favor de un plebiscito que inaugure la Nueva Constitución de Chile.
 
La antigua Constitución padece un vicio de origen insalvable y está cerrada al cambio
 
Rechazamos la antigua Constitución porque no surgió de un proceso democrático y sus candados mantienen un régimen autoritario, cerrado y tutelado que entraba el ejercicio de nuestra libre determinación.
 
La antigua Constitución es obsoleta y contribuye a endurecer inaceptables condiciones de inequidad social
 
Ajada con los años, la antigua Constitución agrava su obsolescencia cada día con parches y rellenos (13 veces en 20 años). Continuas marchas y asambleas en calles, plazas y aulas, rompen hoy las débiles costuras que entraban nuestra libre determinación. Desfigurada por años de jineteo binominal, la antigua Constitución repele el quehacer político de la sociedad que se supone debe organizar. Queremos una democracia real, no binominal, con representaciones políticas que defiendan nuestra libre determinación, y dejar atrás el régimen social que reprime las fuerzas creativas del país.
 
La antigua Constitución niega a los pueblos y otras fuerzas sociales vivas del país
 
A pesar del conjunto de instrumentos legales internacionales vigentes que le obligan a respetar y restituir nuestros recursos como pueblos indígenas, así como a consultarnos previamente de buena fe y de manera informada sobre cualquier materia que pueda afectarnos, el Estado chileno criminaliza nuestra protesta social a vista e impaciencia de los ciudadanos y de la comunidad internacional.
 
Hay partidos políticos tradicionales y movimientos sociales que contemplan una Nueva Constitución en sus programas y manifiestos. [email protected][email protected] afirman que es preciso replantear las normas que estructuran formalmente nuestra convivencia. Quienes residimos en el extranjero queremos votar sin limitaciones ni exclusiones. Educación, Salud, Trabajo, Territorio, Migración, Medio Ambiente, Energía, Minería o Recursos Hídricos; nuestras miradas y prioridades difieren, pero todos deseamos realizar un plebiscito que ratifique nuestra emancipación política en lo que vendría a ser el primer proceso constituyente verdaderamente democrático de la historia de Chile. Estamos por un nuevo pacto social que dote a nuestra convivencia de lineamientos más justos e igualitarios.
 
La antigua Constitución está desfasada e incomunicada de nuestra realidad
 
Continuos movimientos ciudadanos dan cuenta del desfase entre el gobierno constituido y nuestra sociedad organizada. Esta brecha comunicacional ha crecido a la par con la desigualdad: estadísticas de la ONU muestran que 9 millones de compatriotas viven como angoleños promedio y que el décimo más pudiente de Chile gana 78 veces más que el décimo más pobre. A pesar de pagar la Educación Superior y más cara del mundo, nuestro sistema educativo reproduce y profundiza la segregación social, nuestros libros también son los más caros. Pagamos las más altas cuentas de electricidad, agua, salud y conectividad digital del continente, lo que unido a niveles criminales de contaminación en las ciudades, refleja la profunda y ciega incompetencia de sucesivos gobiernos. Tampoco tenemos un derecho a huelga que contrapese a los empleadores en nuestras negociaciones colectivas: además de percibir ingresos miserables, la gran mayoría está endeudada desde la juventud y sin remedio. No existe un orden constitucional razonablemente equitativo que potencie la solidaridad que practicamos en nuestras comunidades y organizaciones, urbanas y rurales.
 
Plebiscitaremos una Nueva Constitución en ejercicio de nuestro derecho a la libre determinación 
 
La discusión pública con debido respeto a la variedad de orientaciones políticas personales y colectivas influye: en este último año ha cuajado una opinión pública movilizada, consciente de su diversidad. Mientras más jóvenes, más decimos como pensamos sin miedo. Desde 1990 y al contrario de la antigua Constitución, nuestra opinión pública ha rejuvenecido y madurado: nuevos medios sociales organizan día a día llamados y movimientos creativos y de protesta que dejan atrás la mentalidad pasiva y cerrada que cree que el poder constituido es constituyente – idea de dictadura-, reemplazándola por una noción de gobierno abierto e incluyente, realmente democrática y pluralista, como la que queremos plebiscitar en nuestra Nueva Constitución.
 
Constituyente y permanente
 
Una constitución no es solo un texto estatutario con el que algunos pueblos se dotan de organización política sino que es un proceso permanente. La asamblea que firma esta carta quiere una Nueva Constitución, pero aunque ésta no llegase a producirse materialmente, nada nos impedirá hacerla valer socialmente.
 
Recapitulación
 
En pleno y libre ejercicio de nuestra autonomía para perseguir los fines políticos que nos hemos impuesto, llamamos a un plebiscito que apruebe o rechace la realización de una Asamblea o Convención Constituyente y la redacción de una Nueva Constitución. Este nuevo pacto social garantizará nuestras autonomías junto al principio de la igualdad en la diversidad, hacia la equidad en las relaciones económicas, sociales, políticas y culturales y en general, para la “vida buena” de nuestros pueblos, regiones y organizaciones en sus territorios y jurisdicciones, integrando las variables ecológicas y sociales. 
 
En virtud de esta carta y en representación de nuestros pueblos, comunidades, organizaciones y asambleas, los abajo firmantes convocamos al primer proceso constituyente verdaderamente democrático de la historia de Chile.
 
Las organizaciones sociales que quieran adherir a esta carta, pueden hacerlo firmando la carta acá.
 
* El texto de esta carta fue redactado con Alonso Barros
—————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de Julio

Un paso imprescindible hacia nuestra Nueva Constitución. Jallalla

Aristofanes

05 de Marzo

Me preocupa profundamente que se hable tan livianamente de un cambio de Constitución , cuando se entiende muy poco de su real alcance en la vida social y política de un país.
Hablan tanto de cambio de Constitución y si realmente tuvieran representatividad y conocimiento de la actual Constitución hubiera modificado un aspecto elemental de la misma como es habilitar el sistema de protección de los Derechos Fundamentales a través del Recurso de Protección en cualquier tribunal inferior de justicia y no tener que ir a una Corte de Apelaciones que en muchos casos inhibe la presentación de este tipo de acciones.
Lamentablemente, es verdad eso de que cuando se quiere cambiar TODO, no cambia nada, porque no habrá acuerdo , porque en Chile no hay personas de la preparación que se requiere y terminaremos en disputas entre las dos universidades más influyentes de Chile y cada una con un séquito de políticos apoyando tal o cual elemento de acuerdo a sus intereses.
Por último, antes de pensar en una Constitución Política debiera analizarse la cultura -a mi juicio en decandencia- del “pueblo” de la mayoría, me preocupa que una eventual asamblea constituyente se elija por Twitter, se analicen los aspectos de contenido por votación en facebook y las ideas ciudadanas se reciban por correo electrónico.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Sin duda, la derecha consolidó sus votación histórica en a figura presidenciable de la carta conservadora, pero difícilmente se puede observar un espacio para el crecimiento natural o espontáneo para este.
+VER MÁS
#Política

Elecciones generales 2021: ¿Quién ganó?

Hemos presenciado varias olas de populismo, tanto de derechas como de izquierdas y los tiempos que corren, son también tiempos populistas, aquello forma parte del ethos de esta época y por lo mismo ha sid ...
+VER MÁS
#Política

Parisi: Populista de centro

Si intersectamos las actuales dos ideologías en disputa política en la máquina, introduciéndolas en un sistema de cuestionamiento y estudio lógico para votar por una u otra ideología, debiera haber co ...
+VER MÁS
#Política

Gobierno Digital de Inteligencia Colectiva

Llenaré sus casas de mi hedor que al respirar sentirán un extraño dolor. Pondré los vicios sobre sus senderos de sus hijos amados. Animaré la lujuria sobre sus hijas. Llenaré de dudas sus apacibles vi ...
+VER MÁS
#Cultura

Me deben un grito

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!

El mal manejo de la crisis fue terreno fértil para el nazismo. Las personas se sentían atraídas por aspectos de la personalidad de Hitler y minimizaban el peligro de sus ideas desequilibradas.
+VER MÁS
#Política

La cadena de errores en el ascenso de Hitler al poder