#Política

Cambiar actitudes para construir la paz en la Araucanía

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A raíz de los hechos ocurridos en la Araucanía las últimas semanas, la huelga del machi Celestino Córdova, el recrudecimiento de la violencia política y hechos igualmente inaceptables de auto tutela tras la toma de cinco municipalidades en la zona roja, como la llaman, se ha comenzado a escuchar, en hora buena, a muchas personalidades del mundo político y empresarial decir que están abiertas a conversar con cualquiera que quiera dialogar.


A la hora de la verdad, las intenciones de diálogo no pasan mucho más allá del discurso y de los conversatorios por Zoom.

Sin embargo, a la hora de la verdad, las intenciones de diálogo no pasan mucho más allá del discurso y de los conversatorios por Zoom. La primera prueba concreta de la disposición a dialogar para avanzar en la solución de la cuestión mapuche, debió haber sido la discusión en el Congreso sobre la fórmula de elección de los escaños reservados para los pueblos indígenas. La centroizquierda realizó el ejercicio de recoger la opinión de personalidades indígenas afines al sector. La centroderecha, por su parte, el sector al que pertenezco, no solo no tuvo la disposición a escuchar a las comunidades, sino que tampoco consultó de manera amplia a los militantes mapuche de los partidos que forman la coalición de gobierno.

Pero no nos confundamos, seguir ideologizando el conflicto y manteniendo conversaciones solo con mapuches con pensamiento afín a los propios, como lo hacen unos y otros, es entender el problema en clave occidental, no en clave indígena. Eso es un error si queremos sinceramente avanzar en el diálogo. La política mapuche no funciona con el mismo clivaje que la política chilena. Y en esa falta de comprensión, tiene gran responsabilidad también el pueblo mapuche al no ser capaz de presentar un frente común, en circunstancias que los sectores cercanos a la izquierda y a la derecha política chilena tienen muchos más elementos que los unen que los que los dividen.

Para solucionar el conflicto del Estado con el pueblo mapuche, desarrollar un diálogo fructífero y buscar el camino de solución a una situación de violencia, deuda histórica, exclusión y pobreza inaceptable en la Araucanía, vamos a tener que respirar profundo y dejar de lado los prejuicios contra el otro, que en nada aportan, los oportunismos políticos y la persistente exclusión de los liderazgos mapuche del debate que viene, en una cuestión cuya solución requiere honestidad intelectual y una actitud sincera y abierta para escuchar al otro. Y ese otro no es el de la otra vereda política, sino el indígena que pertenece a otra cultura.

Cuando hablo de liderazgos no me refiero a los intelectuales ni a los militantes mapuche de los partidos políticos, ni a las vocerías de la Coordinadora de Comunidades en Conflicto Arauco-Malleco, CAM, o del Aukiñ Wallmapu Ngulam, el Consejo de Todas las Tierras, sino al liderazgo de los lonko y werken de las comunidades de todos los territorios, incluidos los representantes de las agrupaciones y centros culturales wariache de las principales ciudades del país, que aunque fuera del territorio ancestral, no dejan de ser por eso parte muy importante del pueblo nación mapuche.

Hace un par de días, estuve mirando la transmisión por redes sociales de un conversatorio muy interesante sobre el rol de Estado en la solución de la violencia en la Araucanía. Sin embargo, al final del evento, me quedé con la incómoda sensación de que se habló mucho de cómo incluir a las fuerzas vivas de la sociedad civil regional en la construcción de la solución, pero con un pueblo mapuche participando como sujetos pasivos de la acción política y no como sujetos activos en este debate. Porque respecto a este tema, no pueden ser uno más. Debe ser protagonista de su propia historia. Esa exclusión de las decisiones que una mayoría ha impuesto a una minoría, que se ha traducido históricamente en la limitación abusiva de derechos y libertades legítimas de un pueblo ancestral, y el anhelo de este de tener el control de la propia existencia, bajo parámetros propios, es lo que se encuentra en el corazón de todo este conflicto.

TAGS: #PazParaLaAraucanía #PuebloMapuche #Violencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Nuevos

Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad