#Política

Beneficios sociales a inmigrantes: ¿Es una política justa?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En estos días el debate en el Congreso se ha centrado en la discusión respecto de la entrega de beneficios sociales a los inmigrantes. Por un lado el Gobierno plantea que deben entregarse a los extranjeros que cuenten con, a lo menos, dos años de residencia regular, mientras que la oposición plantea que únicamente debe solicitarse la visa temporal, es decir un plazo mínimo de seis meses. Realmente la discusión es solo de formas, por cuanto el fondo es el mismo: ambas partes plantean que un inmigrante con un período de residencia de seis meses a dos años está en igualdad de condiciones con un nacional para obtener beneficios sociales.

Ambos escenarios planteados, tanto por el Gobierno como por la oposición, presentan situaciones abiertamente injustas y opuestas al bien común establecido en nuestra legislación. Como señala la Constitución en su artículo primero, el fin del Estado de Chile es promover el bien común, entendido como “las condiciones sociales que permitan a todos y cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible”. Y estos integrantes de la comunidad nacional no son otros sino que todos los chilenos.


Ambas partes plantean que un inmigrante con un período de residencia de seis meses a dos años está en igualdad de condiciones con un nacional para obtener beneficios sociales.

Somos aquella nación en que reside la soberanía, la cual ejercemos voluntariamente en las respectivas elecciones periódicas. Aquellos también que estamos llamados a defenderla en caso de amenaza, y que soportamos los tributos que se nos imponen para solventar los gastos del país. La nacionalidad nos hace parte de aquel fin del Estado, dirigido a buscar para todos y cada uno de los chilenos su realización personal.

Además, en virtud del llamado principio de subsidiariedad, ese bien común encuentra un orden de prelación, por el cual el bien individual de uno exige la preocupación y respeto solidario activo por la obtención del bien común de los demás. De esta manera, las evidentes deficiencias de distribución y la consecuente desigualdad son enfrentadas por el Estado con ayudas sociales para que los miembros de la comunidad logren su realización. La República de Chile tiene como fin el desarrollo material y espiritual de los chilenos, y por ello debe apoyar con ayudas sociales a aquellos compatriotas que más lo requieran, en la medida que los recursos alcancen.

Al proponer Gobierno y oposición entregar estos escasos recursos de beneficios sociales, tanto a inmigrantes como chilenos en iguales condiciones, está siendo injusto. Olvidan que el Estado de Chile está al servicio de los chilenos, y lo ponen al servicio de sus ideologías, para las cuales la pertenencia a Chile no dista mucho de la afiliación a alguno de sus partidos políticos. Además representa un acto de profunda irresponsabilidad en gestión de recursos, pues Chile después del desgobierno de Michelle Bachelet no es un país con abundancia para repartir. Durante la pasada administración nuestro país creció en promedio un 1,5%, la cifra más baja en los últimos 40 años, y la deuda externa de Chile llegó hasta un 64% del PIB, cifra que no se alcanzaba desde 1987, durante la dictadura de Pinochet.

De aprobarse tan injusta e irresponsable propuesta, los extranjeros en situación regular y los chilenos nos hallaremos notoriamente discriminados. Para los primeros pues el haber llegado a Chile en busca de una mejor vida, respetando nuestra institucionalidad y buscando la integración en la comunidad nacional no tendrá ningún valor, pues otro podrá obtener lo mismo con menos esfuerzo. Para los nacionales relegará nuestro derecho al desarrollo pleno a un segundo plano, siendo tan extranjeros en nuestro país como un turista.

Chile es hoy un país subdesarrollado y desigual, donde las mujeres son discriminadas por ser tales, donde nuestros adultos mayores tienen pensiones de miseria y donde las regiones sufren por la contaminación, el desempleo y el abandono, mientras Santiago recibe la mayoría de los recursos del país. En un país donde usted se come dos panes y yo ninguno, pero el promedio de consumo de pan es uno por persona, entregarle beneficios sociales del primer mundo a los inmigrantes no debería estar al tope de la lista de prioridades.

TAGS: Inmigrantes

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El costo asociado al consumo de carne animal es inmenso y es un valor que no va incluido en su precio y que hoy pagamos con el cambio climático.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Con sobrepoblación, consumir carne es un lujo demasiado costoso

El carabinero acusado del crimen del comunero Catrillanca ya no se presenta como Batman, ufano, adrenalínico y seguro como se le veía en aquel video de celular en plena detención. Ya no es el Caballero d ...
+VER MÁS
#Política

El desinformante

Solo me cabe certificarlo, Brasil es gobernado por un individuo ignorante y vulgar. Nada de la complejidad de la vida y de las problemáticas que enfrenta el mundo y su patria es del interés del actual pre ...
+VER MÁS
#Internacional

Bolsonaro y la irrupción del fascismo escatológico

Es necesario que los distintos actores del sistema asuman su responsabilidad con los cientos de niños bajo orden de búsqueda y recogimiento que son invisibles a la protección efectiva del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

La deuda de Chile con su infancia

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11