Contactar usuario

Usuario desde el 27 d Junio, 2012

Bruno Bivort Urrutia

Trabajador Social. Magíster en Investigación y Desarrollo Social. Investigador Grupo Ciudadanía y Equidad, UBB.

Contenidos Publicados

2 Columnas

La actitud antidemocrática de la derecha

Cuando todavía tenemos en nuestra memoria la firma de polémico acuerdo por la paz y una nueva constitución, firmado por la mayoría de los partidos políticos en la madrugada del 15 de noviembre, sin la participación de las organizaciones sociales ni las bases partidarias, y en la ...

El malestar con la élite política y la falta de representación

Un sistema democrático representativo, se basa en la confianza que cuando alguien elige a un representante, estos serán fieles a los principios que dicen representar, la función de los partidos políticos es, entonces, ser garantes de la confianza que los ciudadanos depositan en un ...

Nuevo

Popular

El ingreso mínimo universal viene a construir un nuevo contrato social, en la búsqueda de crear una sociedad más justa y sostenible. Sería de gran utilidad para mantener controlada la desigualdad
+VER MÁS
#Política

COVID-19 hace necesario pensar en el Ingreso Mínimo Universal

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

Su llamada cayó en el momento en que estaba tirado sobre la cama y mis planes de salir se habían evaporado. Cuando la oí hablar, noté los típicos balbuceos por efecto de mucha cerveza y chicha fermentada
+VER MÁS
#Cultura

Eso que pensamos que no dolerá