Contactar usuario

Usuario desde el 26 d Febrero, 2014

Paulo Jaramillo

Ciclista urbano. Miembro activo Revolucion Democratica. Parte del colectivo #mueveteSTGO. @malodelalma

Contenidos Publicados

3 Columnas

Reducir los riesgos de las calles: Tarea pendiente.

En estos días nuevamente se esta discutiendo la ley Emilia, ley que busca aumentar las penas a los conductores que atropellan y dan muerte a terceros producto de la ingesta de alcohol. Pero en su discusión ha estado ausente la pregunta fundamental: ¿con esta ley disminuirán los acc ...

Precaución: niños jugando

El día sábado, pedaleaba por la calzada en los alrededores de una céntrica plaza santiaguina. Una pequeña niña de unos 4 años, se escapa de las manos de la madre, y cruza corriendo la calle. Yo la vi estando a 3 metros de ella. Alcancé a frenar. Si hubiera andado en auto, lo má ...

Por una ciudad ciclo-incluyente

A estas alturas para nadie debe ser un misterio que la ciudad de Santiago tiene serios problemas de convivencia y violencia vial, con los que nos acostumbramos a vivir hace bastantes años, en gran parte como consecuencia del paradigma de movilidad pro-automóvil en el que vivimos. ...

Nuevo

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Como sus muchas ocupaciones no le permiten empatizar con la gente, inventa un enemigo común, para que junto a él luchemos contra la violencia y la delincuencia
+VER MÁS
#Política

Cómo reconocer a un Dictador en El Principito

Los principios y valores de esta Reforma Farmacéutica deberán poner en el centro a las personas y sus necesidades (y por cierto el medio ambiente) con medidas ajustadas a diagnósticos precisos y basada e ...
+VER MÁS
#Salud

Los medicamentos y el dolor de Chile

¿Por qué sonrío en pleno toque de queda? Porque estoy luchando con aquellos con los que nunca pensé estar
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de vivir en paz