#Medio Ambiente

Paradoja de antropocentrismo y extrañamiento de la Naturaleza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hay una paradoja de antropocentrismo y separación (alienación, extrañamiento) de lo humano en la Naturaleza. Por antropocentrismo se dice, particularmente, aquellas doctrinas e ideologías de la época occidental y moderna cuya lógica o regla del pensar opera de modo que el conjunto de los fenómenos naturales se hace comprensible como dependiente de proyectos y finalidades humanas –la Naturaleza al servicio de la Cultura–. Antropocentrista es juzgar los entes y criaturas de la Naturaleza no humana en su relación directa con propósitos humanos –donde la idea de utilidad, recurso o servicio son determinantes, de manera que estos propósitos suponen una íntima relación de sujeción.


La visión ecologista sale de la pura ciencia y se está volviendo, poco a poco, un sentido común en las sociedades, la reflexión de la experiencia colectiva y cotidiana.

Pero, al mismo tiempo, parece dársenos una separación y extrañamiento. Lo que une con fuerza la Naturaleza a la polis como utilidad, contiene en sí misma un gesto de separación. Si la Naturaleza no humana está al servicio de la finalidad humana, eso es posible cuando la relación se objetiva de modo que lo humano queda “fuera” de la Naturaleza.

La Cultura como vida y mundo diferente de la Naturaleza: se afirma un elemento que excluye de la consideración meramente natural la existencia humana. Este elemento es excluyente: lo humano, se dice, es de pensamiento, razón y voluntad (libre), cosas que no comparte ningún otro elemento de la Naturaleza. Lo humano significa una nota distintiva. Entonces esto humano se conoce primeramente en las acciones racionales y libres –con las cuales puede objetivar los procesos y causalidades naturales hasta el punto de ponerlas al servicio de la lógica de su acción–.

Se nos da la libertad para concebir y realizar proyectos y finalidades, y hay la facultad o el poder de aplicar estos proyectos para hacer dependientes de ellos al conjunto de la Naturaleza –al menos del conjunto de fenómenos sometidos a esa razón, conjunto cuya dinámica moderna es y ha sido la de un “progreso” o acumulación histórica-.

De manera que el antropocentrismo moderno liga y somete tendencialmente toda la Naturaleza a las condiciones de la existencia humana, mientras que la posesión de razón realiza un movimiento de exclusión de modo que la Naturaleza consiste, precisamente, de lo no (negatividad) humano. Lo humano entonces como lo que liga al mismo tiempo que excluye. Los resultados de esta paradoja se pueden percibir en las condiciones actuales críticas de habitación de lo humano en el planeta.

“Ecología” no dice solamente una ciencia moderna, un producto de la historia social del pensamiento de los últimos tiempos. Dice un tipo de experiencia nuestra de la Naturaleza. Lo que la ecología parece estar diciendo permanentemente es que aquella paradoja se convierte en un efecto de perturbación, de donde resulta una disrupción de los procesos de Naturaleza. Los ecosistemas son “destruidos” por la intervención de los proyectos humanos; la Cultura aplasta la Naturaleza. El lazo antropocéntrico que une y somete, y el extrañamiento que permite al pensamiento elaborar en proyectos y fines, concluyen en la unión sobre la base de un sometimiento a una razón cuyas leyes son ajenas al resto de la totalidad que existe como Naturaleza. Esta unión en el extrañamiento conforma la paradoja –y las crisis-.

Por algunos siglos, el “progreso” justificó afirmar una veracidad para este modo de la comunión. La locomotora, la energía sometida a la ecuación del vapor, ofreció una relación optimista de antropocentrismo y ciencia racional. Pero pasaron los años y ocurrió el develamiento ecológico: aquí, que ese motor de hierro expulsa contaminantes cuya acumulación constante y amplificada cada año, perturba los flujos naturales a su alrededor. Ello, siguiendo la lógica antropocéntrica, se hace patente solamente cuando esos contaminantes del uso energético llegan a afectar la vida humana. La polis se ve, de pronto, literalmente cubierta de residuos de la combustión del carbón en esas locomotoras (y otros motores y productos por millones).

La ecología, en especial, resulta una ciencia que habla de estos procesos. Parece una punta de lanza dentro del emplazamiento íntimamente contradictorio de antropocentrismo y extrañamiento. Es entonces el mismo desarrollo del pensar científico el que delata la contradicción que supone la destrucción de los ecosistemas. Un pensar se opone a otro pensar; una libertad a otra. Nosotros, en este siglo XXI, estamos en medio de este conflicto.

Y la visión ecologista sale de la pura ciencia y se está volviendo, poco a poco, un sentido común en las sociedades, la reflexión de la experiencia colectiva y cotidiana. Una que choca contra otro sentido común, históricamente anterior –precisamente el devenir dominante del antropocentrismo–. Estamos en algún lugar en medio de este fenómeno. El antropocentrismo –con su complemento de extrañamiento–, parece estar demasiado ligado al eje de la civilización moderna como para ceder lugar al pensamiento de las armonías ecológicas.

De pronto este conflicto se abre a tres posibilidades: una donde la ciencia antropocéntrica desarrolla las correcciones a esas perturbaciones –y se producen las técnicas verdes y limpias–; otra en la cual solamente la catástrofe social detiene los procesos de esta dominación contradictoria (el camino del calentamiento global); y una, finalmente, en que la libertad, que también nos permite convertirnos en ecologistas, nos puede hacer tomar las decisiones para detener y transformar esta contradicción. Biocentrismo puede llamarse el meollo de esta decisión –que quizá mejor podemos llamar y practicar como ecocentrismo: que pongamos la experiencia específicamente humana en la totalidad natural. Ello diría, por ejemplo, no somos los únicos que poseemos consciencia; que nuestra voluntad/libertad es una fuerza de la Naturaleza, no primariamente algo humano.

TAGS: #Ecología Antropocentrismo Derechos de la Naturaleza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Nace en madrugada de hielo negro, Ramona Citlali, a miles de kilómetros de sus bisabuelos, abuelos y tíos, con la fuerza e irreverencia de sus ancestras indígenas que como su madre, su abuela y la Comand ...
+VER MÁS
#Sociedad

En madrugada de hielo negro

La magia del film es retratar de manera magistral el abuso, el desprecio, la humillación constante de la nobleza hacia las clases inferiores.
+VER MÁS
#Sociedad

Délicieux

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Los infantes durante los primeros años de vida se encuentran en un período clave, ya que es cuando tiene lugar un mayor desarrollo cognitivo y una mayor plasticidad neuronal, por lo que son más permeable ...
+VER MÁS
#Educación

Educación Parvularia: ¿El hilo más delgado del sistema educativo?