#Medio Ambiente

Intimidación y terror ante el Cambio Climático

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

futurorenovable.cl

La historia gusta de los relatos épicos, de las hazañas que van contracorriente agitando las aguas, alterando los paradigmas y dogmas sociales en cada época. Los dioses los prefieren jóvenes, para rendirles honores pero también para arrebatarlos de la tierra en plena batalla.

El conjuro frente a la historia es la ideología, ahí radican los principios más profundos de las comunidades y por lo mismo sus más recios carceleros. De esta pugna, la historia sale siempre ilesa pero deja sobre el campo de batalla a las víctimas de la ideología.

La más cruel de las ideologías es, sin duda, la ignorancia.


Esto nos termina convenciendo de que la descarbonización  más lenta será la de mentalidad y espíritu de aquellos y aquellas que no están listos para adaptarse a un mundo distinto al de la sobre explotación y el extractivismo.

Hoy la historia habla sobre el Cambio Climático. Es el momento en el que hemos descubierto vox populi que lo que hagamos importa y toda nuestra vida tiene un antes y un después del uso del tiempo y los artefactos. Es un tiempo, además, en el que hay una nueva oportunidad para los jóvenes de convertirse en el sujeto histórico que encabece la presencia política y social sobre este tema.

El principal referente de este resurgimiento de las juventudes es Greta Thunberg, quien se ha erigido como el arquetipo de la juventud y el Cambio Climático a través del simple acto de irse a huelga cada viernes, hecho que ha inspirado y sumado a miles de jóvenes de los cinco continentes.

No es difícil conmoverse, simpatizar y aliarse con la causa de la joven sueca. Es observable desde hace años el comportamiento abusivo con el medio ambiente de las economías, la política y la cultura de consumo de las masas en el planeta. Los rasgos de la abundancia han sido siempre los del abuso y el descontrol, “la fiesta interminable” que amenaza siempre con la resaca del tiempo, agotable, que espera detrás de la siguiente esquina.

Hoy, nuestro planeta y el ecosistema sufren las consecuencias irreversibles sobre los océanos y aguas interiores con el posible alza de los niveles del mar hasta en 80 cms. a causa del calentamiento global según el informe Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC); territorios devastados por la sequía que enfrentan en Chile, por ejemplo, 56 comunas con decreto de escasez hídrica y 111 comunas con decretos de emergencia agrícola en 2019; aire y también comunidades precarizados en zonas de Sacrificio como Mejillones y  Tocopilla en el norte del país, o los relaves mineros como el de Talabre a sólo 7 km de localidades del hábitat humano.

Sobre las comunidades recaen las desgracias siempre primero y más fuertemente en los grupos vulnerables que sufren los mayores efectos del Cambio Climático. Un ejemplo que nos da día a día en la cara es el agotamiento del agua, la sequía y el aprovechamiento de empresas de monocultivos sobre este elemento, afectando a las comunidades de Quintero y Puchuncaví y cada día se suman más y más localidades en nuestro país y el mundo.

Algo similar ocurre con la deforestación por la quema y corte de bosques por parte de la agroindustria en la zona central de Chile, el uso de combustibles fósiles como el carbón en las termoeléctricas y el debate actual sobre la ineficiencia de las medidas políticas que se impulsan como “verdes” -como el plan de descarbonización que pasó de 2030 a 2050- pero por su tardanza y ambigüedad no representan sino otro ejemplo de “greenwashing” para decorar los tabloides y discursos de autoridades.

Las medidas actuales de los gobiernos y empresas sobre el Cambio Climático y el mundo que proponen los jóvenes encabezados por Greta, reflejan que el modelo de pensamiento y de acción desde la política hacia la ecología, el medioambiente, los territorios y comunidades va quedando al descubierto en su inefectividad y desnuda sus incapacidades. Tanto que ante la discusión sobre el cierre de las plantas termoeléctricas en Chile donde se jugó con las expectativas y la salud de las comunidades ha terminado cerrándose a favor de las mismas empresas de energía que causan la contaminación y los problemas. Esto nos termina convenciendo de que la descarbonización  más lenta será la de mentalidad y espíritu de aquellos y aquellas que no están listos para adaptarse a un mundo distinto al de la sobre explotación y el extractivismo. Simplemente ya no es su mundo, no lo entienden, no se adaptan y por tanto la amenaza de extinción hoy es más fuerte sobre ellos.

Con “ellos”, por cierto me refiero a una figura arquetípica que ha protagonizado el mapa del poder durante décadas y que su persistencia y dominación en el último siglo ha venido acentuándose hasta el paroxismo.

Hasta hace unas décadas era indicado como el “sistema”, se le deshumanizaba para que el antagonista careciera de rostro y esto favorecía a este arquetipo, rehuía de hacerse cargo pues culpaba al Leviatán de sus propias fechorías, un fuenteovejuna al revés. Pero desde hace unos años esta figura, el actor principal del sistema político que habita aún en la díada izquierda y derecha, que pregona y defiende al neoliberalismo ya sea operando para él o siendo parte de su estantería útil, que se sorprende y niega los efectos del cambio climático aunque el mar le inunde los caros zapatos, ha salido de su escondite detrás del “sistema” y podemos indicarlo con un dedo.

Para nuestra sorpresa más que titanes rabiosos, se trata más bien de líderes masculinos ineptos.

Taciturnos, desprovistos de discurso, amantes de la sobre exposición, carismáticos y de familias que le otorgan espalda para toda clase de gustos. Este sujeto que vive sólo de sus apetencias es el principal depredador del ecosistema. Han tenido un auge y exhiben para sí mismos exitosos resultados: se han convertido en CEOs de startups de dudosa innovación como los de wework, uber, etc; de protagonistas de reality shows pasan a convertirse en Congresistas, Presidentes o Primeros Ministros; de medio terminar sus carreras a grandes tomadores de decisión en empresas familiares, amigos e incluso transnacionales; de espectros en los pasillos universitarios a dueños de fundaciones que dan cátedra en chapucerías y más, entre otras notoriedades.

Todos estos ineptos defienden el sistema, y su gran éxito es que lo hacen con muy buenos resultados, hasta ahora.

La clase magistral de autogestión y acción directa de los jóvenes en el mundo, como la lucha inclaudicable y llena de reconocimiento global del chileno Rodrigo Mundaca, ha puesto en pocos meses a los ineptos contra sus sillas-gamer a forzar la defensa del sistema de vida que les ampara. Se han levantado las mujeres contra los abusadores y les hemos seguido, ya era tiempo; se han levantado les ciudadanes  TRANS contra las arbitrariedades y les hemos seguido; se ha levantado una muchacha sueca en favor de los que no tienen voz por el cambio climático y le hemos seguido. Los strike contra este sujeto hacen temblar al sistema político-económico y cultural.

Sin embargo, la historia nos recuerda sucesos en los que los pueblos se han levantado detrás de los activadores de esos cambios: un prócer que llama al pueblo a las armas, una marcha de mujeres que exige mejoras laborales, un pastor que propone un sueño, una doncella en Orléans, un hombre pequeño en la India. Todos han sido la chispa inicial. Sin embargo, el poder, se ha defendido bien contra ellos. Ha logrado mantenerse, adaptándose, cediendo, ampliando su capacidad de influencia y dominación y; una y otra vez, hemos aceptado sus condiciones, hemos abandonado al que se alzó primero y hemos vendido por escasas seguridades, las oportunidades que la misma historia nos ha puesto como imperativos para la evolución y el desarrollo. Ejemplo de esto son los asesinatos, acoso y tortura que reciben los activistas ambientales en todo el mundo, especialmente en casos de pueblos originarios de américa latina, incluidos los casos de encarcelamiento y apremios contra Alberto Curamil y las muertes de Alejandro Castro, Macarena Valdés, Juan Pablo Jiménez, entre otros, en Chile.

La intimidación y reagrupación de la jaurías de poderosos es rápida y el zarpazo suele ser peligroso y muy dañino, porque no le importa incluso quedar malherido en la batalla.

De ganar, ganaremos, pero que ese triunfo proteja esta vez, a quienes se alzaron primero y pusieron en evidencia la desnudez del sistema económico, político y cultural imperante, su ineptitud.

Con todo, el temor, el nuestro, radica en el abandono de Greta, Rodrigo Mundaca o Alberto Curamil y los jóvenes que encabezan el proceso de transformación por el cambio climático. La historia nos exige ser más de lo que fuimos en el pasado como comunidades, demanda nuestra solidaridad de clase, si se quiere. Porque el peligro sigue siendo la ignorancia, esa es la mejor arma del inepto.

El temor final de este avance contra el neoliberalismo, el poder y los ineptos es que la vieja amenaza de la historia se vuelva real otra vez, porque insiste en recordarnos que los dioses los prefieren jóvenes.

TAGS: #CambioClimatico #ModeloEconómico Activismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Persiste la indignación que experimentamos cuando supimos de su muerte a manos de agentes del Estado. Indignación porque el asesinato de Camilo fue un episodio más en la larga historia de abusos en contr ...
+VER MÁS
#Justicia

Lo que nos dejó la muerte de Camilo Catrillanca

Debemos ser nosotros quienes configuremos una institución a la altura del nuevo Chile, donde la represión, la des-inteligencia policial, el uso indiscriminado de la fuerza, las torturas, los apremios ileg ...
+VER MÁS
#Sociedad

La necesaria reforma de raíz a Carabineros

Las personas en situación de discapacidad comprendemos y somos parte de la lucha que está dando el pueblo chileno por vivir con dignidad, porque lo vivimos día a día, noche tras noche
+VER MÁS
#Política

Los ´cojos` también luchamos por la dignidad en Chile

Negar nuestra violencia, la de las calles, es negar una parte constitutiva de nuestra construcción social, que puede que no nos guste en nosotres mismos, pero la mera represión no servirá para sanar los ...
+VER MÁS
#Sociedad

El fuego y la violencia

Popular

Persiste la indignación que experimentamos cuando supimos de su muerte a manos de agentes del Estado. Indignación porque el asesinato de Camilo fue un episodio más en la larga historia de abusos en contr ...
+VER MÁS
#Justicia

Lo que nos dejó la muerte de Camilo Catrillanca

Debemos ser nosotros quienes configuremos una institución a la altura del nuevo Chile, donde la represión, la des-inteligencia policial, el uso indiscriminado de la fuerza, las torturas, los apremios ileg ...
+VER MÁS
#Sociedad

La necesaria reforma de raíz a Carabineros

Las personas en situación de discapacidad comprendemos y somos parte de la lucha que está dando el pueblo chileno por vivir con dignidad, porque lo vivimos día a día, noche tras noche
+VER MÁS
#Política

Los ´cojos` también luchamos por la dignidad en Chile

Negar nuestra violencia, la de las calles, es negar una parte constitutiva de nuestra construcción social, que puede que no nos guste en nosotres mismos, pero la mera represión no servirá para sanar los ...
+VER MÁS
#Sociedad

El fuego y la violencia

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Mientras en las poblaciones muere gente por “balas locas” del narcotráfico, Carabineros está persiguiendo actores sociales
+VER MÁS
#Uncategorized

Pacoleaks: ¿del débil protector?

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista