#Justicia

El Estado de Derecho como dominación cultural: nuevas estrategias para la Araucanía y los Pueblos Originarios

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El Derecho que rige a una comunidad no puede ser entendido exclusivamente como un conjunto de leyes que dicta algún Parlamento constituido democráticamente. No es solo una manifestación de voluntad de representantes que desean, de un momento a otro, redactar una norma en un sentido determinado.

El Derecho es, antes que manifestación de voluntad, una creación cultural. Es fruto de saberes y prácticas contingentes, y está asociada a un momento y a una sociedad determinada. Por eso el Derecho cambia. Por eso los pueblos actualizan su ordenamiento conforme a la evolución de sus culturas, y por eso también nuestra legislación es diferente a la que pueda existir en el Medio Oriente o en China. Porque el Derecho es, como se dijo, una obra cultural.


El problema surge, como se advertirá, cuando la sociedad a la cual pretende imponerse un ordenamiento es de naturaleza multicultural y no todas las culturas han participado en la creación de las normas.

Pero, además, el Derecho es coercible. Esto quiere decir que sus disposiciones pueden ser aplicadas mediante la fuerza socialmente organizada. A diferencia de lo que ocurre con otros universos normativos, como pueden ser la moral, la religión o, simplemente, el trato social, el incumplimiento de una norma jurídica involucra la posibilidad del empleo de la fuerza para procurar su obediencia y, si ello no es posible, eventualmente su sanción.

Estas dos características: el Derecho como obra cultural y como ordenamiento normativo coercible, no serían problema si quienes le dan un contenido son los mismos que están obligados a obedecerlo. En otras palabras, cuando un pueblo contribuye a generar, culturalmente, su propia voluntad general –en términos rousseaunianos– es del todo atendible que se diseñen dispositivos coercitivos que demanden el cumplimiento forzado de las leyes.

El problema surge, como se advertirá, cuando la sociedad a la cual pretende imponerse un ordenamiento es de naturaleza multicultural y no todas las culturas han participado en la creación de las normas.

Es aquí donde opera la trampa del Estado de Derecho, un concepto que goza de solemnidad y fuerza dramáticamente simbólica, pero que suele encerrar la imposición coercitiva, a través del Derecho, de una cultura hegemónica respecto de las demás que conviven dentro de un territorio. Esta situación es particularmente compleja cuando la visión cultural que se impone ocupa tierras que antes eran habitadas por otros pueblos, por otras culturas.

Cuando esto último ocurre, el Estado de Derecho termina siendo una herramienta de dominación cultural, vale decir, un instrumento de colonización.

Es por eso que las demandas de los pueblos originarios referidas al reconocimiento de sus derechos, de sus símbolos, de su lengua, de sus tierras y de sus culturas, no pueden ser abordadas exclusivamente a partir de la lógica del Estado de Derecho. Pretender hacerlo es perpetuar el modelo colonial iniciado hace quinientos años. Y hacerlo mediante el uso de la fuerza termina siendo la imposición violenta de una cultura hegemónica, lo cual, por cierto, agrava el panorama.

En tal sentido, cuando los pueblos sufren opresión y afectación de sus derechos colectivos (garantizados por instrumentos internacionales tales como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre derechos de los Pueblos Indígenas), cuando se les cierra posibilidades de negociación porque se les desconoce como sujeto político válido, y cuando se reiteran una y otra vez las prácticas coloniales que no vemos porque, simplemente, estamos acostumbrados a ellas, es entendible su frustración, la cual vuelcan a través de la protesta como única vía de visibilización.

Ni la militarización ni la criminalización enfrentan el problema de raíz. Por el contrario, el Estado de Chile debe avanzar hacia nuevas formas de relacionamiento con los pueblos originarios que habitan el territorio, con un lenguaje y prácticas diferentes de las usadas hasta ahora. Es primordial en estos momentos tan apremiantes que nuestras autoridades abandonen, de una vez, todo tipo de estrategia colonial y se abran al diálogo y a la consulta, de buena fe y con apego estricto a los estándares internacionales.

Solo así podremos acercarnos a una verdadera “Paz en la Araucanía” y, lo que es más importante, a un pacto de convivencia justa y duradera con nuestros Pueblos Originarios.

TAGS: #PuebloMapuche represión de Estado Universidad de Valparaíso

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Maria Angélica

09 de Agosto

Gracias profesor, por sus líneas sobre la Araucanía, esperemos lleguen pronto a un diálogo para que se pueda alcanzar un pacto de paz duradero en el tiempo.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

La música tiene importancia como fuente de educación. Marca tiempos y educa generaciones. Influye en la manera en la cual las personas hablan sobre sus ideas.
+VER MÁS
#Cultura

El reguetón como expresión cloacal de una cultura decadente

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad