#Justicia

De venganza, tratos vejatorios, y la “ley de la cárcel”

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hace un tiempo hice una columna llamada “De venganza y tratos vejatorios”, en que hablaba sobre la situación de tortura que sufrieron los homicidas de una trabajadora de la Universidad de Chile en el Barrio República, dentro de un centro penitenciario, y el cómo me sorprendió negativamente que la gente celebrase dicha acción como si se brindara una especie de justicia divina, cuando la realidad de las cosas es que, aparte de que estábamos aplaudiendo la acción de criminales contra criminales, y no aplicábamos sino un pensamiento vengativo por sobre uno de justicia. 


Sin contar que ninguna acción de la criminalidad es aplaudible, y que el deseo visceral que uno tiene, es entendible pues es común, pero no es justificativo, pues no representa lo que es en sí, sino lo que es en el pensamiento de uno.

Durante la mañana del día viernes, presenciamos cómo la Corte de Apelaciones de Temuco hizo pie atrás a la decisión tomada en primera instancia en la formalización de Martín Pradenas, respecto de las medidas cautelares, decretando la prisión preventiva en vez del arresto domiciliario fijado previamente. Entre el festejo suscitado por el alivio de que aún existiese un mínimo de decencia jurídica dentro del Poder Judicial, surgieron voces que aducían que Pradenas debería recibir aquello que provocó bajo la famosa “ley de la cárcel”, es decir, que sea también una víctima de violación por aquellas personas dentro del recinto penitenciario. 

Más allá de insistir con mi planteamiento sobre la tranquilidad malsana y degradante que es suscitada en el fuero interno de una persona producto de esto, así como el hecho de que aplaudimos la continuación de un sistema que propicia el crimen mediante el apoyo y respaldo monumental a acciones de criminales contra otros, quisiera hablar netamente de este concepto, de la “ley de la cárcel”, pues lo hemos obviado mucho.

La “ley de la cárcel” refiere a la jerarquía interna que tienen los reclusos del sistema penitenciario respecto de los crímenes y delitos que han cometido, atendida su connotación y su contexto. Así, una persona presa que ha realizado delitos en zonas de alto poder adquisitivo, está a la cabeza de esta jerarquía, mientras que aquellas personas que han robado a su propia clase social, a su propia gente, se encuentran con vapuleos, mientras que las personas que se han caracterizado por asesinar a gente de su propio estrato o de estratos más bajos, o han realizado delitos contra la indemnidad sexual, están en la base, y son tratados como los “perkines”, los segregados, los que están hasta el final en todo. 

Bajo ese pensamiento, hay gente que espera que Pradenas reciba el castigo dicho y sufra durante los próximos 120 días de los peores vejámenes imaginables o posibles. Pero a la vez, validan la existencia de lo que conlleva la “ley de la cárcel”. Y es que la “ley de la cárcel” es la manifestación más pura de lo que sucede con un sistema como el actual, con un Código Penal centenario, inadecuado para los tiempos corrientes, carente de revisión de los asuntos de reinserción y desproporcionado a la hora de castigar delitos contra la propiedad, versus los delitos contra la vida y la integridad. Es un sistema que propicia la puerta giratoria y el populismo penal.

Hoy, uno de cada dos personas reclusas en el sistema penitenciario, fueron en algún momento niños, niñas o adolescentes que pasaron por el SENAME, lo que derivó en que estas personas, ante el abandono de la sociedad y de un Estado subsidiario ineficiente (que va a seguir manteniendo el principio de subsidiariedad con el nuevo sistema) decidieron concentrarse en la criminalidad como una forma de mantenerse, pues no había otra opción de subsistencia. Se han propulsado bajo la ley de la cárcel pues no hay otra manera. Mientras tanto, nuestra clase política, en un afán de búsqueda electoral, ha elaborado agendas cortas que suenan como una respuesta adecuada, pero que solo sirven a corto plazo para asuntos que deben tratarse a largo plazo. Pero claro, eso no trae créditos electorales, por lo que no se concentran en ello, lo cual propicia un tratamiento deficiente de la situación.

Apoyar y creer en la ley de la cárcel como una medida transformadora, es obviar todo esto y limitar la credibilidad del discurso, dando pie a validar el sistema en el cual vivimos insertos y que, claramente, hemos intentado cambiar. Eso, sin contar que ninguna acción de la criminalidad es aplaudible, y que el deseo visceral que uno tiene, es entendible pues es común, pero no es justificativo, pues no representa lo que es en sí, sino lo que es en el pensamiento de uno.

Ahora, dudo que nuestra clase política tenga ganas de cambiar. Pues este sábado, un grupo transversal de parlamentarios, presentaron un proyecto de ley para seguir empoderando la institución de la prisión preventiva, y los festejos de las mismas personas que aplauden a la “ley de la cárcel” salieron a flote. Como siempre, la clase política prefiere evaluar ex-post y hacer cambios a corto plazo, en vez de cambiar el sistema y ser mejores a largo plazo.

El círculo continúa. Y lo peor de todo, es que quienes dicen querer acabarlo, son los que lo perpetúan. 

TAGS: #Justicia Penal sistema carcelario

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Sin duda, la derecha consolidó sus votación histórica en a figura presidenciable de la carta conservadora, pero difícilmente se puede observar un espacio para el crecimiento natural o espontáneo para este.
+VER MÁS
#Política

Elecciones generales 2021: ¿Quién ganó?

Hemos presenciado varias olas de populismo, tanto de derechas como de izquierdas y los tiempos que corren, son también tiempos populistas, aquello forma parte del ethos de esta época y por lo mismo ha sid ...
+VER MÁS
#Política

Parisi: Populista de centro

Si intersectamos las actuales dos ideologías en disputa política en la máquina, introduciéndolas en un sistema de cuestionamiento y estudio lógico para votar por una u otra ideología, debiera haber co ...
+VER MÁS
#Política

Gobierno Digital de Inteligencia Colectiva

Llenaré sus casas de mi hedor que al respirar sentirán un extraño dolor. Pondré los vicios sobre sus senderos de sus hijos amados. Animaré la lujuria sobre sus hijas. Llenaré de dudas sus apacibles vi ...
+VER MÁS
#Cultura

Me deben un grito

Popular

El desafío para Chile es la primacía del sistema económico y su capacidad de reducir la autonomía de otros sistemas parciales, con lo que termina condicionando sus operaciones a su código particular: p ...
+VER MÁS
#Política

La tentación de afirmar la política mediante la ciencia: el caso de Pablo Ortúzar

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

Lamentablemente, negacionistas y lobistas hacen sentir su influencia en las decisiones finales de las distintas Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y logran atenuar o minimizar las ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

#COP26 para negacionistas del Cambio Climático