#Internacional

Pueblo y líder, los ladrillos de la nueva muralla

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Desde hace dos años, el presidente Donald Trump se ha empeñado en comprometer a los Estados Unidos en un creciente conflicto en contra de China, desatando una guerra comercial que ha puesto al mundo a las puertas de una recesión global de consecuencias imprevisibles. A esto se suma que, a propósito de la pandemia provocada por el Covid-19, Trump ha desarrollado una campaña de acusaciones tratando de endosar a China la responsabilidad en el origen de este flagelo en un intento por alinear a los países afectados tras un reclamo por indemnizaciones debido a las gigantescas pérdidas económicas que esta epidemia está causando.

Más allá de lo absurdo de esta pretensión, que carece de sustento científico y se basa en una mentira, lo peligroso es que Trump está escalando artificialmente un conflicto para instalar una nueva guerra fría entre USA y China, funcional a sus intentos por reelegirse en el poder en las próximas elecciones de noviembre.

Algunos analistas advierten del peligro que esta escalada representa para China; aducen que la nación oriental es aún frágil y débil ante el enorme poder norteamericano y aconsejan que el gobierno chino en lugar de oponer resistencia a la agresión de Trump, haría mejor en intentar apaciguarlo para salvaguardar a China.

No estoy de acuerdo.

Si bien existen grandes diferencias respecto de las fortalezas y debilidades de ambos países, estas no están ni en el ámbito militar, ni en el económico, ni en el tecnológico, ni en el social.


En el ámbito internacional, la administración de Trump se ha empeñado en sabotear las iniciativas de cooperación internacional, abandonando los acuerdos en materia de derechos humanos, los tratados a favor del medio ambiente, del libre comercio y últimamente retirando los recursos a la OMS y amenazando a la Corte Penal Internacional.

En efecto, resulta irrelevante para esta comparación establecer si el proyecto Falcon 9, que transportará astronautas civiles hasta la estación espacial internacional en un esfuerzo coordinado de la Nasa con Space X de Elon Musk, es superior al proyecto chino del cohete 5-B de larga marcha que en junio próximo transportará al Rover Tianwen a Marte; o si el súper avión espacial no tripulado X37B de USA marca una diferencia con el proyecto chino de poner en órbita la estación espacial Tiangong el 2022; tampoco es relevante determinar si el avión furtivo FC-31 chino es superior al F-35 norteamericano o si el DR-8 chino capaz de alcanzar velocidad mach 3.3 es mejor que el X47B de USA; ni si el nuevo misil supersónico DF17 o el Dongfeng 41 chinos son o no son más destructivos que el cañón láser espacial estrenado por USA; ni si los dos nuevos submarinos chinos portadores de misiles balísticos, o sus dos superportaviones Lionding y Shandong superan a los dos súper submarinos clase Virginia BlockIV USS Delaware y USS Vermont de USA; lo cierto es que en el campo militar ambos países poseen arsenales nucleares capaz de hacer desaparecer al planeta y cuentan con armamento y tecnología militar convencional que hacen inimaginable una victoria militar de uno sobre el otro.

Descartada la supremacía militar, cabe comparar las fortalezas económicas y sociales y en este campo tampoco existen evidencias que permitan afirmar alguna supremacía; en efecto en USA (de acuerdo al US Center Bureau Income, Poverty and Health Insurance Coverage in the USA) existen 43 millones de pobres (el 13% de su población) la mayoría mujeres y niños; 15.6 millones de hogares carecen de seguridad alimentaria y de acceso a la salud.

En China por su parte la pobreza a disminuido de 50% a 8% en los últimos 20 años. En cuanto al PIB 2019 de acuerdo al FMI, en USA se situó en 21.3 billones de dólares, y en China en 15.64 billones de dólares; sin embargo, al trasladar esta comparación al índice de paridad del poder adquisitivo, USA desciende a 18.56 billones y China asciende a 21.65 billones de dólares según la Organización Mundial de Comercio (OMC). De acuerdo con datos del Banco Mundial, en materia de distribución de ingreso y desigualdad, el índice de Gini de USA para el año 2016 era de un 41,4, mientras que en el mismo año para China era 38,5.

Como se ve tampoco en estos ámbitos existen diferencias dramáticas.

Podemos encontrar algunas diferencias notables en el ámbito de las políticas públicas y las relaciones internacionales.

En cuanto a las políticas públicas relacionadas con el asegurar el bienestar de sus habitantes, es interesante comparar lo hecho por uno y otro para enfrentar la pandemia del covid-19. Mientras China desplegó toda su capacidad sanitaria, construyó hospitales, dispuso de miles de médicos, personal de salud, científicos e investigadores para identificar al agente patógeno invasor; sometió a cuarentena estricta a mas de mil trescientos millones de personas asegurándoles el abastecimiento de alimentos y la asistencia sanitaria, a la vez que informó detalladamente al resto del mundo sobre sus hallazgos, aportó equipos e insumos médicos y concurrió solidariamente en ayuda de los países más vulnerables.

Por otra parte, el gobierno de USA hizo todo lo contrario, abandonó a su población dejando toda la responsabilidad para combatir la epidemia en los gobernadores locales; retiró la ayuda económica a la OMS (Organización Mundial de la Salud); se empeñó en negar el riesgo de contagios; se burló de los llamados a extremar las medidas de cuidado llevando a su país a la peor crisis sanitaria con más de dos millones de contagiados y de 115.000 muertos, más que los caídos en la guerra de Vietnam siendo este el peor resultado en el mundo entero.

Además, en medio de la crisis sanitaria un nuevo caso de asesinato racial por parte de la policía sacudió al país, constatando que la violencia racial es un reflejo de La creciente conducta discriminatoria exacerbada en USA desde la declarada promoción de la “supremacía blanca” por parte del propio Donald Trump. El crimen de George Floyd desató una ola de rebeliones y protestas en todo el país, con miles de manifestantes en las calles de las grandes ciudades, al punto que el propio Trump llegó a amenazar a la población con recurrir a los militares para reprimirlos, cuestión que ahondó la fractura social que se hace cada día más dramática en el país.

En el ámbito internacional, la administración de Trump se ha empeñado en sabotear las iniciativas de cooperación internacional, abandonando los acuerdos en materia de derechos humanos, los tratados a favor del medio ambiente, del libre comercio y últimamente retirando los recursos a la OMS y amenazando a la Corte Penal Internacional.

El impacto de las acciones anti cooperación se han sentido con gran fuerza, especialmente en Europa, ya que estas acciones han afectado incluso a la alianza militar de la OTAN. Lo anterior ha incitado a que los líderes europeos, encabezados por la canciller alemana Ángela Merkel, congelen sus acercamientos con Washington en espera del resultado de las elecciones de noviembre, las que abrigan la expectativa de un cambio de liderazgo en USA.

En contrapartida, en los últimos años China ha acrecentado su acercamiento con todo el mundo, especialmente a partir de la propuesta “una franja una ruta”, con la que ha establecido una sólida política de cooperación e integración para el desarrollo, especialmente con América Latina, África y Asia. Esta propuesta se  traduce en proyectos de infraestructura e inversiones por más de 300.000 millones de dólares, en las que se incluye el reciente acuerdo de China, anunciado por parte del presidente Xi Xinping en la última conferencia mundial de la salud, en el cual se comprometió con la creación de 20 hospitales en África y un centro global para combatir enfermedades. Además, anunció que pondría a disposición de todo el mundo la vacuna contra el covid-19; propuso crear un centro mundial de reservas para enfrentar epidemias y ofreció aportar 2.000 millones de dólares a las naciones más vulnerables para combatir los efectos del covid-19 además de fortalecer a la OMS luego que USA le retirara su apoyo.

Sin duda estos dos ámbitos consignan diferencias notables entre ambos. Sin embargo, existen otros dos factores que a nuestro juicio establecen diferencias estratégicas y determinantes para medir las fortalezas y debilidades entre ambos.

El pueblo

Resulta pertinente presentar algunas diferencias culturales esenciales entre el pueblo chino y el norteamericano, que explican en parte las diferencias en su distinto comportamiento social.

Para los chinos el apego a la familia y sobretodo el respeto y cuidado de los mayores tienen una gran importancia, a diferencia de USA donde cada uno debe valerse por si mismo desde temprana edad.

Para los chinos, la modestia y la sencillez son virtudes altamente valoradas en cambio para los norteamericanos son el individualismo y el exitismo personal son sus motivaciones principales.

Para los chinos el respeto a la palabra empeñada y a la responsabilidad en el cumplimiento de las tareas, cualquiera que sean, constituye un motivo de orgullo; para los norteamericanos en cambio el orgullo esta en el éxito, la ganancia, el lucro y la generación de dinero sea por trabajo, astucia o suerte.

Estas diferencias están en la base del diferente comportamiento social de cada pueblo; en USA después de la 2ª guerra mundial y a partir de las invasiones a Corea, Vietnam en el siglo XX y a Irak, Afganistán, Libia y Siria en el XXI, el sacrificio para la guerra es cargado sobre las poblaciones negras y latinas; es decir sobre los sectores segregados de la sociedad. En cambio en China constituye motivo de orgullo y honor servir en las fuerzas armadas.

En USA las expresiones de solidaridad están reducidas a la caridad religiosa y no constituyen conductas colectivas; es inimaginable encontrar allí movilizaciones de médicos y personal de salud como las que protagonizaron miles de voluntarios en China en plena celebración del año nuevo quienes, abandonando a sus familias, concurrieron masivamente a las zonas afectadas por el contagio del Covid-19 .

Lo mismo puede decirse del esfuerzo de miles de trabajadores que en 10 días levantaron un mega hospital y de la generosidad de los pequeños campesinos que contribuyeron al abastecimiento alimenticio de estos trabajadores.

Sin embargo, estas expresiones de solidaridad social, esfuerzo colectivo y trabajo conjunto no solo están fundadas en los valores éticos, espirituales, en la solidez de los principios y la fortaleza de la organización de cada pueblo, también estas conductas tienen que ver con la motivación generada por los lideres que conducen a uno y otro.

Xi

El presidente Xi Xinping es hijo de Xi Zhongxun uno de los diez generales héroes de la liberación de China y ex viceprimer ministro, quien fue víctima de persecución durante la revolución cultural, por lo que, su hijo Xi debió partir al campo a la edad de 11 años. Allí se destacó trabajando como voluntario en la educación de los campesinos pobres en el distrito de Yanchuan entre 1969 y 1975, a la vez que estudiaba con pasión la historia, filosofía y cultura de China y sobre todo los escritos políticos y poéticos de Mao Tzetung.

Trabajando en el campo Xi promovió acciones de mejoramiento de la calidad de vida de las familias, desarrollando la construcción de pozos y fuentes de agua potable, así como producción de energía eléctrica con biomasa. Todo este trabajo le valió el gran cariño que hasta hoy le profesan los campesinos.

Tras insistentes intentos se incorporó al partido comunista chino en 1974, luego que al fin de la revolución cultural su padre fuera reivindicado y él ingresara a estudiar en la universidad de Tsinghua, graduándose como ingeniero químico y doctor en Ciencias Políticas.

Más tarde Xi trabajó junto al secretario del comité militar de China, luego asumió como gobernador de Hebei, Fujian, Zhejiang y Shanghái entre los años 1982 y 2007.

En el desempeño de estos cargos, Xi se destacó por su rigurosidad, eficiencia y dedicación. Esto lo llevó a asumir la presidencia del partido en la provincia de Zhejiang y luego de Shanghái, hasta llegar a la dirección ejecutiva del comité central del PCCh, asumiendo la presidencia de la República Popular China el año 2013.

Desde que asumió la jefatura del gobierno chino, Xi ha impulsado un profundo proceso de reformas políticas y económicas, combatiendo implacablemente a la corrupción, impulsando la educación y la participación del pueblo y asegurando que el bienestar económico se traduzca en el acceso de la mayoría de la población a condiciones dignas de vida, para lo cual a emprendido ambiciosos proyectos de construcción de viviendas, cobertura de salud, de transporte público, de acceso al empleo así como impulsando el desarrollo tecnológico, la producción agrícola e industrial, la ampliación del comercio, junto a grandes esfuerzos en la protección del medio ambiente, el uso de tecnologías limpias a través de grandes planes de descontaminación y reforestación que le han ganado un profundo respeto y apoyo de parte del pueblo chino.

Trump

Donald John Trump, economista de profesión se hizo cargo de la empresa inmobiliaria familiar “bienes raíces y construcción Elizabeth Trump and Son” en 1971; desde entonces se dedicó a la especulación inmobiliaria, construyendo, remodelando y comercializando con ventajas torres de oficinas, hoteles, casinos y canchas de golf. Además, compró y gestionó los concursos de belleza Miss USA y Miss universo.

Ha incursionado en la farándula televisiva con un reality show “ el aprendicce” en el que enseñaba a especular agresivamente en los negocios a emprendedores ambiciosos. Paralelamente Trump continuó con sus practicas de especulación inmobiliaria con viviendas sociales para la clase media en Brooklyn, Queens and Staten Island logrando amasar una significativa fortuna.

Más tarde, Trump repitió su esquema de especulación financiera en los proyectos del hotel Grand Hyatt, del casino Taj Majal y otros varios que financió con bonos basura llevando a la bancarrota a sus inversionistas mientras el se acogía a beneficios fiscales y a la quiebra.

La fortuna de Trump se calcula en 4.500 millones de dólares y sus intereses inmobiliarios se han expandido tanto en Estados Unidos en donde construyó la Trump World Tower cerca de la sede de la ONU en NY; varios condominios a lo largo del río Hudson y grandes propiedades en Brasil, Canadá, Dubái, Panamá y otros países.

Durante su vida como especulador Trump recurrió a la bancarrota en seis ocasiones para reducir sus deudas, perjudicando a miles de trabajadores e inversionistas; se ha visto enredado en escándalos con actrices pornográficas; ha sido demandado judicialmente 1450 veces. Hasta el año 2017 ha sido acusado de acoso y agresión sexual por 19 mujeres y su ex esposa Ivana Trump lo acusó de violación en 1989. Ha sido acusado de mentir al congreso de USA; de hacer tratos oscuros con la inteligencia rusa a cambio de silenciar evidencias de su participación en orgías; es un declarado promotor de la supremacía blanca, de la persecución a los migrantes a los musulmanes, a los negros, a los latinos y a las mujeres.

La prensa norteamericana lo ha acusado de realizar declaraciones falsas como presidente al menos 1 vez por día; nunca un presidente de USA ha sido tan mentiroso como Trump en toda la historia de los Estados Unidos.

Como se ve, estas si son las diferencias estratégicas que hacen imposible el éxito de una agresión de USA a China. La fortaleza de su pueblo y la estatura ética y política de su líder conforman los solidos ladrillos de la nueva muralla que lo impedirían.

La personalidad psicopática de Trump nos recuerda a la figura de Cayo Julius Cesar Augustus Germánico, más conocido como Caligula, que accedió al poder en Roma en el año 37 a.c, luego de asesinar a su primo Tiberio Gemelus, heredero al trono.

Durante los cuatro años en que ejerció el poder absoluto, este emperador se caracterizó por los asesinatos indiscriminados por causas políticas, por venganza o simplemente por placer. Caligula comprometió los recursos de Roma en la construcción de obras monumentales que llevaron a la miseria y a la hambruna al pueblo, igualmente desarrolló fallidas invasiones militares como la emprendida contra Britania; hizo gala de extremos excesos sexuales, de megalomanía y de un absoluto desprecio por la ética y la moral.

Su locura produjo la fractura interna y el aislamiento exterior iniciando el largo pero inexorable proceso de la caída del Imperio Romano.

Ambos ejemplos nos hacen recordar aquel síndrome de locura llamado adiapresia cuyo síntoma es “la desfachatez que le permite al enfermo querer imponer por la fuerza hasta el más salvaje de sus deseos”.

Abrigamos la esperanza en que el pueblo norteamericano protagonice un genuino cambio de liderazgo el próximo noviembre en Estados Unidos y corrija el rumbo sumando esfuerzos junto con China para promover una nueva estrategia de cooperación y trabajo conjunto para el bien de ambos pueblos y el futuro de toda la humanidad.

 

 

TAGS: #China #DonaldTrump #EstadosUnidos #OrdenMundial #Poder

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Una alta inflación provoca que tu dinero valga menos, siendo más difícil la subsistencia ya que los productos serían más y más caros. Ante esta afirmación, una alta inflación daría efectos perjudic ...
+VER MÁS
#Política

En defensa de la autonomía del Banco Central

"El trauma que viví no soy yo", "soy una persona que ha vivido muchas experiencias, los traumas son un tipo de experiencias, pero no toda mi experiencia de vida", "sobreviví"
+VER MÁS
#Género

Etapas de resiliencia

El proceso democrático para crear una nueva Constitución estará en serio riesgo, porque al morir los partidos que nacieron de personas que se movilizaron el 18 de octubre, el sistema le niega la particip ...
+VER MÁS
#Política

¿Genocidio político a partidos del Estallido Social?

Es labor del Estado de Chile mediante sus instituciones garantizar que los discursos de apología a la dictadura militar y el negacionismo a las violaciones de los derechos humanos (...) no se consideren co ...
+VER MÁS
#Política

Condenar el 'negacionismo' para el fortalecimiento de la democracia

Nuevos

Una alta inflación provoca que tu dinero valga menos, siendo más difícil la subsistencia ya que los productos serían más y más caros. Ante esta afirmación, una alta inflación daría efectos perjudic ...
+VER MÁS
#Política

En defensa de la autonomía del Banco Central

"El trauma que viví no soy yo", "soy una persona que ha vivido muchas experiencias, los traumas son un tipo de experiencias, pero no toda mi experiencia de vida", "sobreviví"
+VER MÁS
#Género

Etapas de resiliencia

El proceso democrático para crear una nueva Constitución estará en serio riesgo, porque al morir los partidos que nacieron de personas que se movilizaron el 18 de octubre, el sistema le niega la particip ...
+VER MÁS
#Política

¿Genocidio político a partidos del Estallido Social?

Es labor del Estado de Chile mediante sus instituciones garantizar que los discursos de apología a la dictadura militar y el negacionismo a las violaciones de los derechos humanos (...) no se consideren co ...
+VER MÁS
#Política

Condenar el 'negacionismo' para el fortalecimiento de la democracia

Popular

Es momento oportuno para reflexionar sobre ¿Cómo deberá ser el aprendizaje post-pandemia? En particular de cara a las generaciones de Centennials. Se confronta el pasado y futuro
+VER MÁS
#Educación

El futuro de la Educación

Nadie sabe dónde estás ahora, nadie registró donde marcó tu última coordenada la ensangrentada rosa de tus vientos. Solo tenemos estas fotos
+VER MÁS
#Política

Antonio Aguirre, ´Gonzalo'

El camino es largo y escarpado, pero ya se divisa a lo lejos la nueva patria posible, largamente buscada, emergiendo lentamente, atenta a nuestros cuidados
+VER MÁS
#Sociedad

Chile. La nueva Patria posible

El proceso democrático para crear una nueva Constitución estará en serio riesgo, porque al morir los partidos que nacieron de personas que se movilizaron el 18 de octubre, el sistema le niega la particip ...
+VER MÁS
#Política

¿Genocidio político a partidos del Estallido Social?