#Internacional

Hacer, rezar, bailar. A propósito de Bolsonaro y la universidad

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La universidad ya no es el reducto que solía ser. Esa burbuja romántica e idealizada en la que se podía elucubrar y, en un ambiente controlado, equivocarse para anticipar. En tanto esto último reviste un potencial importante, la universidad ha sido poco a poco capitalizada como una herramienta de agenciamiento (individual y colectivo), de poder político y económico cuyo control es el que Bolsonaro, entre otros, pretenden capturar en el caso de Brasil. Digamos que el árbol de la academia dio suficientes frutos para que alguien más lo notara desde fuera del predio.


La academia ha perdido su status por default, parte de su credibilidad y quizá también parte de su excelencia.

Creo que lo que está ocurriendo en la mayoría de nuestras instituciones latinoamericanas, más allá de la contingencia política obvia, evidencia que la universidad es un territorio de disputa al que deliberadamente se ha decidido sacar al baile de lo colectivo, desde hace unos años. La restricción de recursos, la limitación severa de posibilidades de acción y la valoración del quehacer académico mediante la cuantificación tipo “kindergarten” vía manzanitas, estrellitas y likes por las indexaciones perpetradas, por mencionar algunos aspectos que nos han llevado a casos extremos de inanición institucional, son prueba de ello.

La academia ya no es una zona de confort en la cual guarecerse y usufructuar del prestigio heredado, como la hemos venido operando tácitamente por mucho tiempo, sino que ha mudado a ser un campo de batalla que se estrangula aún más cuando quienes nos sentimos parte de él, tenemos como declaración de principios, a lo menos en lo declarativo, la no violencia.

Dicho de otro modo, la academia ha perdido su status por default, parte de su credibilidad y quizá también parte de su excelencia. Mención aparte la responsabilidad que tengamos de eso quienes la conformamos. En cambio, hoy se nos exige hacer, situar lo hecho y adicionalmente pre-justificar nuestro rol en la ecuación social, como agentes individuales (académico) y como gremio (academia). Esto último es nuevo pues no estamos acostumbrados y quizá, siendo honestos, no sabemos hacerlo.

Sin embargo, no creo que esto sea binariamente “malo” si consideramos que es una componente común de la sociedad actual. En la mayoría de las áreas del quehacer humano hoy en día, no basta con hacer, sino que se ha de agenciar lo hecho, pero además pre-agenciar la posibilidad de hacerlo.

Desde esta perspectiva y, descontadas las aberraciones obvias implícitas, quizá la reducción de autonomía de la universidad en Brasil  pueda ser tomado también como una —bastante violenta— muestra de esto. Quizá más que un llamado, es un empujón para desempolvar nuestros gastados pasitos de baile académicos, más que una invitación, es una bofetada para la cual, por cierto, no estamos preparados (en realidad, casi todas las bofetadas “ejecutadas satisfactoriamente” tiene estas características: sorpresa, violencia y se sienten injustas, por parte del receptor…).

Así las cosas y sin por ello justificar la pérdida de autonomía de las universidades, es evidente que la manera actual de abordar el quehacer académico no está impactando como esperamos o, a lo menos, nuestros resultados carecen de la valoración e impacto que socialmente se requiere para que sean una aportación sustancial. Quizá es momento de asumir que esto es definitivo, que simplemente el mundo cambió y, aunque no sepamos cómo hacer, ya no basta con rezar, ahora debemos también bailar…

TAGS: #Bolsonaro #Universidad Brasil

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Javi-Al

22 de Julio

Estimado, somos muchos los que pensamos que la academia perdió su capacidad de acoger el pensamiento crítico, de acoger la deliberación, de aceptar el pensamiento diferente, hoy esta tomada por una ideología dura y totalitaria que la cruza vertical y horizontalmente, es un lugar donde nada se puede decir, nada se puede objetar, nada se puede contradecir. Hay carreras vinculadas a las ciencias sociales donde se reciben excelentes alumnos, hombre y mujeres que llegan llenos de voluntarismo y buenos deseos, y con sus mentes vírgenes, pero a unos cuantos años son transformados en energúmenos llenos de odio.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Nuevos

Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad