#Internacional

El gambito de Pablo Iglesias

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La derrota de Unidas Podemos y de Pablo Iglesias en las elecciones autonómicas de Madrid, obliga al FA -que se ha identificado con su liderazgo- sacar lecciones del proceso español, donde los quiebres en Podemos y la fragmentación de las fuerzas de cambio le facilitaron el triunfo a la derecha y a la extrema derecha.

La irrupción de Pablo Iglesias como candidato de Unidas Podemos, dejando su lugar nada menos que como vicepresidente del gobierno nacional, fue muy bien recibida por Ayuso la candidata del Partido Popular, que necesitaba un contrincante a su medida que hiciera verosímil su discurso de “comunismo o libertad”. Por otro lado, Iglesias quiso atenuar la caída que venía teniendo Podemos en las elecciones y que las encuestas mostraban un descenso electoral, un partido con una fragilidad estructural en todo el país y construido alrededor de su liderazgo, sin estructura organizativa ni arraigo popular en un territorio que, como Madrid, tiene una mayor implantación territorial el partido Mas Madrid, escindido de Podemos.


Podemos pecó de adanismo en sus planteamientos iniciales, pensando que con ellos todo comenzaba de nuevo y nada iba a quedar de lo que es propio del poder

El gambito de Iglesias no solo se presentó con un discurso antifascista, propio de la vieja izquierda no socialista eternamente enojada con el PSOE y sus bases por sus “traiciones” e “inconsecuencias”, sino que además movilizó a la derecha extrema más que al electorado abstencionista tradicionalmente vinculado a la izquierda. Solo consiguió que su partido no quedara por debajo de 5% de los votos, límite para conseguir representación, pero no logró cobrarle una antigua factura a su otrora número dos de Podemos, Íñigo Errejón, líder de Mas Madrid. Obtuvo solo el 7% de los votos, un descenso morrocotudo del 21,1% de los votos conquistado en 2016. Mientras Más Madrid, le propinó un sorpasso electoral al PSOE y se colocó como segunda fuerza con 16,97% de los votos. En tanto el PSOE bajó del 26% al 16,85%.

Los factores que están detrás del descenso de Podemos son varios, pero uno de ellos es la motivación y el significado de sus apoyos, o sea, la intención de votar a esta nueva formación política, fundada el 11 de marzo de 2014 (y también a Ciudadanos que ahora está en la UTI) es el reflejo de un estado de ánimo. La gran diferencia del PP y PSOE respecto a C’s y Podemos es que los primeros son partidos políticos estructurados en todo el país y los segundos, demostraron ser sólo eso: estados de ánimo, lo que les concedió cierta ventaja en un momento de desafección y crisis de representación de los partidos tradicionales, al reflejar un deseo de la ciudadanía, pero no producto de organizaciones estructuradas e implantadas en los territorios.

Otro factor a considerar es que Podemos pecó de adanismo en sus planteamientos iniciales, pensando que con ellos todo comenzaba de nuevo y nada iba a quedar de lo que es propio del poder. Así, en el momento que entraron en el parlamento y asumieron cargos ministeriales en el gobierno de Pedro Sánchez, perdieron la inocencia, y el desencanto acabó volviéndose en su contra y muchos ciudadanos que esperaban ver en este partido algo distinto, lo están abandonando fruto de una cierta decepción, señal de la volatilidad de los votantes que provoca que la opinión pública cambie con mucha celeridad. Por ello, no debe extrañarnos que un ascenso a los cielos a gran velocidad pueda verse seguido por un descenso a la tierra con la misma rapidez.

Más Madrid es, sin duda, el partido vencedor dentro del bloque progresista, donde se ha notado la preparación y efectividad de su candidata, Mónica García, con un contacto activo con organizaciones de la sociedad civil, aunque con el hándicap de ser desconocida para un porcentaje alta de la opinión pública, pero que evidenció sacar partido de ese hecho y de su condición de médico y ser una crítica firme y con convicciones en el contexto de la pandemia -como diputada en la Asamblea de Madrid- de las medidas de la Presidenta de esa Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ergo, la decisión de que los ancianos de las residencias no fueran trasladados a los hospitales, ocupando de facto el rol de líder de la oposición que el poco carismático vocero del PSOE, Ángel Gabilondo, no las ejerció como contradictor de la candidata del Partido Popular.

La dimisión de Iglesias crea un doble vacío: el de la Secretaría General de Podemos y el del propio espacio confederal de Unidas Podemos (Podemos, Izquierda Unida y En Comú Podem) pero el impacto es distinto en cada caso y el “agujero” difiere de tamaño. Su hiperliderazgo debe avanzar hacia un liderazgo coral, con varias voces destacadas

Por otro lado, el PSOE cometió el error de mantener a Gabilondo de candidato, 72 años, ex ministro, con un mensaje excesivamente conciliador con la derecha y una cultura política transicional alejada del actual contexto político y que no motiva a las nuevas generaciones de votantes.

La jornada electoral de este 4-M en España ha terminado por confirmar que Más Madrid cuenta con mucho más respaldo entre los madrileños que Unidas Podemos, con una estrategia de campaña cuyo objetivo era el de capturar el voto de la izquierda indecisa, abstencionista o decepcionada, situando a UP como última fuerza política.

Ciudadanos fue literalmente engullido por el PP y ha pasado de ser la tercera fuerza, con casi 20% de los votos –lo que le permitió cogobernar con Ayuso–, a quedarse sin representación (3,57%). Es el otro gran perdedor, junto al PSOE. Pero, a diferencia de este, carece de estructura y arraigo, una deficiencia de los partidos de la llamada “nueva política”.

Para la centroizquierda chilena, la reflexión debe centrarse en la pérdida dramática de votos del PSOE que quedó tercero -después de Más Madrid, partido ecologista y feminista- y no ha sabido renovar sus liderazgos en Madrid, ni hablar de las cosas que importan a la gente y evitar las peleas intestinas en esa región autónoma. Asimismo, reflexionar porque el gobierno autonómico liderado por la derecha y ultraderecha trumpista, a pesar de incumplir de manera sistemática las recomendaciones sanitarias, debilitar aún más la educación pública, la falta de viviendas y el alto costo de los arriendos, de insultar y despreciar a colectivos LGBT e inmigrantes, con un discurso hedonista contra los confinamientos provocados por la pandemia (“vivir a la madrileña”, en los bares con los amigos), legitimando su opción en favor de la economía y en detrimento de la salud con un proyecto abiertamente neoliberal, tuvo tan amplia victoria electoral.

TAGS: #Podemos España España

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Si la cultura es el conjunto de saberes acumulados por la Humanidad en su camino, entonces la protección de la vida en todas sus manifestaciones es un acto reivindicatorio ante los intentos del sistema eco ...
+VER MÁS
#Cultura

En el inicio de las comunidades humanas prevaleció una visión de futuro

Evidentemente la Central Hidroeléctrica San Pedro implicaría una enorme degradación de la biodiversidad y calidad de las aguas, ya que, interrumpiría el corredor biológico que conecta a 11 lagos ubicad ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ríos Libres: San Pedro sin Represas

Estamos ante un momento crucial de la historia del país donde actuar con suma cautela y responsabilidad se vuelve una tarea fundamental.
+VER MÁS
#Política

A dos años de la revuelta popular de octubre: ¿avanzamos o retrocedemos?

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad