#Internacional

¿Cooperación o Hegemonía?: La Geopolítica de Chile v/s la de China

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En debate sostenido en clases referidas a la situación de EEUU y su proceso electoral junto a sus implicancias hacia el mundo y Chile en particular, estudiantes, en específico uno, con asertiva reflexión analítica, instala la necesidad de ponderar adecuadamente el análisis que se realizaba, ya que mientras el mundo estaba preocupado, y con razón, en la elección estadounidense, China se asomaba con determinante decisión a las aguas internacionales globales en el Pacífico Sur, cercanas a las 200 millas de la Zona Económica Exclusiva de Chile y de Sudamérica en general, con una flota de cerca de 200 buques mercantes extractivos de recursos ictiológicos.


La Nueva Constitución que emerja del Nuevo Chile, y que redunde en una nueva República, deberá proyectar una comprensión de sí mismo abierta al mundo, consciente de sus potencialidades, anclada siempre a la dignidad de la persona humana

Interesa indicar que no es la primera vez que ocurre una situación de esta naturaleza, como tampoco es la primera vez que los análisis provenientes desde las relaciones internacionales, la ciencia política, la economía, la geografía política y la geopolítica, entre otras disciplinas, anuncian el “tsunami chino” en las economías del mundo, haciendo de la Ruta de la Seda, ya reconocida en los tiempos del célebre Marcopolo (y mucho antes), su eje de acción actual en una región que involucra Asia, Europa y África. En la región latinoamericana, la presencia China  toma ribetes geopolíticos significativos a partir de los 2000, por medio de inversiones en infraestructura terrestre y marítima, involucrando intercambios comerciales, además de una proyección cultural o geocultural que combina el hard power y el soft power en una estrategia inteligente a escala global, la que se ha potenciado en esta coyuntura de pandemia, donde lejos de afectarle negativamente, se ha validado de forma positiva su despliegue a propósito de cooperación e investigación contra el nuevo Coronavirus.

Las proyecciones de la nueva Ruta de la Seda, llegaron también a América del Norte, siendo el iracundo Donald Trump el más estridente ‘avisador’ del hecho, inaugurando una de las más polémicas relaciones globales con el gigante asiático (nueva Guerra Fría – Guerra Comercial), ya que junto con la resistencia a la inserción de la conectividad 5G, que puede gestionar China mundialmente por medio de sus empresas o industrias del sector de la conectividad global, como también, la negativa a continuar con la aplicación Tik Tok en suelo estadounidense (en las condiciones conocidas), se sumaron a sus reclamos, las dificultades que sostuvo con la empresa Huawei. Lo anterior, más otros antecedentes, es con razón, una disputa comercial que tiene globalmente con China, evidenciándose en inconducentes las resistencias, ya que el tsunami chino termina siendo difícil de contrarrestar.

Hace mucho tiempo que el influjo chino sobre Latinoamérica viene siendo, no sólo evidente, sino que hasta agresivo en algunos sectores de la economía latinoamericana. Lo que responde a la nueva imagen del assertiveness Chino. El reposicionamiento chino trae consigo una política exterior que tensiona la cooperación y la amenaza y la conjuga en una estrategia hegemoni-perativa como señala Rodrigo Álvarez (2017)[1].

El caso chileno, según reportajes e investigaciones realizadas, tiene varios sectores de la economía comprometidos, haciendo hoy por hoy al campo energético-eléctrico uno de los más complejos, dado el porcentaje de inversión en el sector. Pero en general, el aterrizaje en Latinoamérica convive, o debe convivir, además, con el último acuerdo que logró China en el continente asiático con 14 países con proyección hacia el Océano Pacífico implicando 2.200 millones de personas y cerca de 1/3 de la economía global. Esto implica una oportunidad de intercambio que hegemoniza la presencia china, no estando por el momento ni EEUU ni tampoco India en este acuerdo de libre comercio, el cual coincide con el interés del imaginario sudamericano de hace varias décadas, esto es, proyectarse en intercambio de bienes y servicios por medio del comercio internacional hacia la región (cuestión, además, corroborado en la balanza comercial Sudamericana).

Pero, junto con lo anterior, no es ningún misterio cómo China ha profundizado en resolver, a su favor, y cómo no, una serie de pendientes fronterizos marítimos entre varios Estados de la región, que igualmente se encuentran involucrados en el tratado de libre comercio ya consignado (La Asociación Económica Regional Integral o RCEP)[2]. Agregándose, además un fortalecimiento militarizado en la región, a propósito de una serie de intervenciones concretas que ha realizado, desde una pista de aterrizajes hasta puestos de vigilancia en islas o cayos propios de esa territorialidad marítima del Sudeste Asiático. Por supuesto, esta acción comporta una tensión en el influjo que EE UU viene desplegando por más de 70 años, asegurando que las vías marítimas se encuentren libres para cerca de un 30% del comercio global.

Son tantos los signos, “tsunámicos” del influjo chino, que la ‘inserción-declaración’ realizada en un medio periodístico electrónico nacional, deja ver cuáles son los códigos geopolíticos de su política exterior (nacional), los cuales devienen en ordenes geopolíticos (globales), cuando plantea un “Nuevo Paradigma de Desarrollo” basado en tres líneas, esto es: a.- expandiendo su demanda interna; b.- promoviendo la innovación científica y tecnológica y c.- continuando en la profundización de las reformas, permitiéndole al mundo una mejor comprensión de cómo China avanzará en esta importante estrategia. En específico, plantea los ejes globales como: “a.– China aprovechará mejor el potencial de nuestro mercado, ofreciendo mayores oportunidades al resto del mundo. b.- China abrirá más puertas para compartir las oportunidades con otros países del mundo. c.- China profundizará la cooperación con el resto del mundo en pro de beneficios mutuos y ganancias compartidas”[3].

Con los antecedentes expuestos, el sistema político nacional ha reaccionado por medio de sendas declaraciones de algunos actores políticos señalando la importancia del fenómeno en términos de oportunidades y también de amenazas, sin perjuicio de las inversiones ya realizadas y comentadas más arriba. También, desde lo geopolítico nacional se ha avanzado en la formalización estatal de las pretensiones que se tienen sobre la Plataforma Continental Extendida (sobre todo en Rapa Nui) y el Continente Helado, hecho que junto con encontrar en Argentina una evidente potencial tensión diplomática, desde una perspectiva estratégica global nacional, es una señal mundial, haciendo del derecho Internacional, su escudo de protección, evidenciando, además, la necesidad de integración entre los países periféricos del Conosur, Sudamérica y Latinoamérica en general.

En este razonamiento, teniendo como contexto el Momento Constituyente Nacional, el que se deviene intenso gracias a una Geografía de la Multitud llena en deliberación (cabildeos territoriales) y movilización (manifestaciones barriales y nacionales), más un ciclo electoral sobre todo Congresal y Presidencial (con eventuales elecciones de primarias, ambos), es que se instala la necesidad de empujar un Modelo de Desarrollo ad hoc al contexto internacional transicional en el que se encuentra el sistema internacional, donde la disputa china con los otros poderes globales, se manifiestan cotidianamente.

Por lo tanto, la Nueva Constitución que emerja del Nuevo Chile, y que redunde en una nueva República, deberá proyectar una comprensión de sí mismo abierta al mundo, consciente de sus potencialidades, anclada siempre a la dignidad de la persona humana y la necesidad de hacer carne los enfoques de integración latinoamericana, en cuanto y tanto, toda la región, como ayer (desde que se colonizó), estará en el centro de las preocupaciones de los poderes globales y sus disputas, a propósito de sus mercados, como también de sus escasos recursos naturales (importantes relativamente, en mirada comparada global). Lo anterior, no es retórica, es geopolítica de Chile, es geopolítica latinoamericana y también geopolítica del conocimiento, la que debe estar muy atenta a los movimientos geopolíticos del gigante asiático como nueva potencia mundial con pretensiones hegemónicas.

Esta columna de opinión se logró en Co – Autoría con el Académico Sebastián Sánchez González, Historiador. Dr. © en Estudios Americanos con Especialidad en Estudios Internacionales de la Universidad de Santiago de Chile (USACH). Máster en Historia Contemporánea por la Universidad Autónoma de Madrid. Director de Estudios Contemporáneos

[1] Véase: La Estrategia Comunicacional de China hacia América del Sur. Santiago: Ediciones Universidad Finis Terrae.

[2] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52429581

[3] http://proyectosespeciales.emol.com/radio-china-2/index.html

TAGS: #China #Geopolítica #NuevaConstitución #OrdenMundial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Esteban Arratia

03 de Diciembre

Muy buen aporte a la discusión. Felicitaciones a ambos.

03 de Diciembre

Gracias Esteban por su impresión. Los temas geopolíticos en general, como es su tradición, tienen una amplitud de posibilidades analíticas. China, se presenta desafiante, más cuando Chile enfrenta un proceso constituyente donde debe definir cuestiones sustantivas respecto de su modelo de desarrollo que ciertamente debiese proyectarse a esta relación con el gigante asiático. Gracias y Saludos

10 de Diciembre

¡Gracias Esteban!

Como se lo indiqué en otro momento, el comportamiento internacional del gigante asiático, llenó, llena y seguirá llenando páginas de análisis. El desafío está en cómo nuestra política exterior reacciona, considerando el actual momento constituyente, en el cual se deliberará en torno a modelo de desarrollo y la modificada presencia del Estado.

Saludos

11 de Diciembre

Ciertamente como señala el profesor Orellana, Chile y su política exterior tienen un gran desafío con respecto a China. También se da un dilema que afecta al resto de los países del mundo con distintos grados de profundidad. El dilema es ¿confrontar el avance Chino al estilo Trump o busca beneficiarse de la cooperación y la inversión de la República Popular China? La respuesta es más compleja mientras más tensión geopolítica se tenga con las pretensiones hegemónicas del gigante asiático.

03 de Diciembre

Muchas gracias por el comentario estimado colega

Pablo Zuniga

10 de Diciembre

En el comercio se denomina monopolio, a lo en política se llama hegemonía, los pueblos que alguna vez fueron imperios, no pierden su vocación imperial, creer eso, sería una infantil conclusión. Debemos acostumbrarnos al arribo de flotas, de aviones y todo lo que signifique influencia presencial y real en nuestras esferas….Excelente columna

10 de Diciembre

Gracias Pablo por su comentario. Interesa indicar, que junto con las constataciones que permiten los indicadores ‘comerciales – inversión’ entre Chile-Latinoamérica y el gigante asiático, existe una política exterior china transparente… diáfana, la que debe ser escrutada critica e inteligentemente en función de los intereses de la población (ciudadanas y ciudadanos) de nuestro país, proyectado a la región.

Ciertamente, que su comentario, permite un desafío analítico real y asertivo, que esperaos sea asumido en este Momento Constituyente, teniendo a la vista el Modelo de Desarrollo futuro, con un Estado, capaz de hacer frente a esta pulsión internacional.

Otra vez gracias!

11 de Diciembre

Podría agregar, considerando la reflexión de Pablo, que China se ha reposicionado en el sistema internacional. Esto implica que está tomando el rol que su mismo nombre significa “Zhongguo”, es decir “el país central”. Está autoconcepción por parte del gigante asiático implica que posee la voluntad de un imperio nación y eso se proyecta en su política exterior actual de pretensiones hegemónicas, pero combinando una estrategia inteligente entre la cooperación, el soft power y las dinámicas más agresivas.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

ChileCompra ha exigido que, para seguir operando en su plataforma, las corporaciones falseen las declaraciones juradas, poniendo a los miembros del directorio como dueños, y adjudicándose arbitrariamente ...
+VER MÁS
#Sociedad

ChileCompra pide a sus usuarios cometer perjurio

Queda demostrado que la mano dura sólo trae réditos político electorales a quien la propone, pero no tiene ningún impacto efectivo en los niveles de delincuencia
+VER MÁS
#Justicia

El verdadero efecto de aumentar penas y la cárcel efectiva

Ante el mundo y ante Chile, la estrategia de China ya es visible y futuramente previsible, sin embargo, ¿Tiene Chile una estrategia? En una decisión como esta, ¿podrá Chile comprender, una geopolítica ...
+VER MÁS
#Sociedad

China; comprender su filosofía, para tomar decisiones políticas

Podrán inventarse distintos modelos participativos y punitivos, pero lo principal que tiene que estar presente es el aspecto ético, tan bien definido en el interés común por el buen vivir o “Sumak Kaw ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Derechos y deberes para el Buen Vivir

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

Los infantes durante los primeros años de vida se encuentran en un período clave, ya que es cuando tiene lugar un mayor desarrollo cognitivo y una mayor plasticidad neuronal, por lo que son más permeable ...
+VER MÁS
#Educación

Educación Parvularia: ¿El hilo más delgado del sistema educativo?