#Internacional

Censura velada: la actual forma de control de la opinión pública

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Dominio público.

Decía Erich Fromm: “Puede decirse sin exageración alguna que el conocimiento de las grandes ideas producidas por la raza humana no estuvo nunca tan ampliamente difundido por el mundo como lo está hoy día, y que nunca fueron estas ideas menos efectivas de lo que son hoy día”.

Lo dicho por  Fromm en pleno siglo XX aplica con mayor vigor ahora en los inicios de la tercera década del siglo XXI; sus palabras parecen haber sido estructuradas para ser interpretadas con mayor rigor y amplitud en nuestra actualidad, pues nos encontramos inmersos en la época de la sobreinformación, y nunca antes en la historia humana conocida se tuvo tan fácil acceso al conocimiento universal como actualmente ocurre.


Aldous Huxley reconocía tres tipos de censura: la política, la económica y la estilística. Y, efectivamente, en la actualidad, pero de manera sutil y subrepticia, se viven las tres.

La tecnología y la técnica (en muchos aspectos dañina cuando es utilizada como instrumento de control) adquirieron las características del “milagro” y apareció el Internet para su uso masivo. Bien se puede soslayar urgencias como la cura de enfermedades tan extendidas ahora como el cáncer (enfermedad que ha resultado, para las farmacéuticas,  un gran negocio por mantener); bien se puede dejar para futuros e indeterminados días la posibilidad de la expansión de energías gratuitas y naturales para el uso común de la humanidad, pero lo que no se podía aplazar más era la “comunicación” y la manipulación de esa “comunicación” global por medio del uso masivo de un nuevo modelo tecnológico que, a la manera de los psicotrópicos, provocara nuevas dependencias, adicciones y necesidades psicológicas y materiales.

Es una verdad conocida, por ser tan racional y evidente, que los avances científicos y tecnológicos serán beneficiosos o perniciosos para las colectividades según sean utilizados éstos para el beneficio o perjuicio de aquellas, de acuerdo a la voluntad de los detentadores y dueños de tales avances. Creo que fue Salvador Freixedo quien dijo, en alguna de sus conferencias, -cuando el escritor revisaba y describía, junto con su auditorio, las potencialidades del Internet- que nos encontrábamos ante el acontecimiento de un libre acceso a la nueva “Biblioteca de Alejandría”. Es verdad pero, paradójicamente, también nos encontramos con una censura sin precedentes, que se vuelve mayormente peligrosa en tanto se reviste con los atavíos de la libertad. Esta limitación o represión que podríamos nombrar como censura velada, adopta, me parece, dos formas, dos características: la auto-censura (aquella que se manifiesta en el individuo por la abulia en el querer conocer e ir más allá de la descripción simple de su realidad), y la censura modelada e impuesta desde las sombras, a través de los omnipresentes poderes fácticos (globales, corporativos, económicos, técnicos, científicos o de poder político).

No es casual que las versiones  de los acontecimientos mundiales tengan que pasar indefectiblemente -para su distribución masiva por la red cibernética y para su recorrido por los derroteros de los Mass media- por el tamiz de las agencias de información oficiales, ya que de no hacerlo los acontecimientos vistos, descritos o narrados  carecerían de credibilidad, y toda otra versión, aun de primera mano y realizada por testigos directos, adolecerá de falta de “realidad” si no es validada por las agencias informativas oficiales o por los nuevos propagandistas que se nos aparecen como periodistas reconocidos.

Es verdad que existen ahora, pululando sin limitación aparente, medios “alternativos” de noticias y opinión, pero muchos de  éstos son absorbidos por en el macabro juego de la adaptación y el control al ser poco exhaustivos en sus análisis de la realidad objetiva, debido a la precariedad de sus exponentes y, en no pocos casos, por la tendencia a caer en el famoso neologismo confeccionado y acuñado por  los nuevos censores de la realidad que, convenientemente, a finales del siglo pasado convirtieron a la expresión “teoría conspirativa” en palabra-fórmula (es decir, que su sola formulación ya implica una semántica negativa) con la cual califican todo aquello que no encuadra en el marco referencial y conceptual de lo que debe ser pensado como políticamente correcto u objetivamente incuestionable. Para ser más precisos y puntuales ¿no es extraño que se desconozcan, por ejemplo, todos aquellos cuestionamientos que científicos, médicos investigadores e intelectuales de todo el mundo  han realizado sobre las versiones oficiales de la actual pandemia que la OMS ha esgrimido como verdad absoluta? ¿Se han realizado mesas de debate y análisis en los medios masivos de comunicación (incluyendo los principales portales de Internet) sobre este u otros temas -como el cambio climático o las “energías limpias”-, confrontando las opiniones, las posturas y las pruebas de bandos antitéticos de manera abierta? En una época presumiblemente libre e informada ¿por qué hay temas que no pueden ser tratados? O ¿por qué hay temas, que de ser tratados, implican, para sus actores, una condena al ostracismo o una abierta censura y bloqueo en todos los medios? Aldous Huxley reconocía tres tipos de censura: la política, la económica y la estilística. Y, efectivamente, en la actualidad, pero de manera sutil y subrepticia, se viven las tres.

TAGS: #Censura #LibertadDeExpresión

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

El liderazgo del Presidente electo, será fundamental, ya ha demostrado su vocación de dialogo y deberá generar una propuesta lo suficientemente amplia, y atractiva, para aunar voluntades, y sumar apoyos ...
+VER MÁS
#Política

Expectativas ¿carga o motivación?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza

No necesitamos un Ministerio que siga siendo el jardinero de la cultura, repitiendo patrones cada estación. Necesitamos uno que trabaje en la renovación de Chile, entendiendo a la cultura como un medio de ...
+VER MÁS
#Cultura

¿Qué Ministerio de Cultura necesita Chile?

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

Popular

China, está construyendo el mayor proyecto de control social y de vigilancia digital, gracias a modernos sistemas de reconocimiento facial, análisis de huellas digitales y perfiles de comportamiento en la ...
+VER MÁS
#Internacional

China, la potencia que actúa en total impunidad

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

Que las sirenas que quieren atraer a nuestro Presidente electo al mar turbulento con sus canciones mágicas “expertas, ponderadas y juiciosas” no sean escuchadas y permitan a Gabriel Boric hacer los cam ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ulises y los cantos de sirenas