#Género

Acoso sexual callejero y desafíos políticos en un nuevo 8 de marzo

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hace unos días, se realizó en Chile el encuentro “Las Mujeres en el Poder y en la Toma de Decisiones: Construyendo un Mundo Diferente”, organizado por ONU Mujeres y el Gobierno de Chile, al que como Observatorio Contra el Acoso Callejero tuvimos la oportunidad de asistir. En el evento, grandes líderes del mundo reflexionaron sobre temas de equidad de género, principalmente en lo que respecta a liderazgo. La participación política y económica, fueron los principales temas abordados.


Las tocaciones, roces y comentarios sexuales son un tipo de violencia que no se considera dentro de las más graves, como lo son la violación y el femicidio, pero sí resulta la más recurrente. Cada vez que mujeres, niñas y adolescentes sufren acoso callejero, afloran en ellas emociones negativas asociadas a lo público: inseguridad, vergüenza, rabia, impotencia, vulnerabilidad.

Quizá uno de los mayores desafíos conversados en el encuentro fue la vinculación de problemas de desigualdad de género y el impacto que tienen uno sobre otro. No es extraño que en estas instancias se hable de la diversidad de mujeres: naciones, pueblos, nivel socioeconómico, generaciones, entre otras. Sin embargo, rara vez se analiza su interseccionalidad y cómo interfieren en la larga lucha por la igualdad. Esta tarea recién comienza, más aún, considerando temáticas nuevas, como el acoso sexual callejero.

El reconocimiento del acoso callejero como violencia de género ha implicado reflexiones sobre algo que parecía natural, avanzando en su comprensión como un problema social, que amerita compromisos ciudadanos y políticos. Más allá de las particularidades del fenómeno, es importante analizar su impacto en otras esferas, porque aunque no lo parezca, la violencia de género atraviesa espacios que afectan el liderazgo político, económico e incluso relacional de las personas.

Usualmente, se señala que la diferencia entre lo público y privado es una separación obsoleta en temas de género, ya que la mujer ha ingresado a espacios que durante siglos fueron exclusivamente masculinos. Sí, hoy tenemos presidenta, diputadas, ingenieras y empresarias. Pero el acceso no es todo. Las lógicas de desigualdad resisten: en el espacio público, 9 de cada 10 mujeres ha sido víctima de acoso sexual callejero. En el parlamento, las mujeres no representan el 50% de los cupos. En la empresa, la remuneración por un mismo trabajo sigue siendo mayor para ellos que para ellas y muy pocos cargos gerenciales corresponden a mujeres.

Cuando hablamos de superar el acoso sexual del espacio público, hablamos de la exigencia de un derecho, de ocupar lo público -calles o escaños en el Congreso- con respeto y equidad. Es imposible reflexionar sobre el acoso callejero y no analizar cómo su lógica se extiende a otras esferas de lo público.

Las tocaciones, roces y comentarios sexuales son un tipo de violencia que no se considera dentro de las más graves, como lo son la violación y el femicidio, pero sí resulta la más recurrente. Cada vez que mujeres, niñas y adolescentes sufren acoso callejero, afloran en ellas emociones negativas asociadas a lo público: inseguridad, vergüenza, rabia, impotencia, vulnerabilidad. Estas sensaciones influyen directamente en variables de empoderamiento, liderazgo y toma de decisiones. En el espacio público, lo femenino es considerado objeto, no sujeto, lo que obstaculiza el pleno despliegue de lo femenino y, por tanto, atenta contra una verdadera equidad.

Entonces, ¿qué reflexiones falta profundizar en instancias como el encuentro de mujeres? Es necesario apuntar hacia las diversas formas de desigualdad y sus efectos más allá de lo evidente. Si a propósito del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, vamos a repensar maneras de construir liderazgo político y económico para las mujeres, no podemos dejar fuera estas sutiles pero cotidianas violencias que vulneran a la mitad de la población. Ocupar lugares no resuelve del todo la brecha; replantearnos las lógicas de esos espacios con la desigualdad de género, sí.

María Francisca Valenzuela
Socióloga y Presidenta del Observatorio Contra el Acoso Callejero Chile

TAGS: Acoso Callejero Mujeres

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
elizabeth

16 de Marzo

no se puede hacer 2 mundos ,de mujeres y hombres ,el acoso callejero siempre va existir ,es un habito re instalado

elizabeth

16 de Marzo

q tipo de comentario?

17 de Marzo

Yp pienso que los tiempos han cambiado y muchos se niegan en aceptarlo. Hoy se vive una violencia disimulada, una especie de agresividad revanchista. Los hombres son mas agresivos en sus expresiones y las mujeres expresan su liberacion con actitudes que tienen algo de desafio no tanto en contra el hombre que las acosan como contra de la sociedad que las reglamento por tanto tiempo. Ese cambio social esta causando un cambio estructural en la familia: el divorcio aunque reglamentado se ha impuesto en Chile, ya no es necesario casarse y se vive en pareja sin la tremenda condena social con la que vivia años atras, la homosexualidad es aceptada, y la ley esta haciendo lugar para que todos sean protegidos. Sin embargo, la sociedad esta sufriendo un tremendo cambio social, sociologico y moral al generar niños en una sociedad monopaternal (o maternal) en donde la sexualidad abierta es aceptada porque proviene de la libertad de decidir que hacer con ella, a pesar de que el aborto es decidido por consejos masculinos que solo los procrean pero no son incapaces de dar a luz. Para mi el acoso sexual es diferente al piropo y algo fino. De ahi es la violencia y protesta de unos contra ellas y de como ellas desafian al sexo opuesto mostrando una libertad que muchas veces solo refleja la necesidad de no tener riendas y hacer lo que les da la gana. hay violencia de ambos lados y lo que se requiere son pensar en el respeto y responsabilidad. Como se lograra? Creo que entramos en una caida libre en la que muy pocos podran frenar esa caida. Los que salen de esa caida son los que mas adelante las nos dictaran como comportarnos, queramos o no.

29 de Marzo

La verdad es triste lo que se dice a las mujeres desde “lo público”.
Pero el verdadero problema, es que dirán las mujeres a lo público. ¡Cual será el rasgo femenino que diferencie a una mujer de un hombre, en el ejercicio del poder, en su enfoque de la pobreza, y la tragedia del medio ambiente, entre otros? Cuando los jóvenes irrumpieron como actores sociales y políticos en la década de los 60, lograron instalar temas que revolucionaron nuestra cultura, desde la música, la moda hasta la participación estudiantil en liceos y universidades, la revolución en costumbres sexuales, la crítica al consumo, al militarismo y el cuestionamiento a la idea del progreso económico indefinido, además por cierto, de la lucha por la igualdad de los sexos. Con errores o no, los jóvenes crearon su identidad partiendo por sus reivindicaciones, pero fueron mucho más allá en sus demandas como nuevos sujetos sociales, . En cambio, no se ve tan nítido la demanda sustantiva que identifique una propuesta desde lo “femenino” Está bien reclamar por igualdad de oportunidades, por tratos igualitarios, y espacios compartidos, por exigir relaciones de respeto con sus parejas y muchas otras demandas . Pero la sola reivindicación de sus Derechos no da para ir definiendo una identidad como sujetos sociales, con demandas y propuestas distintivas propias, como las que tuvieron los jóvenes cuando irrumpieron como actores sociales en los 60.. Nuestra cultura, y hasta nuestra civilización, necesita urgentemente esta nueva identidad que puede surgir por la efectiva incorporación de las mujeres a nuestra sociedad, pero en la dirección de refrescar y ojalá transformar las viejas estructuras de poder y de relaciones sociales como nuevas actoras sociales con identidad propia, y no para empatar en cuotas de poder con los desastres masculinos en la política, economía y medio ambiente. ¿ A quien le hace falta que hoy nuestras 3 presidentas latinoamericanas, estén cuestionadas por procesos de corrupción? ¿Que tiene eso de avance o de transformación de nuestras viejas estructuras sociales y culturales del poder machista? Es evidente que es bueno que haya Presidentas mujeres, también ministras de defensa y campeonas de boxeo, pero a condición de que estos hitos y procesos vayan en dirección de una construcción de identidad femenina como nuevo sujeto y actor social en “lo público”. Yo siempre tengo fe en que las mujeres tienen la última palabra

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

La disminución de caudales podría ser mayor al 50% para el periodo 2030-2060 en algunos puntos de la zona Centro-Norte. Lo que va a ir aparejado a un aumento de temperatura de 1°C a 2.5°C.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tanto va el cántaro al agua, que al final se termina el agua

Somos todos viajeros espaciales y, como todo es relativo, es difícil saber por qué lugar del universo, nuestro espacio-tiempo, vamos. Tampoco sabemos hacia dónde vamos o el significado del viaje
+VER MÁS
#Sociedad

Perihelio

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza