#Educación

¿Revolución sin historia?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La atomización de la discusión educativa ha sido progresiva y tiene su fundamento en lo fragmentadas y poco participativas decisiones que se han tomado en la materia en los últimos 20 años (ni qué decir de la época dictatorial). Esta línea de conducta nos lleva a que, de tanto en tanto, estemos discutiendo acaloradamente respecto de políticas o proyectos cuyos impactos no son necesariamente ni efectivos ni nocivos, sino simplemente “no son”.  Aquello es sumamente peligroso porque subcutáneamente se nos ha introducido el virus de la opinología educativa, que tiende a mirar “el problema de la educación chilena” como un monstruo de muchas cabezas, cuyo corte parcelado terminaría solucionando los problemas de fondo o estructurales.

Si alguna lección positiva sacamos del terremoto de febrero fue la de encontrar los problemas estructurales en los edificios, denunciarlos y desechar las soluciones cosméticas que asustaban a muchos. Esa enseñanza no fue trasladada a la discusión sobre educación, sino más bien, fue obviada y se siguió privilegiando la desmenuzada discusión de los problemas de tabiques que sostienen la estructura educativa.

A modo de ejemplo, y nadando contra la corriente crítica actual (y en contra de la mirada de la propia disciplina que promuevo: historia), la discusión del aumento o disminución de horas en uno u otro subsector me parece inocua si hace en forma aislada. Existe consenso de que hay que hacer cambios, unos nos gustarán más y otros menos, pero las preguntas de fondo son ¿A qué responden dichos cambios? ¿A quiénes representan y responden dichos cambios? Finalmente la problemática instalada y profundizada cada vez más, corresponde a que los intereses detrás de los cambios o ajustes curriculares, liceos de excelencia, becas para estudiar pedagogía, etc. responden a la utilidad de unos pocos que haciéndose cargo (a su vez) de prácticas y recetas foráneas que proyectan la imagen de unidad detrás de cada medida, no resuelven los problemas “largamente diagnosticados”.

Respecto del “qué” y (a) “quiénes” (curiosamente sólo surge un “cómo”), estos sólo se pueden establecer a través del debate franco, experiencial, especialista, interesado (también), pero articulado de los actores que se desenvuelven o se ven afectados por la política educativa chilena. El “cómo” por sí solo no sirve ¿Cuál es el ethos de la educación chilena? ¿cuál es su épica?

Si coincidimos o generamos discurso en torno a que leer y realizar operaciones matemáticas debe necesariamente ir en desmedro de la memoria histórica, ok. PERO HAGAMOS EL EJERCICIO DE DEBATIRLO en torno de la generación de una identidad educativa que nos involucre (actores educativos primero, sociedad toda después) en su gestación y haga legitima su implementación. 

La trampa y la sospecha, aparecen toda vez que para discutir necesitamos memoria, debate, ideas, filosofía. La desconfianza sobre la decisión de disminuir las horas en donde justamente deben producirse dichas instancias e insumos se instala con fuerza, haciendo relucir finalmente la inexistencia de una “chilean way”  o una “REVOLUCIÓN EDUCATIVA” a favor de   una mera jugada ideológica de unos pocos que quiere invisibilizar a muchos y eso… nuevamente  es un problema histórico.

————————-

Foto: De izquierda a derecha, Gabriel González Videla, Pedro Aguirre Cerda, Marmaduke Grove y Arturo Olavarría Bravo. En: Memoria Chilena. 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
REINSTAURAR Y REFORMULAR LA EDUCACIÓN CÍVICA EN EL CURRÍCULUM | José Fernández Quevedo

23 de Noviembre

[…] de la disciplina histórica ha sido amenazada, primero a través de propuestas que buscaban disminuir su número de horas semanales y después por la intervención conceptual que quería realizarse en los libros que se […]

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El intelectual contribuye a la toma de conciencia de la función histórica de la clase de la cual depende, pero a la vez entrega los elementos para que esta clase ejercite su hegemonía.
+VER MÁS
#Política

Gramsci y los intelectuales

¿Cuándo normalizamos pretender que hombres del mundo privado de una determinada área mejorarán la gestión del mundo público de esa misma competitiva área?
+VER MÁS
#Salud

Jaime Mañalich, el Gerente General ´en pausa`

Las miradas cortoplacistas de las izquierdas peleándose la coyuntura de una absurda autenticidad hegemónica, no dan el ancho en el inquietante panorama actual de regresión política,  global y local.
+VER MÁS
#Política

La ´izquierda boba`: el caso español (y chileno)

Sala Cuna (No) Universal
+VER MÁS
#Género

Proyecto de Ley de Sala Cuna ¿Universal?

Popular

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

En el momento que se comienza a pensar y usar su propia inteligencia en busca del libre albedrío, te vuelves peligroso para el sistema; peligroso para esas personas que están en el poder
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pensamientos desde el fondo de la estupidez global

En análisis internos, el SAG advirtió “deficiencias logísticas y técnicas para implementar de manera oportuna, eficiente y eficaz el sistema de control y fiscalización de las obligaciones que impone ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sphagnum/turba: ¿Peligra aplicación de decreto que regula su cosecha?