#Educación

¿Revolución sin historia?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La atomización de la discusión educativa ha sido progresiva y tiene su fundamento en lo fragmentadas y poco participativas decisiones que se han tomado en la materia en los últimos 20 años (ni qué decir de la época dictatorial). Esta línea de conducta nos lleva a que, de tanto en tanto, estemos discutiendo acaloradamente respecto de políticas o proyectos cuyos impactos no son necesariamente ni efectivos ni nocivos, sino simplemente “no son”.  Aquello es sumamente peligroso porque subcutáneamente se nos ha introducido el virus de la opinología educativa, que tiende a mirar “el problema de la educación chilena” como un monstruo de muchas cabezas, cuyo corte parcelado terminaría solucionando los problemas de fondo o estructurales.

Si alguna lección positiva sacamos del terremoto de febrero fue la de encontrar los problemas estructurales en los edificios, denunciarlos y desechar las soluciones cosméticas que asustaban a muchos. Esa enseñanza no fue trasladada a la discusión sobre educación, sino más bien, fue obviada y se siguió privilegiando la desmenuzada discusión de los problemas de tabiques que sostienen la estructura educativa.

A modo de ejemplo, y nadando contra la corriente crítica actual (y en contra de la mirada de la propia disciplina que promuevo: historia), la discusión del aumento o disminución de horas en uno u otro subsector me parece inocua si hace en forma aislada. Existe consenso de que hay que hacer cambios, unos nos gustarán más y otros menos, pero las preguntas de fondo son ¿A qué responden dichos cambios? ¿A quiénes representan y responden dichos cambios? Finalmente la problemática instalada y profundizada cada vez más, corresponde a que los intereses detrás de los cambios o ajustes curriculares, liceos de excelencia, becas para estudiar pedagogía, etc. responden a la utilidad de unos pocos que haciéndose cargo (a su vez) de prácticas y recetas foráneas que proyectan la imagen de unidad detrás de cada medida, no resuelven los problemas “largamente diagnosticados”.

Respecto del “qué” y (a) “quiénes” (curiosamente sólo surge un “cómo”), estos sólo se pueden establecer a través del debate franco, experiencial, especialista, interesado (también), pero articulado de los actores que se desenvuelven o se ven afectados por la política educativa chilena. El “cómo” por sí solo no sirve ¿Cuál es el ethos de la educación chilena? ¿cuál es su épica?

Si coincidimos o generamos discurso en torno a que leer y realizar operaciones matemáticas debe necesariamente ir en desmedro de la memoria histórica, ok. PERO HAGAMOS EL EJERCICIO DE DEBATIRLO en torno de la generación de una identidad educativa que nos involucre (actores educativos primero, sociedad toda después) en su gestación y haga legitima su implementación. 

La trampa y la sospecha, aparecen toda vez que para discutir necesitamos memoria, debate, ideas, filosofía. La desconfianza sobre la decisión de disminuir las horas en donde justamente deben producirse dichas instancias e insumos se instala con fuerza, haciendo relucir finalmente la inexistencia de una “chilean way”  o una “REVOLUCIÓN EDUCATIVA” a favor de   una mera jugada ideológica de unos pocos que quiere invisibilizar a muchos y eso… nuevamente  es un problema histórico.

————————-

Foto: De izquierda a derecha, Gabriel González Videla, Pedro Aguirre Cerda, Marmaduke Grove y Arturo Olavarría Bravo. En: Memoria Chilena. 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
REINSTAURAR Y REFORMULAR LA EDUCACIÓN CÍVICA EN EL CURRÍCULUM | José Fernández Quevedo

23 de Noviembre

[…] de la disciplina histórica ha sido amenazada, primero a través de propuestas que buscaban disminuir su número de horas semanales y después por la intervención conceptual que quería realizarse en los libros que se […]

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador