#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Garantizar el derecho a la educación es fundamentalmente una responsabilidad social que se otorga a través del Estado. Asegurar el acceso y provisión de educación de calidad a todos los estudiantes de una nación corresponde al Estado en primer lugar, pero también a las familias y los demás miembros de la comunidad, pues existen condiciones previas para que el Estado pueda cumplir con ello. En efecto, lo primero que debe ocurrir es que los estudiantes asistan a la escuela y para ello se debe tomar conciencia de que es el espacio más adecuado en el cual deben estar quienes cumplen con la edad, luego la motivación sino la obligación de asistir. En este sentido, ir a la escuela tiene la doble dimensión de ser un impulso interno para los estudiantes y una responsabilidad para quienes tienen su tutela.


Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social

En seguida, es importante establecer los estándares mínimos que se considerarán para que la escuela imparta una educación de calidad, y ellas dicen relación con la infraestructura, el equipamiento, la  calidad de los docentes y del currículo que se imparte. Esto constituye el núcleo de una educación de calidad y la sociedad debe establecer los mínimos universales para garantizar una educación de calidad para todos. Entonces, es de esperar que la infraestructura de los establecimientos escolares, independiente de dónde se encuentren emplazados si en el centro de un barrio citadino o en una isla del sur del país, éste debe contar con gimnasio, comedores, sala de profesores, conexión adecuada a internet, biblioteca, laboratorios para ciencias y tecnologías, entre otros; deben estar, sin diferencias alguna, con equipamiento didáctico que regularmente se actualiza; los docentes y directivos se han formado en programas exigentes, están actualizados, pueden demostrar desempeños competentes y están altamente motivados; el currículo que se imparte combina equilibradamente altos estándares de aprendizaje, pero también ofrece la flexibilidad para que los docentes puedan desplegar su profesionalismo adaptándolo a las pertinencias culturales en las cuales se desempeñan. Toda estudiante, independiente de donde nazca o viva, tiene derecho a asistir a una escuela que posee las mismas condiciones para impartir una educación que le garantice un desarrollo y los aprendizajes esperados para su edad o ciclo educativo.

El imperativo que permita garantizar y hacer efectivo el derecho de una educación de calidad para todos es un esfuerzo de diversos actores, el de la escuela y los docentes es la principal, pero tenemos que asegurar condiciones previas de salud para la madre y para todo niño, niña y adolescente de manera regular y permanente; es necesario proveer de alimentación básica todos los días a quien lo necesite de acuerdo a los requerimientos de la edad y de las actividades adicionales que realicen, como deportes; como también, debemos dotar de transporte seguro a todos los estudiantes cuyas familias no lo puedan proveer autónomamente.  Si bien mucho de lo anterior se ha estado realizando desde hace muchos años y otras se han incorporado de manera reciente, la exigencia de garantizar un derecho implica elevar los estándares y universalizar su provisión, algo que permitirá avanzar en igualdad y establecer sobre todo, que las condiciones de partida son las mismas para todos.

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social, pero también traducir aquello en un programa que asegure la coherencia entre dicha declaración, la formulación de políticas públicas y la implementación de capacidades institucionales para hacerla realidad. Garantizar el derecho a una educación de calidad para todos nuestros niños, niñas y adolescentes en igualdad de condiciones, en cualquier escuela de nuestro territorio, implica un consenso en torno a fortalecer la educación pública, reparando el deterioro y maltrato del periodo municipal, invirtiendo con decisión y sin complejos en las condiciones antes señaladas en el marco de un programa de largo plazo, más allá de un periodo presidencial, que permita visualizar en un marco de estabilidad, que las transformaciones necesarias se realizarán independiente de la gestión transitoria que pueda encabezar un gobierno o ministro. Asumir este desafío país como una misión nacional, permitirá alinear los recursos, las voluntades y fortalecer las decisiones que se requieran para su implementación. El otro camino es de la improvisación, el del ensayo y error, el de los cambios voluntariosos sin el respaldo suficiente como para mantenerse en el tiempo. Sobre esto último ya hemos sido testigos de muchas luces que abruptamente se han apagado por cambios y caprichos personales de quienes las han impulsado.

TAGS: #DerechoALaEducación #DerechosFundamentales #DesafíosDeLaEducación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Blasco Ramírez

27 de Octubre

Yo creo que es buena idea considerar una gran amplitud de ofertas educativas. Que los ramos obligatorios se reduzcan a 4 ó 5. Que los colegios puedan ofrecer 200 ó 300 ramos diferentes. Que se personalice la educación lo más posible. En el colegio no fui nunca bueno para las matemáticas ni las ciencias y me resultaba desgastante y agobiante tener que hacer esos ramos. Por otro lado, leo más libros que el chileno promedio y hablo inglés, francés, alemán, algo de italiano y portugués; pero el colegio me hizo escasos aportes en relación con ese aprendizaje; las bibliotecas públicas no ofrecen prácticamente ningún apoyo para este interés particular mío, tampoco. Para bien o para mal la educación implica una cierta uniformidad de formación. Talvez deberíamos apuntar a superar eso. También sería bueno tener clases avanzadas para alumnos avanzados y más elementales para alumnos con un nivel más bajo. Yo en 2° medio ya hablaba inglés y me aburría soberanamente en las clases de inglés tan elementales; y por otro lado andaba perdido en matemáticas y no me ofrecían un programa más a mi alcance.

27 de Octubre

Muchas gracias por tu comentario Blasco. Efectivamente, debemos avanzar en la construcción de modalidades curriculares flexibles, que se ajusten más a las necesidades de los estudiantes, a sus preferencias vocacionales y a una mayor integración del conocimiento.
Saludos

19 de Noviembre

Habría que tener mucho cuidado-cautela, seriedad-rigor y respeto-amor para enfrentar “lo que puede suceder con nuestros hijos en la escuela”…, y reconocer que no hemos hecho suficiente por no llegar a la crisis que muestra. Existe una gran campaña –ahora-, por continuar desfigurando la idea de una escuela que pudiera entregar las herramientas mínimas para que nuestros hijos puedan sentirse seguros en su propio futuro y no el de “la sociedad”, como dice el rezo de la política socializada.

La exageración es parte de la estrategia verbal usada para causar la sensación de que la escuela prometida debe estar amparada por la libertad absoluta de la enseñanza socializada y territorializada, y que eso es garantía suficiente para la educación pública de nuestros hijos.

La flexibilidad irresponsable no es buena consejera si nos damos cuenta que se quiere continuar con el “modelo educacional vigente” instalado desde los años 90 en el sistema escolar. Antes que del sistema escolar, la crisis es de la escuela y sostiene una pedagogía asistida que no tiene ontología ni epistemología suficiente para considerarla actualizada ni con posibilidades de desarrollo.

Cuando se plantea una escuela sin profesores especializados en enseñanza escolar, o “pedagogía dedicada” como se la puede llamar, la “nueva escuela socializada y territorializada” está retrocediendo varios siglos en los avances (?’) que han obtenido las ciencias humanas y que la escuela en crisis dejó abandonadas hace tiempo.

24 de Noviembre

Gracias Claudio por tu comentario. comparto lo que señalas: “Antes que del sistema escolar, la crisis es de la escuela y sostiene una pedagogía asistida que no tiene ontología ni epistemología suficiente para considerarla actualizada ni con posibilidades de desarrollo”. Creo sin embargo, que como debilidad y desafío, los docentes somos los primeros llamadas a “equiparnos” adecuadamente para superar esta situación, haciendo honor a nuestro profesionalismo e incrementando nuestro capital profesional colectivo. Saludos

25 de Noviembre

Don Carlos, no se trata de salvar la “pedagogía educacional” con la que el Mineduc hace funcionar el sistema “educativo” nacional desde la primera gran reforma que diseñó el equipo armado ex profeso para llevar a cabo el giro copernicano que muchos esperábamos para el sistema escolar después de todo lo que ocurrió durante la dictadura.

La primera gran reforma no se hizo para el sistema escolar o para la escolaridad; de hecho se hizo para el sistema educacional y si se revisa pedagógicamente lo que debería estar contenido en cada uno de los dos sistemas mencionados, haciéndolos litigar en sentido lyotardiano (ver La Diferencia de 1983), se dará cuenta que hay uno que no demanda gran rigor pedagógico, y definitivamente es claro que ese es el sistema que hoy hay que cambiar.

El modelo educacional vigente optó por una pedagogía asistida por las Ciencias de la Educación en donde cada una de ellas conserva sus propiedades quedando imposibilitada para configurar una “disciplina” que vele por la resolución de todos los problemas que enfrenta la pedagogía escolar en la escuela -con la escolaridad de nuestros hijos, nada menos.

Con esa debilitada pedagogía asistida es que se está haciendo la Formación Inicial de los Profesores desde los 90, y no me parece para nada fundado que seamos nosotros “los primeros llamados a “equiparnos” adecuadamente…” cuando ese equipamiento “profesional” lo debió proporcionar siempre la “pedagogía escolar” en la Formación Inicial de los Profesores.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

Somos todos viajeros espaciales y, como todo es relativo, es difícil saber por qué lugar del universo, nuestro espacio-tiempo, vamos. Tampoco sabemos hacia dónde vamos o el significado del viaje
+VER MÁS
#Sociedad

Perihelio

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza