#Economía

Salmones en Puyuhuapi, el pueblo que se resiste al ´desarrollo sucio`

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Una imagen satelital del 28 de septiembre de 2013 muestra una balsa-jaula salmonera en el ingreso del seno Ventisquero (bahía de Puyuhuapi), a unos dos kilómetros del poblado que ha apostado con fuerza al desarrollo económico local basado en el turismo de naturaleza.  Mal que mal, está en el límite del Parque Nacional Queulat, Zona de Interés Turístico (ZOIT) Aysén Patagonia Queulat y es puerta de entrada a las bellezas naturales de ese recóndito rincón de la Patagonia.

Lo dice el Plan de Desarrollo Comunal 2018-2028 de la comuna de Cisnes, cuando señala que “en esta localidad se exhibe un desarrollo turístico sostenido, que después de la pesca artesanal se perfila como la segunda actividad económica en importancia, con presencia de hospedajes, cabañas, termas y atractivos como la fábrica de alfombras artesanales”.


La planificación que se ha dado en el territorio, a través del plan de desarrollo comunal y la ZOIT, por nombrar sólo algunos instrumentos, no incluye transformar la bahía en un área de centros de cultivo de salmones.

En la citada fotografía es posible apreciar una gran mancha de contaminación en el fondo marino bajo la instalación acuícola, mucho mayor que el rectángulo de ésta.  La foto no es una golondrina que no hace verano.  Los desechos orgánicos y las fecas, saturadas de antibióticos, incluidas redes, fierros y restos de plásticos, es la generalidad de lo que ocurre más allá de nuestros ojos gracias al boom salmonero.

Una imagen satelital del 10 de enero de 2014, cuando ya la infraestructura había sido retirada, constata cómo la mancha seguía ahí.  Una oscura e indeseable muestra del sucio legado ambiental de la industria que nos muestran constantemente como ejemplo a seguir de desarrollo del sur austral.

Es posible que este recuerdo sea parte de lo que sintió la comunidad local cuando el pasado viernes se reunió de emergencia.  La alerta fue clara: la noche anterior la empresa Salmones de Chile comenzó la instalación de un centro a escasos 500 metros del poblado, según han informado mediante declaración pública.  Sin conocimiento alguno de la comunidad, intentando imponer de facto una faena de alto impacto, virtualmente entre gallos y medianoche.  ¡Qué mejor descripción de esta forma de operar!

Se trata de la concesión 110240, del año 1998 (de hace más de dos décadas), cuya titular es Salmoconcesiones XI Región S.A. y que considera un área de 6,47 hás.  Y como nuestra Ley de Pesca y Acuicultura asegura la titularidad indefinida, hoy se pretende hacer valer un supuesto perpetuo derecho a uso de tal porción de mar.

Como ya nos hemos ido acostumbrando, no fue el gobierno el que alertó de este choque de intereses.  El de quienes viven en el lugar versus el de quienes lo ven sólo como una espacio para hacer negocios.  Los negocios muchas veces pueden ser legítimos, pero no cuando usan y destruyen el espacio común.

El mismo día de la reunión, la presidenta la junta de vecinos de Puyuhuapi recibió una carta de Roberto Pradenas Lizama, gerente general de Salmones de Chile S.A., la empresa que pretende hacer uso de la concesión. La idea, “presentar nuestra compañía Salmones de Chile S.A con número de RUT: 99.520.820-2, especializada en reproducción, cultivo y producción de peces”.

Presentarse, dicen, cuando ya estaban instalados.  Tras entregar información de contacto, señala Pradenas que “esperamos en el corto plazo trabajar en conjunto para el beneficio de la comunidad de Puyuhuapi”. Algo bien difícil a estas alturas, a la luz de la movilización de la comunidad en rechazo a la instalación de la infraestructura salmonera en las puertas de su casa.

La declaración pública originalmente entregada por la población solicita “a las autoridades competentes, realizar las gestiones pertinentes para detener la instalación de balsas-jaulas en la concesión indicada, principalmente por el daño ecológico potencial por efecto de la contaminación orgánica e inorgánica que esta industria produce y que es de público conocimiento.  Lo que afecta gravemente la imagen de pueblo prístino y libre de contaminación, características reconocidas a nivel mundial y principal activo de nuestra actividad económica”.

El problema no es sólo que la comunidad esté alzando la voz.

Es que la planificación que se ha dado en el territorio, a través del plan de desarrollo comunal y la ZOIT, por nombrar sólo algunos instrumentos, no incluye transformar la bahía en un área de centros de cultivo de salmones.

Por lo pronto, son la movilización ciudadana, los recursos administrativos y legales, y la política los que deben articularse.  Proceso al que ya estamos acostumbrados en Aysén, mientras el Estado sigue jugando al monopoly con los territorios como si en ellos no existieran personas ni biodiversidad.

TAGS: #Aysén Impacto Ambiental industria salmonera Salmoneras

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad