#Economía

¿Retomar el camino o cambiar el rumbo?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

América Latina es hoy el foco de la expansión del COVID-19 superando en nuevos casos a Europa y Estados Unidos. América Latina es también la región más desigual del mundo, con un índice de GINI promedio casi dos tercios superior al de Europa y Asia Central. En Chile la desigualdad de ingresos y oportunidades generó en 2019 un movimiento social sin precedentes ¿cómo afecta esta desigualdad a la expansión del COVID-19 en el país? Los primeros casos de COVID-19 en Chile se concentraron en comunas de altos ingresos de la Región Metropolitana.

El virus se expandió por personas que habían visitado Europa, siguiendo una trayectoria poco usual en la propagación de las pandemias: desde países “desarrollados” hacia países “en vías de desarrollo”. No obstante, la situación actual es muy diferente: El COVID-19 se expande rápidamente por sectores y comunas populares.


Es urgente implementar medidas contingentes que permitan enfrentar la difícil situación económica, pero también es indispensable adoptar medidas estratégicas de mediano plazo que contribuyan a resolver los problemas de desigualdad estructural

Existen varias razones que explican por qué la propagación del virus afecta con mayor fuerza a los sectores de bajos ingresos. Primero, las personas con menos recursos tienen mayor pre-existencia de enfermedades, lo que las vuelve más vulnerables. Segundo, los hogares de menores ingresos están constituidos por más personas que viven en menos metros cuadros, lo que facilita el contagio.

Tercero, en los sectores de bajos ingresos existe un alto nivel de empleo informal, lo que dificulta el cumplimiento de las medidas de confinamiento, dado que trabajadores/as deben salir diariamente a generar los ingresos que les permiten vivir “al día”. La tasa de ocupación informal en Chile llegó casi al 30% a comienzos de 2020, alza que fue fuertemente influida por los efectos del movimiento social de octubre de 2019. Un reciente estudio de la OCDE indica que el 53% de la población chilena correría el riesgo de caer en la pobreza si tuviera que renunciar a tres meses de sus ingresos, cuestión que cobra absoluto realismo en el actual contexto ¿no era esperable que las personas en las comunas del Bosque, Puente Alto, Cerro Navia, San Bernardo y la Pintana salieran a protestar?

Más allá de que el Intendente de la Región Metropolitana no encuentre justificación a las protestas  sociales de las últimas semanas, y que no comprenda cómo se vinculan estas protestas con que el 50% de los/as jubilados/as reciba pensiones inferiores a la mitad del salario mínimo, lo cierto es que las medidas adoptadas por el gobierno para enfrentar los efectos económicos del COVID-19 parecen insuficientes.

El Ingreso Familiar de Emergencia entrega un monto decreciente por un período máximo de tres meses, su valor se encuentra por debajo de la línea de extrema pobreza. El Bono COVID, corresponde a $50.000 y se entrega solo una vez. La Canasta de Alimentos que se  espera llegue a 2,5 millones de familias, ha recibido críticas tanto por el errático discurso del gobierno en relación a su focalización, como por la baja planificación y demora en su entrega.

Por supuesto que es urgente implementar medidas contingentes que permitan enfrentar la difícil situación económica, pero también es indispensable adoptar medidas estratégicas de mediano plazo que contribuyan a resolver los problemas de desigualdad estructural que gatillaron el movimiento social de octubre de 2019. Para algunos podrá parecer que este no es el momento para discutir estas medidas, pero de lo contrario se corre el serio riesgo de que la sociedad chilena post-COVID-19 sea aún más desigual, como ya ha ocurrido en la historia del país después de otras crisis. Además, las situaciones de crisis presentan una oportunidad única para introducir cambios en las estructuras sociales.

Un cambio fundamental es modificar la lógica bajo la cual se evalúa el desarrollo de la sociedad, basada actualmente en el crecimiento del PIB. Varios estudios señalan que el permanente crecimiento del PIB está asociado a una disminución del bienestar social y a graves daños ambientales. El pasado 11 de abril, un grupo de 174 académicos/as de diversas universidades holandesas, firmaron un manifiesto donde proponen alejarse del desarrollo centrado en el crecimiento del PIB para construir una sociedad post-COVID-19, dado los negativos efectos ambientales y sociales que esto supone. En Chile el crecimiento del PIB se ha sostenido en base a una persistente desigualdad en el ingreso y un creciente aumento de la huella ecológica.

En los debates críticos en torno al crecimiento del PIB, destacan las ideas del Decrecimiento Sustentable, el cual se define como una reducción equitativa de la producción y el consumo que permita incrementar el bienestar humano y mejorar las condiciones ecológicas a nivel local y global, en el corto y largo plazo. La cuestión más paradigmática que plantea el decrecimiento sustentable, es que el desarrollo humano no es solo posible sin un crecimiento del PIB, sino que es deseable en términos de sustentabilidad ambiental y justicia social. Esta postura cuestiona los supuestos sobre los cuales se funda la economía neoclásica, invirtiendo la premisa de que “más es preferible a menos” por un “menos producción y consumo son necesarios para vivir mejor”.

En una economía orientada hacia un crecimiento permanente del PIB, un decrecimiento económico
repentino y no planificado produce desempleo y pobreza, pero ¿qué pasaría si las instituciones sociales, económicas y políticas se modificarán para impulsar un decrecimiento planificado del PIB? ¿qué pasaría si el PIB dejara de ser considerado directa o indirectamente un indicador de desarrollo, y se buscaran nuevas formas de medir el progreso del país? ¿Será el estado la institución social capaz de impulsar estos cambios?

Por José Barrena Ruiz, colaborador AUR.
Académico Universidad de Aysén
Investigador Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes-IDEAL

TAGS: #Coronavirus #Desigualdad #DesigualdadTerritorial #Pobreza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Nuevos

Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Para muchos -especialmente para la clase gobernante– es el “País de las Maravillas”, donde se espera cosas extraordinarias de gente común, con condiciones comunes. No, no, momento, con condiciones n ...
+VER MÁS
#Política

Chile en el país de las maravillas