#Economía

Hambre

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

No es ni el trabajo, ni el salario, ni quien provee, lo que en último término debiera preocuparnos, sino que la capacidad de toda la población de acceder a determinados bienes y servicios básicos (no pasar hambre ni tampoco frío, angustia, falta de educación, etc.).


No nos interesa socialmente si alguien cuenta con los recursos suficientes para fumar o viajar, pero sí si por ser pobre no puede acceder a una buena educación o salud.

Pero el sistema y los individuos temen perder el trabajo. Hay que mantener los trabajos, es la consigna. Sin trabajo no hay plata, sin plata no se puede vivir. No importa el para qué se trabaja, porque la respuesta de la plata tapa el motivo productivo. Pero en realidad uno trabaja para producir algo, no para ganar plata. Por lo que debiéramos preocuparnos por la necesidad productiva de tener que trabajar tanto y veríamos que no es necesario.

Tampoco es el salario lo que debiera ser nuestro foco. Hay un viejo axioma de la economía ortodoxa que repite como mantra que es preferible pasar plata a las personas necesitadas, que bienes, pues ellos saben mejor que nadie qué necesitan. Así si alguien es feliz gastándose toda la plata en copete, el liberalismo de la filosofía utilitaria nos dice que no es nuestro problema. Pero eso es falso. Nos preocupa la pobreza material porque sin plata no es posible comer, tener una vivienda digna, etc. No nos interesa socialmente si alguien cuenta con los recursos suficientes para fumar o viajar, pero sí si por ser pobre no puede acceder a una buena educación o salud.

Por último, menos debiera importarnos si quien provee los bienes y servicios que realmente necesitamos para vivir dignamente es privado o público. Como decían los chinos, no importa de qué color es el gato mientras cace ratones.

Pero no logramos distinguir medios instrumentales de los fines perseguidos. Entonces no logramos salir de desvelarnos para hacer que sigamos trabajando, abogamos por un ingreso garantizado (en vez buscar garantizar salud, educación, comida, etc), y seguimos discutiendo en un diálogo de sordos si el Estado o los privados.

Pero estamos equivocados: no es el trabajo, no es el salario, ni quién es el proveedor. Mientras no lo aceptemos, vamos a seguir hundiéndonos.

TAGS: #Hambre Salarios Trabajo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La tentación de los extremos es atractiva, ofrece un culpable, un némesis que da sentido a la existencia de una organización para resistir, para oponerse a aquello que se odia o que se teme
+VER MÁS
#Política

Cómplices

Mientras no seamos capaces de sentarnos a conversar, a escuchar y ponernos en los zapatos del otro. Mientras no lo hagamos, se ve difícil que logremos la tranquilidad en la zona
+VER MÁS
#Sociedad

El pueblo Mapuche entre dos temibles enemigos

Es indudable que los desalojos efectuados por personas civiles a las ocupaciones de las municipalidades de Victoria, Traiguén y Curacautín no constituyen, en ningún caso, hechos aislados sin relación alguna
+VER MÁS
#Sociedad

El fracaso del Estado de derecho

Si se apreciara, socialmente, más el arte, lograríamos una memoria colectiva para la dignidad. El registro performativo tiene impacto en la cultura y la transforma profundamente. Ejemplos tenemos por doqu ...
+VER MÁS
#Cultura

No hay memoria sin arte. Cuando ´C.A.D.A´ imagen se vuelve un texto en Lotty Rosenfeld

Nuevos

La tentación de los extremos es atractiva, ofrece un culpable, un némesis que da sentido a la existencia de una organización para resistir, para oponerse a aquello que se odia o que se teme
+VER MÁS
#Política

Cómplices

Mientras no seamos capaces de sentarnos a conversar, a escuchar y ponernos en los zapatos del otro. Mientras no lo hagamos, se ve difícil que logremos la tranquilidad en la zona
+VER MÁS
#Sociedad

El pueblo Mapuche entre dos temibles enemigos

Es indudable que los desalojos efectuados por personas civiles a las ocupaciones de las municipalidades de Victoria, Traiguén y Curacautín no constituyen, en ningún caso, hechos aislados sin relación alguna
+VER MÁS
#Sociedad

El fracaso del Estado de derecho

Si se apreciara, socialmente, más el arte, lograríamos una memoria colectiva para la dignidad. El registro performativo tiene impacto en la cultura y la transforma profundamente. Ejemplos tenemos por doqu ...
+VER MÁS
#Cultura

No hay memoria sin arte. Cuando ´C.A.D.A´ imagen se vuelve un texto en Lotty Rosenfeld

Popular

Cuando la migración es planificada por razones ligadas a ideas racistas como fue la colonización del sur de Chile y de otros países del Cono Sur, deja una marca en el tejido social, un resentimiento que ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un pequeño recuerdo de un viaje a Frutillar

Es imperioso que el uso de la fuerza policial se regule por vía legislativa, afín con el principio de legalidad, con perspectiva integral y enfoque de derechos humanos.
+VER MÁS
#Sociedad

El nuevo protocolo de Carabineros sobre escopetas antidisturbios: más dudas que certezas

Nuestra élite ha diseñado una estrategia de cierre social a través del poder que le otorga el capital económico, negando la posibilidad de competir en igualdad de condiciones a los demás
+VER MÁS
#Política

La codicia de la élite

El consumidor vive en el presente, que para él es etéreo, nace con sus intereses y se termina cuando aparecen otros, más supremos –según la oferta−, así es que ¿de qué se extraña la derecha y l ...
+VER MÁS
#Política

La Caída, comienza con un 10%