#Cultura

Turismo e inmigración, hablemos de sobreplobación

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Este lunes 27 de septiembre se conmemoró el Día Mundial del Turismo.  Y en Aysén, como ya es tradición, se desarrollaron actividades presenciales y virtuales para la ocasión.  Mal que mal, el fomento de la llegada y permanencia de visitantes de otras latitudes es uno de los sectores eje de la Estrategia de Desarrollo Regional al 2030.

El sábado 25 de septiembre, dos días antes, Iquique vivió su día de furia por la crisis migratoria que se ha instalado en el norte del país.  El ingreso ilegal de miles de extranjeros por pasos no habilitados ha superado la capacidad de carga de servicios de la ciudad.  La mayoría de ellos venezolanos, que de seguro escucharon la invitación que Sebastián Piñera les hiciera en Cúcuta en 2019.


Así como patriotismo despojado de humanismo es simple xenofobia y racismo, Aysén tampoco es un botín ni una despensa.  Aristas del mismo problema, que es preciso encarar.  Por parte de quienes llevan las riendas del Estado, en primer lugar.

En coherencia con el anuncio, hasta hoy el gobierno mantiene una página web que incentiva el arribo de migrantes de Venezuela bajo la figura de “visa de responsabilidad democrática”.  Todo con el objetivo de darse un gustito ideológico en contra de del gobierno de Nicolás Maduro, cuya gestión ha dado pie al éxodo que ya todos conocemos.

Turismo e inmigración, dos de las múltiples caras asociadas a la presión del ser humano sobre los territorios.

Ya en 2018 hablábamos de lo que podríamos llamar la “fatalidad del paraíso”.  Recordando el texto de Garret Hardin “La tragedia de los comunes”, publicado en Science  en 1968, aludía a cómo lugares que mantienen en equilibro recursos y necesidades humanas, al final del día sucumben ante la sobrepoblación tras el arribo de quiénes, en otros espacios geográficos, ya superaron el umbral.

Es justo decir que quizás a escala local la falta de bienes y servicios para todos y todas no siempre se relacione directamente con un boom demográfico.  En muchos casos se debe a la apropiación por parte de unos pocos, que es uno de los fundamentos de las luchas sociales.  O por la irresponsabilidad humana de no pensar en las necesidades de las generaciones futuras e incluso de las otras especies, que es uno de los leit motiv de las luchas socioambientales.  Para Jared Diamond, es lo que ocurrió con Rapa Nui previo a la llegada de los occidentales.

Lo dicho en el párrafo previo es cierto.  Sin embargo, que lo sea no significa que más seres humanos en un espacio físico limitado siempre conlleva situaciones que es necesario enfrentar.

Y es ahí donde debemos asumir como país, y particularmente como región, el desafío ante este dilema.  Uno que no es nuevo en la historia de la humanidad, pero que sí es un estreno para nosotros.  Refugiados climáticos, movilidad producto de la pandemia y el acceso a teletrabajo, fomento del turismo a escala masiva, involucran más uso de recursos no sólo ecosistémicos, sino también asimismo interacciones sociales y culturales que pueden generar sinergias enriquecedoras pero también conflictos.

En todo esto, lo que se requiere primero es asumir el desafío, que de no hacerlo se transformará en problema.  Lo segundo es planificación colectiva, con todos los participantes.  Tercero, no desincentivar el emprendimiento, pero sí poner el interés público en primer lugar. Porque en este buque viajamos todos y todas, no sólo los que hacen negocios.

Porque la paradoja no es sólo si aceptamos o no al extranjero o afuerino, sino qué motivos usaremos para definir cuántos sí, cuántos no.  Y entre los que sí, quiénes en particular.

Existen quienes consideran que el mejor mecanismo de discriminación, en sentido estricto, debe ser el poder adquisitivo.  Y se produce la paradoja de que el que vocifera contra los inmigrantes pobres no tiene empacho en recibir con los brazos abiertos al empresario acaudalado o a la trasnacional saqueadora, aunque estén dispuesto ambos a apropiarse de su tierra para extraerle el máximo.

Porque así como patriotismo despojado de humanismo es simple xenofobia y racismo, Aysén tampoco es un botín ni una despensa.  Aristas del mismo problema, que es preciso encarar.  Por parte de quienes llevan las riendas del Estado, en primer lugar.

TAGS: Inmigrantes Turismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
any

29 de Septiembre

Lo paradojico es que nunca asumen los que son dueños de los recursos, probablemente el sr. Que los invito tiene los recursos para recibirlos, hospedarlos, darles trabajo y comida en su domicilio personal…pero, yo no.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

No es tarea fácil la que tiene Xiomara Castro, pero sabemos que con dignidad, amor, humildad, memoria y ahínco podrá desempeñar a cabalidad la responsabilidad que ha depositado el pueblo hondureño en ella.
+VER MÁS
#Internacional

Xiomara Castro, el renacer de Honduras

Son las estructuras profundas de los campesinos del Biobío Maulino, los que pugnan por representarse por medio del entramado de las relaciones sociales descritas en el apartado anterior
+VER MÁS
#Ciudadanía

La cultura del BioBío Maulino o el soporte de la cultura popular en Chile

En escasos días se hará un “cocinado o refrito” para presentar un modificado Programa de Gobierno, que será lo que se pueda hacer “rapidito, cortito, donde esté todito y le dé en el gusto a la ge ...
+VER MÁS
#Política

Programas presidenciales desprogramados

La crisis del capitalismo evidencia los límites de la igualdad legal, el reformismo y la democracia burguesa en la lucha contra la doble opresión y violencia patriarcal
+VER MÁS
#Género

Feminismo, clase y la tareas anti patriarcales

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

El mal manejo de la crisis fue terreno fértil para el nazismo. Las personas se sentían atraídas por aspectos de la personalidad de Hitler y minimizaban el peligro de sus ideas desequilibradas.
+VER MÁS
#Política

La cadena de errores en el ascenso de Hitler al poder

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!