#Cultura

Todo marca solo 20 minutos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El reloj en la pared es mi cómplice en este momento. Tener 20 minutos contigo me da el tiempo y la oportunidad de tratar de derribar los muros. Saber que podemos pasar de aquí a la eternidad entre promesas formadas por ambos es una buena decisión aunque suene a fantasía.

Solo 20 minutos de tu tiempo para poder sumergirme en tus ojos verdes.  Cuando cazaba a las viejas mariposas con historias bonitas del ayer siempre creía que era pérdida de tiempo. Pero ¡Qué diablos! Si  solo pienso en ti.


Todavía tenemos el tiempo a nuestro a favor. Tan sólo en 20 minutos podría cambiar todo. Ver esa luz que sale por los cerros nevados de cualquier lado de este desierto que nos separa  en busca del amor como un oasis.

Ahora todo pasó por los veteranos anuarios sin ningún aviso; semejante a los latidos de los corazones rojos sin expresión. Todavía podemos levantar el respaldo y dividir nuestra cosecha con un pequeño desliz de tiempo entre los brazos de las equivocaciones. El tiempo no tiene sentido en estas realidades falsas y por eso cierro mis ojos y veo los tuyos clavados en mí.

El viento azota los años que vuelan y no volverán. Entonces te pienso a cada momento. Yo sé que podemos cambiar el ritmo  al tic-tac de nuestros corazones negros. Ponerle la música de una buena canción, con líricas que describan lo que es el amor de 20 minutos.

¡Qué todo vuelva a iniciar! Como la pista de música de esa canción, la cual nos ayuda a retornar el alma al cuerpo. Nuestras vidas tatuadas con 20 minutos felices antes que nos abatan los años superpuestos como rocas de las praderas.

Te amo a mi manera. Desde acá, desde allí y en  las eternidades que van mostrando el ocaso. Aprendí a reconocerla en esos días de invierno y creo que no lo sabía hasta que pensé 20 minutos más en ti. Por eso, al votar las fotos del pasado, pienso que te amo más que mañana, sin saber que no tenemos esos 20 minutos para invertir las fechas a nuestro favor.

Juntos estamos con esos delfines que conversan en la profundidad de nuestros sueños de juventud. Dictando oraciones sin sujeto ni predicado, aunque fácil de comprender. No sé la razón de divagar con tu nombre pegado a esos 20 minutos antes de estrechar el final de cualquier noche bipolar.

Creo que fuimos demasiado orgullosos para reconocer que no siempre se gana en los amores fugaces. Ese sentimiento que nos puede llevar al abismo o al cielo en busca del cambio de almas. El día de hoy tratemos de gritar nuestros sentimientos en las almohadas humedecidas por el llanto del mal destino. Sórdidos instantes para olvidar de una buena vez. Todavía tenemos el tiempo a nuestro a favor. Tan sólo en 20 minutos podría cambiar todo. Ver esa luz que sale por los cerros nevados de cualquier lado de este desierto que nos separa  en busca del amor como un oasis.

Aún hay buena estación para cambiar. Pero no me exijas que te suplique volver al revés. Aquí te lo confieso en reserva sin que nadie lo sepa. En estas letras está escrito el secreto de nuestros nombres ocultos en el pasado abismal ¿No te das cuenta? El resto de nuestra única vida poseemos la oportunidad de ser felices a una feroz manera, viendo las aves con rumbo hacia el sur, siempre al sur en busca del retorno. Allá por las fronteras donde no pasa el hombre libre, sino el hombre torcido por la verdad dolorosa.

Tenemos tiempo, lo sé, tiempo para poder bailar al ritmo de los amantes que se deben algo y nada al mismo tiempo. No un rato de placer, sino por una perpetuidad de complacencia. Por más de 20 minutos, para estar al corriente que podemos poseernos en alma, no en carne. Cursis hasta la médula y olvidar los esbirros del pasado atolondrado, los cuales dieron vuelta a nuestras pretensiones de explorar el amor húmedo y vibrante.

Aunque me arrepiento y te confieso de cómo deseo tener  un beso de tu eternidad. Los vientos chocan en la venta y nos vuelven a la realidad. Oye, quiero que sepas que mi alma se hunde por ti, grita por ti desde el averno. Lo sabes bien pues las manecillas son parte de ti.

20 minutos contigo para decirte nuevamente: te amo aunque no lo entiendas. Y al percibir tu porfiada negativa a la ilusión, no me queda más que buscar en esos delfines el verde de tus ojos  para que te adorne el cuello por 20 minutos de inmortalidad. Un recuerdo que debería haberte dado antes del Armagedón de las equivocaciones. 20 minutos repasados con el reloj cómplice. Sin más que exigir a la hora de un  ¡Adiós!

TAGS: #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Nuevos

Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad