#Cultura

La música suena mal

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los Ministerios que hoy existen en nuestra estructura administrativa están concebidos para operar en el ámbito que les corresponde y dotados de facultades y presupuestos que les permiten atender eficiente y rápidamente las contingencias. Por ejemplo, si una inundación hace caer un puente en una población del sur de Chile que queda aislada, el Ministerio correspondiente puede actuar directamente en la solución del problema y restaurar la comunicación. Otra repartición generará acciones y fondos para acudir en ayuda de las personas damnificadas y otro Ministerio saldrá en auxilio de quienes hayan sido heridos o estén enfermos producto del desastre. Pueden hacerlo y tienen los presupuestos necesarios. Ejemplos hay muchos, porque en este país tenemos tantas tragedias, incendios, terremotos, nevazones extremas y otras situaciones dramáticas, que nos hemos estructurado para enfrentarlas y superarlas. El estado está hecho para defender, atender y ayudar a los ciudadanos de cualquier condición que se encuentran a merced de una tragedia.


El sector de las artes no existe, no se le considera como una comunidad en situación crítica, pauperizada, minimizada, sino como un grupo de locos que anda por la vida con una guitarra o un libro debajo del brazo viviendo una vida de hippies, por lo que pueden alimentarse de paz y amor

Pero llegó la pandemia y nos dimos cuenta que hay un sector inexistente, que no tiene ni estructura legal ni fondos adecuados para salir en auxilio de los ciudadanos que están al desamparo. Ese es el sector de la música.

La Ley 21.045 no contiene una sola línea que otorgue facultades a la repartición para salir en ayuda de los ciudadanos que puedan verse en indefensión por un estado de catástrofe, ni tiene los presupuestos necesarios. No permite meter la mano en ningún bolsillo para reasignar fondos y entregar ayuda social de ningún tipo.

Los conceptos con los que se creó la Ley se diluyen en “promover”, “contribuir”, “fomentar”, “colaborar”, “coordinar”, estimular” y muchos similares que en una situación de pandemia no sólo son inútiles, sino trágicos.

El sector de las artes no existe, no se le considera como una comunidad en situación crítica, pauperizada, minimizada, sino como un grupo de locos que anda por la vida con una guitarra o un libro debajo del brazo viviendo una vida de hippies, por lo que pueden alimentarse de paz y amor. O peor aún, no está en el consciente de ninguna autoridad que hay empresas dedicadas a la cultura que dan trabajo a miles de familias y que como supuestamente son todos millonarios, no son merecedores de ningún tipo de ayuda.

Y así tenemos ya un año, pues el sector colapsó antes de la pandemia, con el estallido social. Tenemos miles de músicos vendiendo huevos y haciendo delivery, tenemos cientos de prestadores de servicio vendiendo sus equipos, su patrimonio; tenemos investigadores de folklore que abandonaron las comunidades rurales donde enseñaban para irse a limpiar baños. Tenemos muertos que han sido enterrados gracias a un bingo, tenemos enfermos que no han podido comprar medicamentos y niños que han sido mal alimentados durante un año.

Es verdad que nadie estaba preparado para enfrentar el Covid-19, pero la peor de las realidades es el cómo se ha condenado a la oscuridad a una comunidad de muchos miles de personas que no tiene defensa. Las manos están atadas, no se puede sacar un peso para ayuda social que no esté estipulado en la férrea e inútil letra de la Ley. Salud y Hacienda dictan la cátedra, el resto vale nada.

Hoy se recibe el último garrotazo para terminar de empobrecer a los artistas, la prohibición de música en vivo o grabada en restaurantes, medida incomprensible e inhumana que cierra todo espacio disponible. No hay explicación ni lógica que haga comprensible una medida tan absurda, sin buscar una reglamentación que lo permita, sin abrir una mísera puerta trasera para que entren unos pocos pesos. Terrible. Cruel.

Ya sabemos lo que tendremos que hacer para el futuro, que no es otra cosa que deshacer lo mal hecho, reestructurar leyes pensando en que pueden venir tragedias similares y que debemos estar preparados. Pero la pregunta es qué hacemos hoy, como sobrevivirán miles de personas que no conocen otra forma de vida, que de una u otra forma hicieron de la música su profesión, su razón de vivir, su manera de hacer familia. Cómo haremos para que las empresas que construyeron su patrimonio alrededor de la música no desaparezcan y no vuelvan a generar empleo nunca más.

Hay personas que manejan este país y que deben dar las respuestas, hay legisladores que pueden cambiar lo mal hecho, hay funcionarios que deben dar la pelea, porque para eso están. Lo difícil es que se den cuenta que la música existe más allá de lo que sale por los audífonos del iPhone mientras se da el trote mañanero. La música está sonando muy mal.

TAGS: #Artes #Coronavirus Música

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Ana Teresa Sepúlveda Cofré

19 de enero

Hola Carlos Valdivia V. Miró tu cara en la foto de perfil y creo qué te conozco. Pero no sé de dónde ni de cuándo. ¡Es igual! Me gustó tu escrito estoy de acuerdo contigo creo que en todo es un artículo muy interesante y muy actual me ha gustado mucho leerlo. Felicitaciones!

19 de enero

Gracias Ana Teresa. Me alegro que te gustara el artículo.
Algún día sabremos si nos conocimos en algún lugar.
Abrazos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Es lo que Chile necesita para alcanzar el desarrollo, dejar las diferencias partidistas de lado, cuando se trata de objetivos compartidos. Hoy estamos en una condición inmejorable, con el giro del mundo ha ...
+VER MÁS
#Energía

Innovación tecnológica en Magallanes

Es fundamental desarrollar y aplicar planes de ordenamiento territorial que promuevan un crecimiento urbano sostenible, garantizando el acceso equitativo a servicios básicos, protegiendo áreas de valor am ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Desafíos urbanos en Los Lagos: hacia una región sostenible y equitativa

Esperamos entonces que, para evitar que los DOM sean vitalicios, mediante un simple cambio en la ley N° 18.883, se fijen plazos máximos, podrían ser 6 años, para el ejercicio del cargo de estas autorida ...
+VER MÁS
#Municipales

Con ciertos cambios legales se puede reducir la corrupción municipal

Un fenómeno cósmico como este no se puede planificar, no se venden entradas para mirar el cielo nocturno. Sólo los más escépticos han permanecido ajenos, todo el resto anduvimos, al menos por un corto ...
+VER MÁS
#Sociedad

La Aurora de Magallanes

Popular

La buena noticia es que aún hay tiempo para impedir que las cosas empeoren aún más, siempre y cuando se comience a actuar ahora y para que el perdón sea sincero, debe ir acompañado por la acción
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Debemos pedir perdón a los niños y jóvenes

Los retos siguen coexistiendo cuando aún no se superan el trauma de las violaciones a los DDHH acontecidas durante la dictadura. Y, uno de esos, es que los DDHH no sea palabra de discurso populista y etér ...
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: en la medida de lo posible

Los sondeos políticos han de tomarse con la cautela de la razón y el soporte de la duda. Cuando hablo de duda, no entiendo endilgar acusaciones simplistas de manipulación de datos, sino de asumir las enc ...
+VER MÁS
#Política

Realidad e ilusión de las encuestas

En democracia no existe el dilema entre libertad y seguridad. Tenemos derecho como ciudadanos, a exigir que el Estado de Chile y sus instituciones nos garanticen a todos, paz y seguridad para desarrollarnos ...
+VER MÁS
#Sociedad

Libertad y seguridad