#Cultura

¿Cuántas veces se puede asesinar a una misma persona?

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Re-visitar uno de los libros que más lúcidamente han ilustrado la barbarie de la dictadura cívico-militar chilena (1973-1990), y hacerlo mientras los que participaron, por acción u omisión, en este dantesco período continúan en la primera línea de la política y que con renovado vigor conmemoran los 100 años del natalicio del dictador, no deja, por decir lo mínimo, de ser tan inquietante como espeluznante. Esta vigorizada consagración de la dictadura se coreografía dentro de la campaña del terror en toda regla de casi la totalidad de la derecha empresarial propinochetista contra las reformas estructurales bacheletistas que, después de veinticinco años de democracia encerrada en los búnker heredados de la dictadura, cambian parámetros importantes del sistema neoliberal salvaje impuesto manu militari desde los primeros años de la dictadura.


Y esto lo propone por el amor y el futuro de su hija, para que las nuevas generaciones no hereden ni el odio ni la culpa que encadena e inmoviliza, y puedan construir un Chile sin la carga traumática colectiva y paralizante que provoca la dictadura.

Este libro, siempre actual por ofrecernos el pasado como base para un futuro mejor, es una historia de vida de un hombre atormentado por un pasado terrible: la desaparición, reaparición y posterior confirmación del asesinato de su padre. ¿Cuántas veces se puede matar a un hombre? es el libro del chileno-sueco, Raymond Paredes-Ahlgren, sobre su padre, Eduardo “Coco” Paredes. Cabe recordar que “Coco” Paredes fue uno de los hombres más cercanos al Presidente Salvador Allende, y que el 11 de septiembre de 1973 estaba con él cuando La Moneda, símbolo de la democracia chilena, fue bombardeada. Desde ese día nunca más se supo de él. Hasta 1995.

En Estocolmo, donde la familia Paredes Ahlgren vive después del golpe de Estado, Eva Ahlgren, viuda de “Coco” Paredes, recibe una llamada telefónica desde Santiago de Chile: habían encontrado los restos de su esposo después de 22 años de estar desaparecido. Aquí comienza el viaje de Paredes hijo hacia la reconquista de los últimos días de vida de su padre.

Paredes Ahlgren consigue, en un verdadero ejercicio arqueológico, reconstruir las últimas horas en vida de su padre, sumergiéndose segundo a segundo en sus cuatro días finales, reconstruidos con sólo tres elementos: el dolor, el horror y el amor por su padre asesinado. El libro se lee con la pasión de una historia de vida tan absorbente como conmovedora, pero sin perder el rigor ceñido a los datos y los hechos concretos, evitando cualquier maniqueísmo y condenas enfáticas, y permitiendo en todo momento que los hechos se califiquen por sí solos. El rigor científico se manifiesta en entrevistas intensivas y prolongadas a las personas que estuvieron con su padre los últimos cuatro días de su vida y que lograron sobrevivir a la catástrofe; además de rastrear en profundidad todo el material escrito existente sobre el caso.

Con una imparcialidad admirable y con una mirada limpia, sin prejuicios, escrutadora de los acontecimientos a través de una razonada carga de autocrítica y con el rigor de un verdadero empirismo humanista, la búsqueda de Paredes Ahlgren -un empresario chileno sueco perteneciente a la derecha liberal sueca- termina siendo una exploración del lado más oscuro del ser humano, convirtiéndolo en un arqueólogo de los infiernos al exhumar de entre los escombros los vestigios del humanismo derrotado.

Uno de los episodios conmovedores en este libro, es cuando se reencuentra con su padre, en forma física. Después de 22 años, le han entregado no más que un puñado de huesos fracturados, quemados y llenos de marcas de proyectiles; Paredes hijo acaricia los huesos fracturados de la mano de su progenitor y le dice la palabra silenciada durante 22 años: papá.

Paredes hijo logra, con un rigor arqueológico y también antropológico, romper el blindaje de invenciones que no permitían conocer la verdad del asesinato de su padre. El resultado de su indagación es una verdad siniestra: su padre fue brutalmente torturado durante cuatro días; estando vivo aún le quemaron con un soplete hasta el hueso mismo; su cuerpo lo fracturaron casi por completo, y le dispararon a quemarropa diecisiete proyectiles. Por eso se pregunta en el título de su libro: ¿Cuántas veces se puede matar a un hombre?

Así, este libro, imprescindible para conocer el Chile dictatorial, se convierte en el ADN de la barbarie pinochetista, ya que se adentra en la geografía del terror donde miles de personas fueron torturadas, asesinadas y hechas desaparecer, como este padre.

Paredes Ahlgren nos deja este gigantesco mural de la brutalidad humana desatada, y sale airoso de ese viaje que lo ha llevado al infierno terrenal, y nos convoca, con una valentía humanista a toda prueba, a la reconciliación otorgando el perdón a los verdugos de su padre, aunque éstos no hayan pedido nunca perdón. Y esto lo propone por el amor y el futuro de su hija, para que las nuevas generaciones no hereden ni el odio ni la culpa que encadena e inmoviliza, y puedan construir un Chile sin la carga traumática colectiva y paralizante que provoca la dictadura.

Esta revisitación de esta historia de vida sirve además para no sólo evitar la amnesia histórica, sino también para combatir la negación de ésta que, en definitiva, es la obsesión de los grandes criminales, como Adolf Hitler, Jósef Stalin, Mao Zedong, Pol Pot, Francisco Franco, los Castros o Augusto Pinochet, que alentaron matanzas con la ilusión de que nadie después las recordara. ¿Cuántas veces se puede matar a un hombre? impide también que los acólitos de la barbarie echen mano de la estrategia negacionista, como hace el neonazismo del  holocausto; el autoritarismo en la Rusia de Vladimir Putín  favoreciendo el totalitarismo soviético; o el pinochetismo que continúa justificando el terrorismo de Estado que administró la dictadura. Esta estremecedora historia de vida impide, para siempre, ambas tentativas.

TAGS: #SociedadChilena Detenidos Desaparecidos Dictadura Militar

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de Diciembre

Honor y Gloria a nuestros hermanos caídos… Cuando la sangre brota luchando por nuestros derechos y los del pueblo, la vida brota de las heridas, se alza la semilla del mañana y el cuerpo es la entrega del compromiso, se nace a la eternidad… Prohibido Olvidar y Perdonar mientras reine la impunidad y no haya Verdad y Justicia…Con la Sangre y la Dignidad no se tranza…

Mauricio

08 de Diciembre

Pones una foto de un combatiene resistiendo el golpe con una ametralladora y despues metes en un mismo saco los movimientos revolucionarios de america latina con Hitler. El Coco Paredes te escupiria en la cara. Eres tendencioso y estas al servicio de los mismos que cometieron y cometen estas atrocidades.

10 de Diciembre

“ATENTADO EN PARÍS”. ¡TE DESEO UN FELIZ CUMPLEAÑOS! Aprovecho la oportunidad para invitarte a que nos leas en nuestra EDICIÓN FINAL–Paladines –Edición Global. Gracias. (http://codigodelaluz.blogspot.com).

10 de Diciembre

¡ QUE HORRIBLE ! hasta adonde puede llegar el ser humano en sus aberraciones. ojalá nunca volvamos a cometer tantas atrocidades como ésas en cualquier ser humano. Dios nos ampare..

Jaime Vieyra-Poseck

10 de Diciembre

Gracias a todos por participar!

Mauricio, la foto la puso el editor. La caída (humillante) del muro de Berlín nos ha enseñado a agudizar y afinar el sentido crítico. El genocidio estalinista está documentado en su totalidad y se puede verificar por el que quiera hacerlo. ¿Qué nos enseñó la experiencia soviética? A mí, a estar siempre en la oposición, independientemente de quién ostente el poder. El caso cubano me ha enseñado que los 57 años de autocracia despótica ( una suerte de monarquía comunista gerontocrática), han sido 57 años de transición al capitalismo ¿de Estado como en China? Lo decidirá su “enemigo histórico” y después de 57 años, su aliado, EE.UU. Lo único que verdaderamente se ha socializado en estos 57 años, es la miseria económica, política y cultural que padece el pueblo.

JUANA SAZO LAGUNAS

11 de Diciembre

LO ENCUENTRO ESPANTOSO, YO VIVI L DICTADURA NO TENGO VICTIMAS MUERTAS PERO CONOZCO MUCHO QUE NOS QUEDAMOS EN EL LIMBO, HOY ME PARECE MENTIRA TODO LO QUE VIVIMOS ESAS HORRIBLES BALACERAS EN LAS NOCHES PENSADO QUIEN MORIA, LA DECONFIANZA Y EL MIEDO, COMENZO ENTONCES, YO CREO QUE NUNCA MAS NADIE CREYO EN NADIE Y ESO LO UNICO QUE HACE, ES QUE SE APROVECHE LA DERECHA, ADEMAS CON LOS CAMBIOS QUE EXISTEN EN EL MUNDO LO UNICO QUE PASA ES QUE LOS JOVENES SE CONFUNDAN, ESPERO QUE ALGUN DIA CHILE ENCUENTRE L PAZ QUE TANTO NECESITAMOS.

19 de Enero

Sabes dónde puedo comprar el libro?…he recorrido muchas librerías y aún no lo encuentro. Te agradezco tu ayuda

Ver todos
Ocultar

#EstoPasaEnChile

VER TODO
No me digan que no pasó, que no es generalizado, que no sigue pasando. Sabemos que así es, y seguiremos estando del lado de las víctimas el tiempo que sea necesario hasta que esto se detenga, y se consig ...
+VER MÁS
#Justicia

Cuando se ataca al mensajero en vez de dar justicia para las víctimas

El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Popular

No me digan que no pasó, que no es generalizado, que no sigue pasando. Sabemos que así es, y seguiremos estando del lado de las víctimas el tiempo que sea necesario hasta que esto se detenga, y se consig ...
+VER MÁS
#Justicia

Cuando se ataca al mensajero en vez de dar justicia para las víctimas

El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.
+VER MÁS
#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?