#Cultura

Antropocentrismo desde una doctrina feliz de la dignidad humana

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La dignidad, escuchamos decir a [email protected], constituye aquello que dice “valor”, “valoración”, y, en su medida, lo pleno. Quiere significar, se agrega, la nota o cualidad humana que, comparada con otras o puestas en una jerarquía, se muestra como de categoría máxima. Cuando se dice: dignidad humana, se habla de un “principio supremo” y, por tanto, uno que encabeza toda jerarquía de principios y aspectos. Indica a lo “más profundo” como también a lo “más alto”, lo superior –respecto de los inferiores. Es así una doctrina de la jerarquía.


La dignidad que hemos recorrido funda una antropología filosófica. Una donde es posible señalar la posición de cada cosa existente respecto de ella. El ser humano queda dotado de una centralidad incomparable.

Así es como se merecería todo juicio de reconocimiento y exaltación: dice algo que es valioso y estimado por sí mismo, algo “absoluto”, no en función de otra cosa del mundo. Cuando se habla de la “dignidad humana” se piensa en un valor que corresponde al ser humano fundado directamente en lo que se dice que es. Que le es inherente. Este valor no aparece en función de ciertos rendimientos, acciones ni otros fines distintos a la existencia de sí mismo. No es un valor como otros valores –relativos a un alguien-; es un valor “metafísico”. Este valor singular se presentaría como llamado o vocación hacia un respeto incondicionado y absoluto. Así se funda, entre otras, una doctrina de los “derechos humanos”.

Siguiendo esta línea de razonamiento –y construyendo la imagen de un cierto antropocentrismo-, el ser humano posee “valor por sí mismo”, es un principio de valor, y posee este tipo de valor por su carácter exclusivo racional, volitivo y libre. La excepcionalidad de estos caracteres entre las cosas del mundo merece toda admiración. Lo mismo su carácter innato. Se dice: son cualidades extraordinarias: no se puede decir algo más feliz. Descubrirlas nos produce asombro. La dignidad se expresa en la capacidad de tener una voluntad para pensar y decidir -por sí mismo, en especial, individualmente-. Por tanto, no poseen tal dignidad ni los llamados “animales”, ni, en general las “cosas”. Consciencia y libertad dan un valor especial al afecto humano y lo convierten en amor. Su sufrimiento que no es nunca solo dolor sino siempre algo con sentido.

Según esta dignidad que se posee de antemano y por siempre, los seres humanos somos todos iguales. Las diferencias de toda otra índole, diferencias antropológicas, de género, culturales, son secundarias y derivadas de otras consideraciones. Se dice, sin dudar, “somos iguales en dignidad”.

Pero es notable: no siempre ha sido así. En la Grecia antigua, se argumenta, no se atribuía una dignidad igual a todos los humanos. La dignidad separaba a algunos respecto de los demás, y los ponía por encima de ellos. Aquel que era digno o se dotaba de dignidad era el excelente (aristos), con un comportamiento virtuoso, y que por ello merecía respeto y jerarquía social. La calidad jerárquica se expresaba como un valor de “los pocos respecto de los demás”, y con el nombre de la excelencia que destaca y hace admirables a unos respecto de otros. La dignidad era un resultado del reconocimiento de unos méritos notables; era un título jerárquico otorgado por la sociedad.

Más tarde, la concepción cristiana nos igualó a todos en la dignidad de hijos de la divinidad. Después, la secularización moderna de tal concepción entendió que la dignidad común emana de la libertad moral como único derecho innato de todos. Es por eso que ahora el término dignidad vale como enteramente sustantivo y no adjetivo. Esta dignidad o excelencia universalista –su evaluación siempre de antemano positiva-, se convierte así en algo sustancial.

Esta dignidad se corresponde con el respeto. Se respeta reconociendo y aceptando una feliz autonomía de la voluntad y libertad del otro. Se humilla la dignidad poniéndola como secundaria a otras consideraciones. Cuando se trata la dignidad con justicia, se le da siempre lo que merece. El respeto es la relación de dos dignidades.

Este valor singular que es la dignidad humana se nos presenta como una llamada al respeto incondicionado y absoluto. El respeto dice la consideración moral privilegiada de la dignidad de cada cual. El respeto, se dice también, comienza por sí mismo, como reconocimiento en la dignidad y conscicncia de sí mismo. En su carácter individual, se agrega, no hay respeto a los otros si no hay respeto de sí mismo. El “sí mismo” como tal ya es un resultado de la dignidad.

Otra categoría fundamental surge del carácter relacional del ser humano: que proviene de otros y está en camino de otros. Incluso la soledad es un principio de relaciones en cuanto se piensa como carencia de ellas. Pero hasta las relaciones son secundarias, como se observa cuando se dice: en las relaciones interpersonales hay que tener en cuenta la dignidad del otro. Cómo “debe” ser el trato digno de uno por otro, en cualquier aspecto, se constituye como principio moral de la acción.

La dignidad que hemos recorrido funda una antropología filosófica. Una donde es posible señalar la posición de cada cosa existente respecto de ella. El ser humano queda dotado de una centralidad incomparable. Dignidad es la manera de valorarnos en el universo, un título que nos hemos dado, la mejor justificación de un antropocentrismo.

 

TAGS: #Dignidad Ser humano Valores

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional