#Ciudadanía

La vida es fantástica cuando estoy en el mall

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La importancia de los malls en las sociedades del tercer, cuarto y quinto mundo se puede considerar vital para el desarrollo en la postmodernidad. Es ahí donde se refleja nuestra victoria sobre la visión crítica y la individualidad asocial que inculcan los cursis que se quejan de todo lo ganado bajo la libertad impuesta al calor de las fraguas del hierro opresivo de las cadenas y unos buenos palos en la cabeza en la escuela.

¡Claro que sí!¡ Yo puedo consumir en libertad toda la mierda que desee! Síííííí y punto final.


Los malls son la cúspide de nuestras fantasías y realidades metidas a codazos en nuestra mente. Es ahí donde estamos más cerca del primer mundo y, en cierta forma, de los dioses terrenales.

Estos espacios nos permiten interactuar con otras personas solidarias, empáticas y amistosas. En sus rostros, vemos la expresión de alegría por vivir a plenitud la libertad de comprar y asociarse con sus semejantes. No me quito de la mente, aunque busqué olvidarlo a falta de opio con pastillas de tramadol, cuando un guardia de mall me dio clases de educación por no dirigirme a él con el respeto que José Antonio Kast se dirige a cualquier que tenga un uniforme y alguna insignia con algún logo con un par de serpientes y calaveras. -Disculpe, caballero, debe ser más cortes con nuestro uniforme pues es la autoridad en la nación del mall- me explicaba con tono serio; – No lo olvidaré-, le comenté mientras tiraba una moneda a la fuente de los deseos y le tomaba una foto con el celular para mi colección de uniformados simpáticos.

El mall abre miles de oportunidades culturales. No es aburrido como un museo de vestigios del pasado. Muestra las nuevas tendencias en expresiones del arte chino representado en verdaderas piezas únicas de la creación y manejo del plástico con precios accesibles. Ropa de marcas europeas para que las castas privilegiadas se olviden que viven rodeados de “rotos” y mestizos, en esa nación soñada por los colonos alemanes con ese color puramente blanca como la calavera de la misma muerte. Debemos agradecer a ellos la belleza tener todos unos metas a conseguir: tener una pareja con pelo rubio, dientes rubios, callosidades rubias y conversaciones rubias.

Las familias pueden gozar de las exquisiteces culinarias. Cada cadena de comida rápida ofrece alimentos ricos en colesterol y sus bien pagados empleados sazonarán con una agradable sonrisa la entrega de la bandeja donde viene envuelto nuestro pedido. Ellos hasta conocen nuestra fecha de cumpleaños y, con una tonada original, nos cantarán una bella melodía parecida a Nessun Dorma de Puccini. Y recordar que la propina no se debe dar pues no son esclavos, solo trabajadores que deben agradecer que les permitamos ser parte de nuestro exquisito círculo de sirvientes.

Las librerías están apestadas de libros con un costo que permite a las mayorías acceder al conocimiento. Textos muy interesantes sobre cómo ser feliz en un día, las siete reglas universales de la estafa, en tierra de ciegos el tuerto es rey, las venas abiertas de una carnicería, sexo no amor; grandes temáticas para reforzar nuestro conocimiento y valores sociales.

Al caer la noche, abren sus puertas hermosos bares. Cada uno con decoraciones humanistas y mensajes de moderación. Las diversas generaciones vibran al calor del sabroso licor, permitiéndoles experimentar las más profundas reflexiones filosóficas sobre la inmortalidad del alma y el cuerpo.

Es ahí donde las melodías del reggaeton  ponen las notas exactas a un ambiente saturado de gente buena onda y con ganas de mostrar como se “perrea” al ritmo del atinado mal gusto. Tendremos suerte que encontremos a algún “influencer”. Tratemos de ser su amigo y capaz nos comparten tan profundos conocimientos como por ejemplo como su ignorancia se iguala a nuestro conocimiento o la fórmula secreta para lograr más “me gustas” enseñando los senos, nalgas y demás partes del cuerpo a decenas de pervertidos. Esto es válido en todas las personas sin importar la ideología fanática que profesen. La mejor que he visto era una feminista pro-palestina con un discurso revolucionario de empoderamiento y dignidad de la mujer al mismo tiempo que ofrecía carne en el mercado de Instagram a miles de tipos entre ellos los más duros extremistas de derecha.

No olvidemos que en un mall somos todos iguales. Sí existen pequeñas diferencias, pero no basadas en la intolerancia o clasismo, simplemente en “nos reservamos el derecho de admisión”. Podemos saludar a las estrellas de la televisión, miembros de la farándula criolla, con un orgasmo emotivo y recibiremos una respuesta igual de sensacional por estos grandes bastiones de la cultura urbana de los burgueses rojos de salón.

El domingo, antesala del incómodo lunes, al fin obtiene un sitio de reflexión espiritual y solidaridad para las familias. Como olvidar la hermosa escena típica de un padre con su camiseta de la Universidad de Chile, Universidad Católica, Colo Colo, Barcelona o Real Madrid, la madre usando también una de ellas con un celular en la mano y los pequeños vástagos con sus regordetes cachetes sucios de tanto dulce, helado y mostaza. Eso llena los ojos de lágrimas y nos hace valorar la importancia del mall en la unión familiar y de como toda la basura se globaliza en estos tiempos. Obvio que sin mascarillas pues hay que cuidar la imagen para la foto de Facebook.

Entre sus paredes, estamos seguros de la violencia sistemática y legalizada. Sus corpulentos guardias de seguridad velarán por hacer cumplir el orden y las reglas internas de estos centros de desarrollo social. Amablemente nos guiarán por las instalaciones y nos asesorarán en la dirección correcta cuando nos confundamos en nuestra búsqueda del bien preciado por el impulso de compra.

Los malls son la cúspide de nuestras fantasías y realidades metidas a codazos en nuestra mente. Es ahí donde estamos más cerca del primer mundo y, en cierta forma, de los dioses terrenales. Una sensación que percibimos en el aire, la tocamos en los diseños interiores y lo vivimos entre sus paredes de hormigón y hierro forjado por la fuerza de la naturaleza urbana.

Para qué poseer áreas verdes, si en estos feudos nos regalan la libertad de ser nosotros mismos. Pertenecer a una sociedad civil obliga a tomar un puesto en el centro comercial y cada día convertirlo en una tradición del culto de consumir.

Todo pueblucho de Latinoamérica debe poseer un mall en su área urbana, olvidándose de plazas o parques. La gente necesita comprar y no pasearse entre árboles que pueden caerse de viejos o llamar a la fuerza de la naturaleza como la caída de un rayo. El mall es mucha mejor opción para los ciudadanos. Experimentarán ese sentimiento de pertenencia al sistema y sentirán el desarrollo, la seguridad y la cultura por unas cuantas horas. Un regalo de evasión y orden en medio del caos de la calle.

Las masas merecemos ese derecho de consumir hasta la intoxicación y vivir las cosas simplonas de la vida con cimientos de un espejismo.

TAGS: #ChileActual Consumismo Malls

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Diana

12 de Marzo

Jajaja Muy bueno.

Pedro

13 de Marzo

Donde todos se creen felices y por dentro son huecos

Herman

13 de Marzo

Si los parques están llenos de vándalos de izquierda y pacos prepotentes, solo el mall es más seguro que esos lugares.

Leo

14 de Marzo

Los mall son el ejemplo del clasismo y racismo en Chile, es ahí donde los grupos blancos demuestran su desprecio a otros chilenos.

14 de Marzo

Es ahí donde la publicidad crea un visión distorsionada de la realidad. Donde la mentira de un supuesto supremacismo blanco se refleja en los carteles y modelos a seguir.

15 de Marzo

Entretenida columna, independiente de lo Centralista que es jajaja

Recuerdo que hacia fines de los 90, leía que Brad Pitt y su padre, invertían en terrenos estratégicos para evitar la construcción de Malls, era un negocio rentable, los Pitt compraban pequeñas casas en cuadras con potencial inmobiliario y las arrendaban a pequeños comerciantes para favorecer la pequeña economía de barrio.

Ahora mi mirada desde una visión regionalista.

Los Malls, para un afuerino son una solución centralizada, me explico; producto de las noticias, Santiago (símil de RM) se aprecia como una zona hostil, una selva de cemento en toda su expresión, y eso jode. Mientras en la televisión se exhiben una serie de docurealities que buscan poner en vitrina las picadas y maravillas de la vida en barrios, llegar es un cacho, estacionar otro y la sensación de riesgo de ser cartereado ni hablar, en cambio, cuando te metes a un mall, se ve todo limpio, ordenado, seguro, con precios que uno asume serán altos, luego entras a H&M y te das cuenta que el estacionamiento te saldrá más salado.
Respecto a los guardias, bueno, en regiones tendemos a saludar amablemente a todo el mundo, quizás por eso nunca he necesitado que me intoxiquen con el discurso de Kast (cualquiera de los dos), por consiguiente, los Mall proliferan. (Ojo, incluyo desde la torre fálica hasta Easton en mi impresión).

Quizás la solución esté en abastecer las regiones con productos que sólo llegan a estos nefastos centros de consumismo.

15 de Marzo

Por otro lado.

¿Te has dado cuenta lo inseguros que se sienten los grandes parques capitalinos?

Si no es así, te invito a disfrutar la grata experiencia de caminar por parques de regiones, especialmente si es en alguna comuna chica, donde todo el mundo te va a saludar y no tendrás ganas de sacar tu teléfono celular, sabiendo que si lo haces, nadie te lo robará.

Mi viejo, me agrada tu postura contra el consumismo, ciertamente algo en mi también rechaza la venta a sobre precio de producciones realizadas en sociedades orientales a bajo precio y con violación de derechos laborales, pero ello no quita que hoy, por leyes de oferta y demanda, sumado a la no existencia de alternativas viables a precio razonable, los Mall sean una fórmula eficiente para ahorrarse tiempo.

Respecto a los locales de comida rápida, coincido, me jode la idea de comer escuchando reggaetón, mientras trato de usar un tenedor de plástico que normalmente pierde uno de sus dientes, quizás por eso los completos y sandwiches sean la alternativa más práctica, por otro lado, disfrutar la tranquilidad de un Mall entre lunes y jueves, desde las 10:00 a las 13:00 es impagable, hasta dan ganas de comprar cosas inútiles y leer libros vacíos.

Sobre la farándula de Chile… bueno, los Malls también son dueños de ella y quienes no vemos programas basura, quizás solo nos sacaríamos una foto con Santiago Pavlovic jajaja.

En fin, hablemos de como concentran conciertos y exposiciones de arte, eso también nos jode harto

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Los partidos tradicionales fueron, en su mayoría, muy castigados con estas elecciones.
+VER MÁS
#Política

Una convención ciudadana

Mas allá de los cambios de signo político en las comunas del país, lo que ha sucedido en la elección de gobernadores regionales, también redistribuye el poder, y constituye una oportunidad de escribir ...
+VER MÁS
#Política

La región que queremos está de vuelta

El diálogo, la política, la buena política, puede permitir dejar de lado la guerra y el dolor del pueblo palestino de ver fallecer a sus jóvenes.
+VER MÁS
#Internacional

Rechazo a la guerra israelí contra Palestina

Nada es más nocivo para el ser humano, que el olvidarse de lo único que le da sentido a nuestra existencia: la noción de la propia muerte como un «morirme».
+VER MÁS
#Sociedad

Covid-19, muerte y sentido

Nuevos

Los partidos tradicionales fueron, en su mayoría, muy castigados con estas elecciones.
+VER MÁS
#Política

Una convención ciudadana

Mas allá de los cambios de signo político en las comunas del país, lo que ha sucedido en la elección de gobernadores regionales, también redistribuye el poder, y constituye una oportunidad de escribir ...
+VER MÁS
#Política

La región que queremos está de vuelta

El diálogo, la política, la buena política, puede permitir dejar de lado la guerra y el dolor del pueblo palestino de ver fallecer a sus jóvenes.
+VER MÁS
#Internacional

Rechazo a la guerra israelí contra Palestina

Nada es más nocivo para el ser humano, que el olvidarse de lo único que le da sentido a nuestra existencia: la noción de la propia muerte como un «morirme».
+VER MÁS
#Sociedad

Covid-19, muerte y sentido

Popular

El sentido de comunidad es un factor que debemos desarrollar aún más. Implica a los familiares, amistades, profesionales de los equipos de salud directamente relacionados y, obviamente, los propios enfermos.
+VER MÁS
#Salud

¡Viva la Corporación ELA!

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Creemos que en el momento constituyente en el que estamos, se hace necesaria una revisión de las potestades del presidente sobre el legislativo, así como también una oportunidad de los congresistas de ej ...
+VER MÁS
#Política

No es ´cocina`, es cambio de régimen. La obsolescencia del sistema presidencialista

No nos engañemos, no confundamos los conceptos de estratificación, con los de clase. Las clases difícilmente se mueven, se superan, ascienden y dejan atrás el lastre de las carencias.
+VER MÁS
#Política

La clase media o en vez de la miseria