#Ciudadanía

Incidencia social ante vulnerabilidad de desastres socionaturales

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En las últimas décadas, nuestro país ha concentrado la mayor cantidad de emergencias de Latinoamérica: terremoto y maremoto del 27F, los recientes terremotos de Iquique, el incendio en Valparaíso, el sismo de Tocopilla, nevadas en Aysén, las erupciones del volcán Chaitén, Villarrica, las inundaciones en el norte con grandes damnificados en la región de Atacama el año recién pasado, etc.


Esta ventaja de autoconocimiento, de relación con la “otrosidad” es lo que generó resiliencia, lo que permitió una rápida organización y que, a pesar de la poca respuesta del nivel central, encontraron lo medios propios para reconstruir primero aquellos lazos de fraternidad y la convicción de que podían levantarse.

El estado ha tenido que asistir y enfrentar catástrofes con una improvisada institucionalidad y sin contar con una política adecuada para enfrentar el riesgo de desastres socionaturales. Más de 400 mil damnificados son apoyados con planes de emergencias y reconstrucción, financiados con fondos alternos aprobados de urgencia por el Ministerio de Hacienda y reprogramando fondos de la Ley de Presupuestos con un destino social, como gastos de emergencia o reconstrucción. En palabras profanas, haciendo “la bicicleta” con recursos públicos, modificando prioridades sociales.

Asimismo, la ONEMI es una institución agotada, sin recursos y, lo que es peor, sin credibilidad por parte de la ciudadanía, lo que fragmenta y daña la confianza social.

A pesar de la existencia de protocolos de emergencia y comités subnacionales, las decisiones sobre se siguen tomando a nivel central, perdiendo de vista a los mismos damnificados, tomando decisiones por ellos, quienes se sienten desprotegidos y abandonados desde el desastre, lo que incide en la revictimización de aquellas personas afectadas por una catástrofe. A la catástrofe natural, le sigue la social, por una nula capacidad de acción de los municipios, gobernaciones y gobiernos regionales; la falta de institucionalidad y de los recursos adecuados para enfrentar unas catastrofe y la poco valorada participación ciudadana en la generación de mecanismos de solución de controversias ante vulnerabilidades socionaturales, lo que representa una perdida de capital social instalado en la sociedad civil y los ciudadanos.

Un ejemplo de esto, fue lo ocurrido el año 2010 en la Villa Olímpica, un sector cercano al Estadio Nacional, que fue profundamente afectado por el terremoto del 27F. Recuerdo muy bien que para ellos fue mucho más complejo canalizar ayuda, porque “se trataba de habitantes de Ñuñoa”; porque supuestamente la ficha de protección social “no daba” para canalizar la ayuda o iniciar el proceso de reconstrucción. Hasta el día de hoy, por esos pequeños pasajes, aún permanece las marcas que recuerdan ese difícil episodio. Sin embargo en la Villa Olímpica aún se siente ese calor de barrio, esos gestos entre vecinos, el sentido de comunidad, es claramente un territorio socialmente construido, ajeno a muchas realidades de Ñuñoa, lejano al territorio normativo y a la vida de los actuales condominio, donde los vecinos no se conocen.

Esta ventaja de autoconocimiento, de relación con la “otrosidad” es lo que generó resiliencia, lo que permitió una rápida organización y que, a pesar de la poca respuesta del nivel central, encontraron lo medios propios para reconstruir primero aquellos lazos de fraternidad y la convicción de que podían levantarse; de que podían trabajar unidos y, que ante el abandono del nivel político, no queda más que la generosidad entre vecinos. La ayuda llegó tarde, pero la ciudadanía reaccionó oportunamente.

Un gobierno municipal primero debe ser capaz de identificar estos territorios socialmente construidos, verificar la vulnerabilidad de infraestructura y fortalecer la capacidad de agenciamiento de los ciudadanos. Este catastro de información debiera reproducirse en todo el país, de modo de prevenir un desastre socionatural, no en cuanto a sus efectos inevitables, pero si de aquellos donde los seres humanos podemos hacer mucho.

A nivel central debemos ser capaces de comprender que la institucionalidad está agotada y que requerimos de un órgano descentralizado y desconcentrado, con patrimonio propio, que administre los recursos para los procesos de emergencia y reconstrucción, que cuente con la capacidad técnica de articulación del nivel político pero también a nivel ciudadano. Dicha institucionalidad, por Ley de Presupuesto, debe considerar recursos suficientes y mecanismos de financiamiento adecuados para enfrentar una emergencia, con sistemas de reconstrucción anticipados que cuenten con la adecuada flexibilidad para adaptarse a los posibles escenarios de reconstrucción y fortalecer la participación ciudadana y la incidencia social en aquellas vulnerabilidades de desastre socionaturales.

TAGS: fondo nacional de emergencias plan de emergencias Terremoto

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Algún día tendremos que expresar palabras propias. Alguna vez, en nuestra historia particular, deberemos decir una palabra que nos pertenezca a nosotros y esa será nuestra libertad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Si en las alturas se ve una ave volar, en algunos corazones nacen alas

Esta simple y al mismo poderosa fotografía, dio una perspectiva nunca antes vista de nuestro planeta/hogar, mostró por primera vez su belleza dentro de la vastedad y soledad del espacio, revelando nuestra ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El viaje a la Luna y su importante legado al movimiento medioambiental

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación