#Ciudad

Confianza municipal desde la infraestructura social

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

tercera vía

¿De qué serían capaces las comunidades si recibiesen confianza de parte de los municipios?

Junto con la pandemia y nuevas variantes que estas enfermedades están demostrando, nuestra geografía comienza a percibir cada vez con más fuerza el impacto de alzas de calor en nuestra superficie. Con este cambio en las condiciones de afectación del sol y sequías prolongadas, la infraestructura pública juega un rol fundamental para mantener y promover espacios de encuentro y colaboración comunitaria.


Ante la amenaza que supone la crisis de las ciudades, los municipios deberían estar facilitando el desarrollo de su "infraestructura social", de forma que la gente aumente sus conocimientos, habilidades y capacidades para intervenir sobre su propia ciudad

En los estudios de académicos como Klinenberg, por ejemplo, existen elementos estadísticos que nos indican que no necesariamente la afectación de las crisis ambientales o sociales golpean a los barrios más vulnerables con más fuerza que barrios en mejor situación económica, pero donde sí golpean las crisis ecológicas y sociales es en barrios donde la resiliencia, a través de un estrecho sistema de colaboración social (infraestructura social), eran más fuertes que muchas de las áreas más prósperas de las ciudades.

Esta infraestructura social, es decir, los equipamientos públicos y espacios físicos gestionados por organizaciones comunitarias que permiten a la gente mantener relaciones recurrentes y hacer conjuntamente cosas que disfrutan, haciendo que las relaciones sociales se vuelvan más robustas. Espacios donde las personas pueden quedarse un rato sin tener que consumir para hacerlo. Estos espacios actúan, sobre todo, en situaciones excepcionales y de emergencia, cuando los grandes dispositivos fallan, y resultará determinante para la supervivencia de las ciudades. Durante las crisis sociales, políticas y de salud, los vínculos familiares o comunitarios extensos, el volumen de interacciones cotidianas que incitan a preguntar y preocuparse por la situación de personas vulnerables conocidas, la existencia de comercio de proximidad de uso diario, la pertenencia a redes informales o a experiencias asociativas (clubes de adulto mayor, clubes deportivos) se relacionan con menores tasas de mortalidad.

En nuestras comunas del norte grande, la visibilización de las redes vecinales de ayuda mutua y cuidados durante la pandemia nos demuestran la importancia de la acción comunitaria a la hora de gestionar situaciones excepcionales. Estos dispositivos de ayuda surgen espontáneamente, pero sabiendo muy bien cómo operar, cómo lograr organizarse y se efectivas y pertinentes. Junto a ello hay una dimensión educativa de los procesos o la capacidad de innovación de la ciudadanía.

Y es que ante la amenaza que supone la crisis de las ciudades, los municipios deberían estar facilitando el desarrollo de su “infraestructura social”, de forma que la gente aumente sus conocimientos, habilidades y capacidades para intervenir sobre su propia ciudad. Muchos de estos dispositivos son capaces de transformar la experiencia vivida de las personas y proyectarlos en construcción o adaptación del territorio y el mobiliario urbano. En muchos casos, además, lo hacen enfrentándose a leyes y normativas, obstáculos e inercias institucionales. Por lo que cabe preguntarse: ¿Qué potencialidades de cambio estamos desperdiciando por las desconfianzas entre la institucionalidad municipal y la sociedad?

Fenómenos, por ejemplo, como el sombreado de plazas y parques en zonas áridas como las que vivimos, podrían ser mejoradas y adaptadas desde el inicio de los proyectos si solo se facilitara una acción colaborativa vecinal, desde abajo hacia arriba, no dependiente de las empresas de construcción o espacios municipales sino desde la inorgánica que se acerca ante la detección de problemáticas sociales. Poner en valor el problema antes que el proyecto es clave para co-organizar con las comunidades formas de solución de sus problemáticas a nivel micro barrio) o macro (comuna).

La evidencia indica que fenómenos climáticos extremos se van a volver más recurrentes e intensos, y cuya expresión cotidiana será la crisis. Para ello resulta forzoso legitimar y fortalecer la autonomía de los colectivos sociales, institucionalizados o no, así como solventar el desarrollo de un ámbito de acción y decisión pública no estatal a nivel local. Esto significa construir fórmulas de cooperación público-comunitaria, dejando atrás el clivaje público-privado que mantiene hoy el nexo de dependencia y de tutela sobre la comunidad por parte del binomio gobierno+empresa. Esto es posible mientras se logre rescatar aprendizajes de las distintas formas de organización de soluciones de supervivencia y cooperación desde las comunidades (ollas comunes, primeras líneas, entre otras) como nuevas formas de diseñar y evaluar las políticas públicas.

Hasta hoy, buena parte de los gobiernos locales han iterado la labor estatal de destrucción sistemática de la infraestructura social: desalojo de espacios vecinales y ataque a las redes de ayuda mutua, desmantelamiento de canales de participación o el desarme de proyectos de creación ciudadana.

Cuando el escenario ecológico y sistémico es adverso para los seres humanos, en el que ninguna institución pública va a poder enfrentar los retos ecológicos, sociales por sí solos y; donde tampoco es realista que los movimientos y organizaciones comunitarias puedan lograr mayores niveles de resiliencia, o de éxito (que no lo han tenido sobre todo en cuestiones ecológicas); la cooperación público-comunitaria se vuelve imprescindible. La reorganización de la manera cómo vivirán nuestras comunidades y de su expresión socioeconómica será más viable cuando se rescate la creatividad social, a la vez que se produzca una compleja y más abierta relación entre instituciones y sociedad.

TAGS: #GobiernoLocal Municipalidades

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

La música tiene importancia como fuente de educación. Marca tiempos y educa generaciones. Influye en la manera en la cual las personas hablan sobre sus ideas.
+VER MÁS
#Cultura

El reguetón como expresión cloacal de una cultura decadente

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad