#30MasChile

Las luchas simbólicas de Panguipulli

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Después del shock del día viernes 05 de febrero, cuando un malabarista murió baleado tras resistirse y lanzarse contra carabineros tras un fallido control de identidad, he iniciado una especie de decante emocional para intentar comprender y darle sentido a los acontecimientos.

Son varios los momentos que me llamaron la atención del episodio: La incapacidad de los uniformados para desescalar el conflicto, la beligerancia del malabarista, la violenta reacción callejera posterior pero sobre todo, la actitud atrincherada de uno y otro sector político. Mayoritariamente, los sectores de derecha se cuadraron con el carabinero y los adherentes de izquierda se inclinaron por el malabarista.


A mi modo de ver, lo que ocurrió en Panguipulli no fue más que el campo de una lucha simbólica de nuestra sociedad que va mucho más allá del carabinero y el malabarista.

Es muy difícil comprender este nivel de violencia y polarización sin razones poderosas que la amparen. De otra manera no me explico que un episodio que comenzó con un control de identidad normado por la ley haya terminado con un muerto y edificios públicos quemados. A mi modo de ver, lo que ocurrió en Panguipulli no fue más que el campo de una lucha simbólica de nuestra sociedad que va mucho más allá del carabinero y el malabarista.

Con diversos matices, quienes apoyan al carabinero argumentan así: el malabarista intentó atacar al uniformado y este se defendió de forma legítima. Quizás se excedió en el número de disparos, pero en última instancia, el malabarista “murió en la suya”.

Es importante entender que para este sector político, el carabinero no es sólo “un paco”, sino que es un representante del orden, la última línea de defensa de la institucionalidad. Sin él, nuestra sociedad corre el riesgo de desmoronarse.

De un tiempo a esta parte, algunos miembros de nuestra sociedad se han convencido de que Chile ha entrado en una fase de descomposición en sus dimensiones política, económica, social y moral. Dada la prosperidad del modelo en los últimos treinta años, el estallido social es un sin-sentido; el Presidente Piñera ha sido débil para enfrentar a la izquierda; la migración descontrolada está poniendo en jaque nuestra idea de nación y para muchos, la diversidad sexual, el aborto, la lucha feminista y el apoyo a la primera línea son síntomas de la decadencia moral que aqueja a nuestro país. Ante este desorden, es imperioso anteponer el Orden, y ofrecer un apoyo claro a las instituciones que la representan: Carabineros y Fuerzas Armadas.

También con matices, los que estamos al otro lado de la vereda vemos el asunto de forma radicalmente diferente: el malabarista fue lisa y llanamente una víctima de Carabineros, la última en la larguísima lista de damnificados y abusados por nuestras instituciones. Quizás fue imprudente al oponer resistencia, pero en última instancia, el oficial actuó con descriterio flagrante.

Es importante entender que para este sector político, el malabarista es ante todo un ciudadano con derechos (quien además carecía de antecedentes penales al momento del control). Quizás la violencia represiva sirva en el Tíbet, pero no en una democracia de pretensión liberal que se encamina al desarrollo. Y menos en un balneario lacustre a plena luz del día.

De un tiempo a esta parte, estos sectores de la sociedad se han convencido de que las instituciones políticas, morales y económicas se han desentendido de los problemas públicos: nos entregaron un enfoque de mercado que entregó mucha prosperidad pero pocos puntos de apoyo en una crisis; diseñaron el Transantiago, un sistema de transporte que terminó cristalizando en un resentimiento que nuestros dirigentes no fueron capaces de percibir; la promesa de las pensiones no se cumplió, etc… las demandas sociales no sólo fueron ignoradas, sino que en el camino empezamos a descubrir que nuestras élites no eran lo que pensábamos: el alto mando de Carabineros y Fuerzas Armadas utilizó el fisco para sus fines particulares, nuestros políticos y empresarios operaban un esquema corrupto de financiamiento electoral y la Iglesia, nuestro bastión moral, defendió con uñas y dientes a Karadima. Así las cosas, la gente sencillamente se aburrió: ¿Con qué moral me vienen a pedir el carnet?

Los de allá son testigos de una desintegración nacional. Los de acá vemos un país con oportunidades mal distribuidas y abuso constante. Estos son las pulsiones que conducen el actuar de nuestra sociedad. Lo que ocurrió en Panguipulli y los eventos posteriores son llamativos porque tocaron el nervio, la fibra de la sociedad chilena.

Ambos puntos de vista son comprensibles y existen motivos poderosos para defender una u otra postura. Pero las pulsiones se vuelven peligrosas cuando permean hacia nuestros representantes electos. La actitud de nuestra clase política, tomando partido por unos u otros, no hace más que atizar nuestro dañado debate nacional. Es de esperar que esta actitud oportunista tenga un vuelo corto y decante hacia una genuina racionalidad.

TAGS: #AbusoDePoder #CarabinerosDeChile #ViolenciaPolicial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

28 de Febrero

Me parece un escrito bien hecho. Retrata dos visiones, mas o menos bien.
La duda que aparece, siendo yo del lado de los que piensan que el carabinero hizo lo que podía hacer nomas, ¿que podía hacer cuando el tipo se le tira arriba con unos machetes?…La respuesta de la izquierda es una : arrancar. Por lo que, realmente lo que está en discusión es el sentido de autoridad. ¿es posible no respetarla? La izquierda dice que si, si considera que es injusto, puede rebelarse contra la autoridad, y no ser reprimido.
En esa circunstancia, dejamos en cuestión la autoridad como concepto. Si la autoridad existe solo cuando yo la reconozco como tal, ¿que pasa cuando la autoridad efectivamente dicta algo o hace algo que no me gusta? ¿basta con negarse?
Veremos, seguidamente con minar el concepto de autoridad y orden público, como aparecerán delitos y acciones que llamarán al restablecimiento de todo, pues las sociedades necesitan orden; lo cual NUNCA ha sido fruto de la voluntad general, sino que de reglas a las que hay que adherir no voluntariamente.
Pero, definitivamente, esa es la pregunta: ¿que es la autoridad?
Saludos

28 de Febrero

Gracias por el comentario Arturo. Justamente, me parece que el tema de la autoridad es central, porque como dices, sin autoridad no hay orden y sin orden no queda nada. Yendo al centro de tu pregunta, creo que la autoridad se vincula mucho a la idea de legitimidad: En el estado actual del debate público, por mucho que se mejoren los protocolos de uso de fuerza, siempre habrá un sector que considere que la fuerza ejercida por Carabineros será una fuerza represiva e ilegítima. Es muy probable que esos sectores que van minando la autoridad de las fuerzas de orden lo hagan quitándoles el poco piso de legitimidad que les queda. Por eso creo que el momento actual es TAN delicado, porque no podemos llegar a ese punto, en que los actores políticos vayan horadando ese capital de legitimidad, tan necesario hoy. Saludos y gracias por tu comentario.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad