#Trabajo

Un enfermo desahuciado: el sindicato chileno

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Dado que el marco de acción del sujeto colectivo será amplio o restringido dependiendo de éstos preceptos ideológicos, siendo éste último el propio de nuestro país impregnado de neoliberalismo, engranaje motriz presente  en la constitución del ochenta y la normativa laboral del Plan y que decir del Código del Trabajo del ochenta y siete (actualmente vigente), además del neoliberalismo con cara humana que perpetuo la concertación en sus cuatro gobiernos consecutivos, pasando por el de Piñera y el que continuará Bachelet.

Han pasado treinta y cinco años desde que se implementó el Plan Laboral en nuestro país (Decretos leyes N* 2.756 y 2758), cuerpo normativo redactado durante la dictadura militar de Augusto Pinochet en torno a las denominadas ¨normas de emergencias¨.

Dicho plan se caracterizó por la flexibilización y desregulación en la normativa de las relaciones individuales de trabajo y por una rígida regulación de las relaciones colectivas, logrando desincentivar la formación de sindicatos, fijando como nivel de negociación colectiva el ámbito de la empresa y estableciendo un régimen restrictivo de la huelga.

De esta forma, el actor sindical se encuentra de brazos atados. ¨Es así que el plan laboral de José Piñera dotó al sindicato con miembros inferiores para poder desenvolverse en la vida social, pero con la peculiaridad no menor de estar postrado en cama de por vida¨.

Para los inicios de los noventa, nuestro patria había recobrado su tan ansiada democracia y en el ámbito laboral, el gobierno de Patricio Aylwin prometía “introducir cambios profundos a la institucionalidad laboral, de modo que esta cautele los derechos fundamentales de los trabajadores y permita el fortalecimiento de las organizaciones sindicales para que éstas se vayan trasformando en una herramienta eficaz para la defensa de los instrumentos de los asalariados y en un factor de influencia sustantiva en la vida social”.

En la actualidad, aún inmersos en un régimen democrático, el panorama para nuestros trabajadores no ha cambiado mayormente, y si consideramos la voluntad política (inexistente) en materia sindical, de ¨la nueva pillería¨, parafraseando a doña Roxana Miranda, lamentablemente no estará en vías de mejora.

Por lo tanto estas líneas no buscan sorprender al amigo lector con el síntoma tantas veces diagnosticado de este cuerpo enfermo y desahuciado llamado sindicato, sacándolo como conejo del sombrero de las contingencias mágicas de las problemáticas sociales. Pero sí hacer un llamado, recordando el verdadero poderío que poseen los trabajadores de Chile, comprendiendo éstos que ¨la unión hace la fuerza¨ y ¨la emancipación de la clase trabajadora debe ser obra de los trabajadores mismos¨. Así lo postulaba la Federación Obrera de Chile en su carta de declaración de principios.

Aplicando el principio de realidad, reconocido por el derecho del trabajo nacional y bajo el cual fallan los Tribunales de Letras del Trabajo, podemos hacer una analogía con la historia de los institutos del derecho sindical (etapas de prohibición, permisión y derecho). Formalmente nuestro ordenamiento jurídico se encuentra en la etapa de derecho, pero materialmente se tropieza en la de prohibición y permisión, ya que el Plan Laboral de José Piñera sigue vigente en nuestra normativa laboral. Siendo el actor sindical débil, esto se evidencia.

De cien trabajadores, sólo catorce están afiliados a algún sindicato y sólo doce de cada cien han podido negociar colectivamente sus condiciones de trabajo, además del sello de desigualdad, que favorece al sector empresarial en desmedro de los trabajadores. Es así que Chile se encuentra muy por debajo de la realidad latinoamericana en materia de organización colectiva, siendo sus máximos exponentes, Brasil, Argentina y Uruguay, habiendo en este último un 25% de tasa de sindicalización, un 90% en cobertura de la negociación colectiva y el nivel de la negociación es la industria.

Contraria es la realidad chilena donde la tasa de sindicalización es de un 6%, un 10 % en cobertura de la negociación colectiva y el nivel de la negociación es la empresa (Fuente. Dirección del Trabajo). Para que hablar o compararnos con la realidad europea donde Finlandia posee un tasa de sindicalización de un 74%, la cobertura de la negociación colectiva es de un 91% y el nivel de negociación es la industria y la empresa o Bélgica donde su tasa de sindicalización es de un 52%, su cobertura de negociación es de un 96% y la negociación se celebra a nivel nacional. (Fuente. Fulton 2011).

Por lo tanto Chile responde a la siguiente nomenclatura: una baja tasa de sindicalización, negociación colectiva descentralizada y de baja cobertura, y una excesiva reglamentación que limita el campo de acción o ejercicio del actor sindical.

Como se señaló en párrafos anteriores, la voluntad política del actual gobierno no parece propicia para que de una vez por todas el cáncer del Plan Laboral sea extirpado del cuerpo normativo laboral chileno, ya que el ejecutivo y sus asesores en la materia ven como gran solución para paliar la problemática existente, la eliminación del multirut.

En vez de una reforma sustantiva al Plan Laboral de Pinochet, siendo estas la implementación de la negociación colectiva por área o rama de producción, un derecho a huelga que cuando se ejerza, el empleador no tenga las facultades de reemplazar trabajadores y la tan anhelada sindicalización automática.

Viendo que lo anterior parecerá lejano- esperando que no sea así-, cabe destacar que el sindicato, es un fenómeno social, no una invención del derecho, por lo tanto su regulación heterónoma dependerá de los preceptos ideológicos del legislador laboral.

Dado que el marco de acción del sujeto colectivo será amplio o restringido dependiendo de éstos preceptos ideológicos, siendo éste último el propio de nuestro país impregnado de neoliberalismo, engranaje motriz presente  en la constitución del ochenta y la normativa laboral del Plan y qué decir del Código del Trabajo del ochenta y siete (actualmente vigente), además del neoliberalismo con cara humana que perpetuó la Concertación en sus cuatro gobiernos consecutivos, pasando por el de Piñera y el que continuará Bachelet.

Es así trabajadores de Chile y jóvenes en vía de formación que nos debemos convencer y dejar el tedio de lado en este asunto. Debemos asimilar pues, que en sociedades verdaderamente democráticas se evidencia la siguiente triada. Primero; un fuerte sindicato, segundo; democracia representativa y tercero; una menor desigualdad en distribución de las riquezas.-Es el ideal de quien escribe-.

Si el panorama no cambia, sea por la falta de voluntad política, por quien detente el poder del Estado o por la falta de participación o iniciativa de los individuos, ya sea por la falta de información, desinterés o comodidad, lamentablemente el sindicato quedará obsoleto, y como fenómeno social reglamentada por el derecho, será presentada al comienzo de manuales de Derecho del Trabajo como restos arqueológicos de algo que pudo ser grande y que por la incidencia política, económica y social que pudo haber tenido y lamentablemente no lo logró, por el tan ya mal hablado, despreciado y maldito Plan Laboral.

Finalmente esto se comprueba con el siguiente extracto jurisprudencial. “El sindicato pequeño en un sistema como el chileno está destinado al fracaso. Con una negociación colectiva limitada y excesivamente reglamentada, con un derecho de huelga prácticamente inexistente, la oferta de participación democrática que se les hace a los trabajadores de un sindicato como el que ha sido desarticulado por la denunciada, y con excesiva facilidad, es un canto de sirenas” (T 20-2012 JLT La Serena).

—–

Foto: rafa2010 / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de mayo

La efectividad de los derechos colectivos de los trabajadores son la pieza central de un cambio en el modelo, porque tocan la fibra más sensible del empresariado.

Sin un movimiento social potente, es difícil que la clase política se decida a emprender una reforma profunda a este respecto.

Saludos desde la Pucv!

04 de mayo

Muy bien compañero! Un abrazo!

servallas

13 de mayo

Si, estoy de acuerdo contigo, el sindicalismo chileno agoniza, se muere, lamentablemente un sector politico se lo tomó por asalto, y ahora nadie quiere ni siquiera inscribirse en un sindicato porque sabe que lo usarán, y que no interesan para nada sus propios problemas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile